Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

martes, 27 de septiembre de 2011

La edad de Aisha.


Aisha, la esposa más joven del Profeta Muhammad (saws)

La historia del casamiento de Aisha a los siete años es totalmente un mito
Autor: Dr. T. O. Shanavas - Fuente: Webislam

Las historias de la boda de Aisha hija del califa Abu Bakr, una supuesta niña de nueve años que se había casado con el Profeta Muhammad de 52 años, es el viejo mito que pulula en Occidente, en donde la mayoría de las personas no musulmanas critican y creen en esta fábula sin investigación alguna. La edad de Aisha ha sido erróneamente transmitida en la literatura del hadiz (dichos tradicionales) y de varios hadices que citan la edad de Aisha en el momento de su matrimonio con el Profeta Muhammad (saws) son confusos. ¿Era novia Aisha a los seis años? A continuación las pruebas contra el viejo mito y aceptación de la historia ficticia montada y expuesta por Hisham ibn Urwa:

1. Validez de la fuente

La mayoría de las narraciones publicadas en los libros del hadiz están transmitidas sólo por Hisham ibn Urwa, un árabe que apoyaba su transmisión en la autoridad de su padre. Es extraño que nadie de Medina, donde Hisham ibn Urwa vivió los primeros 71 años de su vida, narrase el acontecimiento. Los orígenes de la transmisión de los relatos de ese acontecimiento surgen con algunas personas de Iraq, a donde según se ha transmitido, y se mudó Hisham tras haber vivido en Medina la mayor parte de su vida.

Tahzib al-Tahzib, uno de los más conocidos libros de biografías y fiabilidad de transmisores de tradiciones del Profeta Muhammad (saws). Según transmite Yaqub ibn Shaiba: “Hisham es altamente fiable, sus narraciones son aceptables, excepto lo que transmitió después de instalarse en Iraq”. Se apunta más adelante que el muy respetado en Medina, Malik ibn Anas no confiaba en las narraciones de Hisham transmitidas en Iraq: “Me han dicho que Malik desconfiaba de las narraciones de Hisham transmitidas por algunas gentes de Iraq” (Fuente: Tahzib al-Tahzib, Ibn Hadjar al-Asqalani, Dar Ihya al-Turath al-Islami, siglo XV, Volumen II, página 50).

Mizan al-I’tidal otra gran obra bibliográfica de transmisores de tradiciones del Profeta Muhammad (saws), menciona: “Cuando ya era muy mayor, la memoria de Hisham empeoró bastante” (Fuente: Mizan al-I’tidal, al-Zahbi, al-Maktaba al-Athriya, Sheikhupura, Pakistan, Volumen IV, página 301).

Basándonos en estas referencias la memoria de Hisham ibn Urwa iba fallando y las narraciones de su época en Iraq no son fiables. Por lo tanto, su relato del matrimonio de Aisha con el Profeta Muhammad (saws) y la edad de ésta, no es válido.

2. La pedida de mano

Conforme a al-Tabari, Hisham ibn Urwa, Ibn Humbal y Ibn Sa’d, Aisha fue prometida a la edad de siete años y comenzó a cohabitar con el Profeta a los nueve años. Sin embargo estos transmisores se contradicen así mismos como al-Tabari que en una obra dice: “Los cuatro niños de Abu Bakr nacieron de sus dos esposas durante el período preislámico” (Fuente: Tarij al-Umam wal-Mamluk, al-Tabari, Vólumen IV, página 50, Beirut 1979).

Si Aisha fue prometida en 620 con siete años y comenzó a vivir con el Profeta en 622 a los nueve años, esto indicaría que nació en 613. Por lo tanto, si nos basamos en una cita de al-Tabari, los números indican que Aisha debió nacer, tres años después del comienzo de la Revelación: en el año 610. Al-Tabari también estipula que Aisha había nacido en la época preislámica. Si hubiera nacido antes de 610, habría tenido por lo menos 14 años cuando empezó a vivir con el Profeta (saws).

