Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

Teléfono: 005068493-6876

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

viernes, 17 de marzo de 2017

Camaleonas.

Hace unos cuantos años me dirigía tranquilamente hacia la parada del autobús en el hospital viejo de Alajuela a eso de las 8 pm cuando escuché que alguien venía corriendo tras de mí.
Imaginé que era una persona que se apresuraba a tomar un autobús cuando solamente sentí que el tipo de manera violenta me levantó la falda hasta arriba.
Ante mi grito de terror, el hombre continuó corriendo y se perdió por la urbanización Montealegre.
Ése incidente, así como muchos otros anteriores, incidieron para que al aceptar el Islam como mi fe y estilo de vida; adoptara vestimenta sobria y comenzara a usar el velo, lo cual según yo, me iba a mantener resguardada y protegida de abusos y psicópatas.
Para nada!
Usando el velo y tapada de pies a cabeza, también fui víctima de acoso sexual y pretensiones de tocarme tanto en autobuses como en cualquier vía pública.
No, no es que descubrí el agua tibia, simplemente corroboré el hecho de que a un agresor nada lo va a detener cuando quiere atacar.
A los varones por ejemplo, los puedes ver mostrando todo el "equipaje" cuando usan sus uniformes para practicar ciclismo y que yo sepa, ninguna mujer se les lanza a tocarles la maleta porque el tipo "andaba mostrando de más" sin dejar nada a la imaginación.
Luego como musulmana descubrí otro fenómeno más interesante y peor aún debido a que se forman bandos en pro y en contra del uso del velo; en donde algunas de las que usan el velo se creen más piadosas que las que no lo llevan y las que no lo usan critican a las que sí sosteniendo que "el hábito no hace al monje".
Por eso, después de tantos dimes y diretes, decidí vestir simplemente como me da la gana: a veces uso el velo, otras no; de repente me da por ponerme un escote que muestre mi generoso busto y del cual me siento orgullosa u otro día voy envuelta como un puro.
Esto genera confusión entre la gente que está acostumbrada a vivir de apariencias y está por lo general reprimida sexualmente creyendo que una mujer como yo no tiene definida su personalidad cuando resulta todo lo contrario: sabemos que como buenas camaleonas podemos cambiar de piel cuantas veces queramos sin dejar de ser lo que somos, nuestra naturaleza se fundamenta en que es libre y soberana más allá de estereotipos y prejuicios.