Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

viernes, 7 de octubre de 2011

He escogido la poligamia como mi nuevo estilo de vida.

Photobucket

Cuando escogí al Islam como mi fe, lo hice con todo lo que ello implica, tratando de noescoger las cosas que me gustan para luego desechar con las que no estoy de acuerdo.
El camino ha sido largo y bastante difícil en algunas ocasiones. No me costó mucho trabajo adaptar la vestimenta y modales islámicos ni abandonar el consumo de cerdo o abstenerme de tomar licor.
Sin embargo, el tema de la poligamia me molestaba e inclusive me perseguía por doquier.
Varios varones se ofrecieron a tomarme como segunda esposa, pero ello me ofendía, yo estaba segura de ser lo suficientemente mujer para bastar por 4.
Eso sería bastante realizable en un mundo feliz...
La realidad es muy diferente.
Soy una señora de 50 años, con 4 hijos y sin posibilidad de concebir más.
En mis tiempos de juventud, fui una mujer relativamente hermosa,ahora, el paso del tiempo y algunas enfermedades me han convertido en una mujer que si bien es cierto, no resulta un monstruo ambulante, no ofrece opciones lo suficientemente apetecibles para el sexo masculino.
Sin embargo, soy completamente sana y deshinibida sexualmente, por lo tanto, aunque no me estoy muriendo por estar casada de nuevo, no desecho la idea, ya que me mentiría a mi misma si me dijera que no necesito y quiero a un varón a mi lado.
En el Islam, complacer nuestros deseos sexuales de forma lícita implica llenarnos de bendiciones, no tenemos pruritos en cuanto a desarrollar una sana sexualidad dentro del matrimonio.
Esta necesidad, no es sólo sexual sino también de afecto y sentido de querer proteger y ser protegida, como ser humano sociable y sensible que soy.
Conociendo los principios de equidad en el Islam con respecto al permiso de la poligamia y del matrimonio para el varón:

“Si teméis no ser equitativos con (las dotes de) las huérfanas, entonces casaos con otras mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero si teméis no ser justos, casaos con una sola o recurrid a vuestras esclavas. Esto (casarse con una sola mujer) es lo recomendablepara evitar cometer alguna injusticia”. [4:3]

“Quienes no cuenten con los recursos suficientes para casarse que tengan paciencia y se abstengan (de mantener relaciones prematrimoniales) hasta que Dios les provea los medios para ello con Su Gracia”. [24:33]

“así pues, no os inclinéis tanto a una que la otra quede como que tiene y no tiene marido” 4:129.

"¡Hombres! Temed a vuestro Señor, que os ha creado de una sola persona, de la que ha creado a su cónyuge y de los que ha diseminado un gran número de hombres y mujeres. Temed a Dios, en cuyo nombre os pedís cosas y respetad la consanguinidad. Dios siempre os observa".1:4.

"Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros para que os sirvan de morada segura, y el haber suscitado entre vosotros el amor y la compasión".21:30.


Es que no pude aceptar el que mi exesposo me haya propuesto un tipo de poligamia inventada por él y de acuerdo a sus necesidades exclusivas, en la cual se podía vivir mucho mejor que la estipulada por el sagrado Corán y practicada inclusive por el profeta Muhámmad (pbsce): proponía que todas las esposas creáramos una especie de sociedad o asociación en la que trabajáramos para mantenernos a nosotras mismas y a él, ya que pensaba que esto nos alejaría del egoísmo y egocentrismo. Esta situación me hacía sentir ¨no persona¨, puesto que aunque yo trabajé durante 3 años para mantenerlo cuando él estuvo sin trabajo, el que se sintiera muy cansado después de un año para mantenerme a mí, pero con todas las fuerzas del mundo para traer a una o a dos a mi casa, me hacía sentir como un desecho.

Después del divorcio, pensé que yo había tenido razón en no aceptar la poligamia puesto que con las condiciones impuestas por este iluso musulmán sólo habría permitido ser usada por tratar de fomentar una especie de machismo, innovación y aberración que nada bien le hace a nuestra sociedad.

Fue así como sin buscar y casi por accidente, acepté la propuesta matrimonial de un hermano que ya tiene una esposa.