Fundamentalmente al-Tabari se contradice a sí mismo y no es fiable para la cuestión de determinar la edad de Aisha.

3. La edad de Aisha con respecto a la edad de Fátima Zahra (as)

Según Ibn Hadjar “Fátima, la hija del Profeta Muhammad (saws), nació cuando la Ka’aba fue reconstruida, cuando el Profeta tenía 35 años. Ella tenía cinco años más que Aisha” (Al-Isaba fi tamyiz al-Sahaba, Ibn Hadjar al-Asqalani, Volumen IV, página 377, Maktaba al-Riyadh al-Haditha, al-Riyadh, 1978).

Si la información de Ibn Hadjar es cierta, Aisha nació cuando el Profeta tenía 40 años. Si Aisha se hubiera casado con el Profeta cuando él tenía 52 años, la edad de Aisha en el momento del matrimonio sería de 12 años.

De esta manera Ibn Hadjar, al-Tabari, Ibn Hisham y Ibn Humbal se contradicen unos a otros. Así pues, la supuesta boda de Aisha a los siete años es el viejo mito que circula en Occidente.

4. La edad de Aisha con respecto a la edad de Asma

Según Abd al-Rahman ibn Abu Zannad: “Asma tenía 10 años más que Aisha” (Siyari’lam al-Nubala, Al-Zahabi, Volumen II, página 289, Mu’assasa al-Risalah, Beirut 1992).

Según Ibn Kathir: “Asma era 10 años mayor que su hermana Aisha”, después Ibn Kathir afirma: “Asma vio el asesinato de su hijo durante ese año (73 de la Hégira), como ya hemos mencionado y cinco días después ella misma murió. Según otras transmisiones, no murió tras cinco días sino tras 10 o 20, o pocos días después de 20, o 100 días después. La transmisión más conocida da 100 días después. Asma murió a los 100 años de edad” (Al-Bidaya wa al-Nihaya, Ibn Kathir, Volumen VIII, página 371 y 372, Dar al-Fikr al-Arabi, Al-Jizah 1993).

Según Ibn Hadjar al-Asqalani: “Asma vivió 100 años y murió en el 73 o 74 de la Hégira” (Taqrib al-Tahzib, Ibn Hadjar al-Asqalani, página 654, Bab fi al-Nisa, Al-Harf al-Alif, Lucknow).

Conforme a casi todos los historiadores, Asma la hermana mayor de Aisha, tenía diez años más que Aisha. Si Asma tenía 100 años en el 73 de la Hégira, ella tenía que tener 27 o 28 años en el inicio de la Hégira. Si Asma tenía 27 o 28 años en el inicio de la Hégira, Aisha tenía que tener 17 o 18 años. Por lo tanto, si Aisha tiene 17 o 18 años en el inicio de la Hégira, esto significa que comenzó a vivir con el Profeta a la edad de 19 o 20 años.

Basándonos en Ibn Hadjar, Ibn Kathir y Abd al-Rahman, la edad de Aisha en el momento que comenzó a vivir con el Profeta Muhammad (saws) hubiera sido de 19 o 20 años. En el punto 3, Ibn Hadjar sugiere que Aisha tenía doce años y en el punto 4, se contradice a sí mismo al darle 17 o 18 años a Aisha. Entonces ¿cuál es la edad correcta, doce o dieciocho? Sin embargo Ibn Hadjar es una fuente inválida para la edad de Aisha.

5. Las batallas de Badr y Uhud

Una transmisión que narra la participación de Aisha que viajaba en grupo hacia la batalla de Badr nos viene en una crónica de Muslim: “Aisha, mientras cuenta el viaje a Badr y uno de los acontecimientos importantes que tuvieron lugar en ese viaje, dijo: cuando llegamos a Shadjara…” (Kitab al-Djihad wa al-Siyar, Bab Karahiyat al-Isti’ana fi al-Gazwi bi-kafir).

Otra transmisión que narra la presencia de Aisha en la batalla de Uhud nos viene en una crónica de Bujari: “Anas transmite que el día de Uhud, la gente no pudo evitar la retirada en las posiciones alrededor del Profeta Muhammad (saws). En ese día vi a Aisha y Umm Sulaim subirse las faldas de los tobillos para evitar cualquier freno en sus movimientos” (Kitab al-Djihad wa al-Siyar, Bab Gazwi al-Nisa wa Qitalihinna ma’a al-Rijal).

Nos transmite Bujari: El hijo de Umar dijo “que el Profeta no me permitió participar en Uhud, cuando en ese momento tenía 14 años. Pero el día del Foso de Jandaq cuando tenía 15 años, el Profeta autorizó mi participación”. (Kitab al-Magazi, Bab Gazwi al-Jandaq wa Hiya al-Ahza).

Basándonos en estas transmisiones, los varones menores de 15 años eran expulsados y no se les permitió participar en la batalla de Uhud y Aisha estuvo presente en ambas batallas, lo que indica claramente que ella no tenía nueve años sino por lo menos 15 años. Al fin y al cabo, las mujeres acompañaban a los hombres en el campo de batalla para ayudarles, no para convertirse en una carga. Esta constatación supone otra contradicción más en lo que respecta a la edad de Aisha.

6. Sura al-Qamar (la Luna)

Según una tradición generalmente aceptada, Aisha nació unos ocho años antes de la Hégira. Pero según otra transmisión de Bujari, Aisha dijo: “Era una Djariya (niña en árabe) cuando fue revelada la Sura al-Qamar”. (Kitab al-Tafsir, Bab Qaulihi Bal al-Sa’a maw’iduhum wa al-Sa’a adha wa Amarr).

La Sura 54 del Sagrado Corán fue revelada ocho años antes de la Hégira, lo cual indica que fue revelada en el 614 de nuestra era. Si Aisha comenzó a vivir con el Profeta a los nueve años como se estipula (en el 623 o 624 de nuestra era) sería una sibya (niña recién nacida) en el momento en que la Sura al-Qamar fue revelada. Según la tradición citada, Aisha era en realidad una niña, no una recién nacida. Así pues, Aisha siendo una Djariya y no una Sibya tuvo que tener entre 6 y 13 años en el momento de la revelación de la Sura al-Qamar y por lo tanto tenía entre 14 o 21 años en el momento de casarse con el Profeta Muhammad (saws).

7. Terminología árabe

Según una transmisión atribuida a Ahmad ibn Hanbal, después de la muerte de Jadiyah (as), la primera mujer del Profeta Muhammad (saws), “cuando Jawla se dirigió al Profeta le comentó las posibilidades en las que ella pensaba. Jawla le dijo: Te puedes casar con una bikr (doncella virgen) o con una thayyib (mujer casada). Cuando el Profeta le preguntó por la identidad de la bikr, Jawla mencionó el nombre de Aisha”. (Musnad Ahmad ibn Hanbal, Volumen 6, página 210, Dar Ihya al-Turath al-Arabi, Beirut).

Todos los que conocen la lengua árabe saben que la palabra bikr no se usa para una niña inmadura de nueve años. La palabra correcta para niña como se ha estipulado antes es djariya. En cuanto a bikr, se usa para una señorita no casada sin experiencia conyugal previa al matrimonio, tal y como entendemos el término virgen. Por lo tanto, es obvio que una niña de nueve años no es una señorita.

El sentido literal de la palabra bikr en el hadiz citado es “mujer adulta sin experiencia sexual previa al matrimonio”. Por lo tanto, Aisha era una mujer adulta cuando se casó con el Profeta Muhammad (saws).

8. Texto Coránico

Todos los musulmanes coincidimos en que el Sagrado Corán es el libro de referencia por excelencia. Así pues tenemos que buscar y ahondar en el Sagrado Corán las confusiones creadas por los hombres eminentes del periodo clásico del Islam en lo que respecta a la edad de Aisha en su boda. Acaso permite o prohibe el Sagrado Corán el matrimonio de un niño o niña inmaduros de siete años?