Mi prometido es un musulmán carpintero, londinense que vivió un tiempo y durante el genocidio de musulmanes en Bosnia, allí, defendiendo a un hermano, perdió un ojo. Tiene 6 hijos y a su actual esposa no le importa en lo absoluto que él busque a otra mujer para casarse.

Durante meses ha estado trabajando para poder dividir su tiempo y economía con la familia actual y la futura.

Él podría haber escogido a alguna mujer más cercana a él, más joven, bella y que le pueda dar más hijos, pero este no es mi caso: me encuentro a medio mundo de distancia de él, no tengo belleza física, soy una mujer vieja que no puede tener más hijos.

Esto para mí es amor y llevar la poligamia a su máxima expresión, no hay ¨deseos solapados¨ de andar rompiendo hímenes ni de moldear a la esposa a su antojo para ser complacido en todo momento y lugar.
Dicha situación que nunca busqué y que por el contrario había rechazado en todo momento, ha hecho que comience a tratar de quererme más, porque haber sido agredida me hizo comer mucho y engordé bastante.

Ahora, que de verdad me siento valorada, estoy comenzando a cuidarme más y a prepararme para estar bonita para quien me merece. Estamos pensando en todo, compartir ambas familias y no hacer como hacen muchos, en que la otra esposa tiene que comportarse como la amante a escondidas.
De hecho, aunque el matrimonio no llegara a darse, continuaré con mi rutina de comida sana y ejercicio que había olvidado por tanto tiempo.
Para mí es todo un reto, pero prefiero una y mil veces compartir a un hombre que me ama, se va a sacrificar y a trabajar el doble para poder tenerme como esposa y protegerme, en vez del que me quería explotar para que fuera yo quien le ayudara a mantener la otra porque él estaba ¨muy cansadito¨.
Todo a la luz del día sin engañar ni a una ni a la otra.
Yo puedo darle a él cosas que ella ya no puede y viceversa.
El amor se divide, no es egoísta, estoy consciente que para alguien que no es musulmán, es muy difícil de comprender.

Aún así, me encanta la idea inclusive de ayudarle a mi futuro esposo a cuidar de sus hijos más pequeños y vivir todos en una casa amplia en la que ni siquiera tengamos que estar separados por la distancia ni las apariencias.

Conozco a muchas mujeres que no son musulmanas que saben que sus esposos tienen amantes ilícitamente y se hacen las desentendidas para mantener el estilo de vida y económico al que ya están acostumbradas y no se aparentan sentirse ofendidas o por lo menos ... lo disimulan.

A otras les daría verguenza reconocerlo, a mí no, a mi me encanta la idea de que POR AMOR, alguien se quiera sacrificar en todo sentido por mí, y si la otra señora también está de acuerdo,se siente feliz y comprensiva, siento que podemos terminar nuestra vida llena de bendiciones.

Me valoro como mujer y no siento menoscabada mi femeneidad por esto, al contrario, siento que es hora de que entienda que el egoísmo sólo lleva a una vida de miseria.
Quiero volver a casarme y aquí no tengo posibilidades con nadie. Entonces, viene alguien desde el otro lado del mundo a querer compartir conmigo lo que tanto trabajo le ha costado. Eso me denigra? Para nada, me enorgullece, porque me reafirma la razón por la que escogí el Islam: la religión del sentido común. Alhamdulillah.
Lo que me parece ridículo es que en muchos países que se escandalizan con la poligamia, sí aceptan abierta y lícitamente los matrimonios entre gente del mismo sexo, la unión libre o el estilo de vida ¨hefneriano¨ ESO para ellos es lo normal...y los que no pueden llevarlo a cabo, desearían llevarlo a la práctica...de lo sublime a lo ridículo.

Nuestras familias están en constante comunicación e interactuamos lo que nos es posible, esperando el día en que ya podamos unir nuestras vidas, con la mejor de las intenciones: el amor por Allah.
Que Allah nos bendiga, proteja y recompense como pareja y familia para que podamos ser un digno ejemplo de sana convivencia, amor y tolerancia islámicos.

Rashida Jenny Torres
Musulmana Costarricense