No hay versículos que autoricen explícitamente estos matrimonios. Hay un versículo que señala a los musulmanes el deber de educar a un niño huérfano. La enseñanza del Sagrado Corán sobre el tema de la educación de los huérfanos es también válida para aplicarla a nuestros hijos. La aleya coránica dice:

“Observad a los huérfanos hasta que alcancen la edad del matrimonio. Cuando los consideréis ya capaces y maduros, entregadles sus bienes. No los consumáis pródigamente, antes de que alcancen la mayoría de edad…” (Sura Las Mujeres, aleya 6)

En lo que concierne a los niños huérfanos, el musulmán debe alimentarlos, vestirlos, educarlos y examinar su grado de madurez hasta la edad de casarse antes de confiarles la responsabilidad sobre sus bienes. Así pues el versículo coránico exige una comprobación meticulosa de su madurez intelectual y física, con resultados de exámenes objetivos antes de la edad del matrimonio, con la perspectiva de restituirles sus bienes. A la luz de esta aleya, ningún musulmán responsable le entregaría la potestad económica a una niña inmadura de 7 o 9 años, porque no puede asumir, ni esta preparada para tal responsabilidad. Por tanto, ¿cómo podemos creer que Aisha estaba lista y educada a la edad de 7 años en el momento de su boda?

Ibn Hanbal en su Musnad, Vólumen VI, en las páginas 33 y 99 afirma que Aisha, teniendo nueve años, estaba sin duda más interesada en jugar con caballos y muñecas de juguete que en asumir la responsable tarea de ser esposa. Es dificil creer, por lo tanto, que Abu Bakr un compañero juicioso entre los musulmanes, pudiese prometer a su hija Aisha de 7 años al Profeta en la cincuentena. Igual de difícil y absurdo es imaginar que el Profeta violaría una directriz coránica y pudiera casarse con una niña de siete años.

El matrimonio de Aisha a los siete años hubiera transgredido la exigencia de madurez emanada del Sagrado Corán. Por lo tanto, la historia del casamiento de Aisha a los siete años es totalmente un mito.

9. Consentimiento en el Matrimonio

La mujer musulmana debe ser consultada y debe dar su beneplácito ante la perspectiva de contraer un matrimonio válido. Islámicamente, la autorización credible de las mujeres musulmanas es un requisito previo para que el matrimonio sea válido. Sea cual sea el ejercicio de imaginación que hagamos, el visto bueno dado por una niña de siete años no puede ser una autorización válida para un matrimonio.

El Profeta Muhammad (saws) no se casó con Aisha cuando ésta tenía siete años, porque ello hubiera violado la exigencia del permiso válido emanada de la directriz sobre el ordenamiento del matrimonio islámico. Por tanto, el Profeta Muhammad (saws) se casó con Aisha cuando era una señorita madura tanto intelectual como físicamente.

Evidentemente, la transmisión sobre el matrimonio de Aisha a los nueve años por Hisham ibn Urwa no puede ser aceptada como auténtica cuando contradice tantas otras transmisiones que nos han llegado. Además no hay absolutamente ningún motivo para que se acepte como auténtica la transmisión de Hisham ibn Urwa cuando otros sabios como Malik ibn Anas considera inválida sus narraciones iraquíes. Las informaciones provenientes de al-Tabari, Bujari y Muslim muestran cómo se contradicen unos a otros con respecto a la edad de Aisha. Es más, estos mismos sabios a menudo se contradicen ellos mismos en sus crónicas. Por lo tanto la transmisión sobre la edad de Aisha en el momento de su matrimonio no es fiable dadas las claras contradicciones observadas en las obras de los sabios clásicos del Islam.

Llegados a este punto, no hay razones para creer que la información sobre la edad de Aisha haya sido aceptada como auténtica cuando hay pruebas adecuadas para rechazarla como un mito. Y más allá, el Sagrado Corán rechaza el matrimonio de niños y niñas inmaduros, asi como que se les confíe las responsabilidades sociales.

http://www.webislam.com/?idt=20594