Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

sábado, 26 de febrero de 2011

El choque de civilizaciones, el fin de la historia, la islamofobia y otros conceptos estúpidos están enterrados

Photobucket

La gente en Medio Oriente y el Norte de África quiere derechos sociales, y democracia política y social


Pepe Escobar
Asia Times Online


Traducido al inglés para Rebelión por Germán Leyens



Un fantasma recorre el Golfo Pérsico: la democracia.

Este martes, por lo menos el 20% de la población de Barein se congregó en la rotonda Lulu (Perla) en Manama en la mayor manifestación contra la monarquía feudal íntimamente relacionada con la gran revuelta árabe de 2011. Toda una muestra representativa de la sociedad bareiní –maestros, abogados, ingenieros, sus esposas e hijos– se desplegó en una amplia columna ininterrumpida de rojo y blanco, los colores de la bandera nacional.

Este miércoles, hubo motivos para creer que la revuelta llegaba finalmente al santo grial, es decir la Casa de Saud, cuando 100 jóvenes aparecieron en las calles de Hafar al-Batin, en el noreste de Arabia Saudí, pidiendo el fin de la monarquía feudal empapada en petróleo. Lo extraordinario es que haya sucedido mientras el “custodio de las dos mezquitas sagradas” el rey saudí Abdullah, de 85 años, volvía a casa tres meses después de su operación en EE.UU. y su convalecencia en Marruecos –en medio de masiva propaganda del régimen, completada con toques orientalistas mientras hombres en túnicas blancas realizaban tradicionales danzas beduinas de la espada sobre alfombras especiales.

Para la Casa de Saud, la revuelta es la pesadilla máxima: como ya sabe todo el mundo, el ínfimo Barein de mayoría chií limita con las partes productoras de petróleo de Arabia Saudí, de gran mayoría chií. Por lo tanto no sorprende que el rey Abdullah apenas ha puesto el pie sobre sus alfombras ha realizdo una acción preventiva para aplastar toda posible actividad ansiosa de democracia mediante un programa de 35.000 millones de dólares que incluye un año de prestaciones de desempleo para jóvenes desocupados, agregados a un fondo de desarrollo nacional que ayuda a la gente a comprar casas, establecer negocios y casarse.

En teoría Arabia Saudí ha prometido por lo menos 400.000 millones de dólares hasta finales 2014 para mejorar la educación, la atención sanitaria y la infraestructura. El economista jefe del Banq Saudi Fransi, John Sfakianakis, lo describió con el eufemismo: “el rey trata de crear un mejor efecto de filtración de la riqueza en la forma de prestaciones sociales”.

Invariablemente los eufemismos terminan en la política; no hay ninguna señal de que el rey vaya a invertir en las aspiraciones políticas de sus súbditos –como los partidos políticos y sindicatos– y las protestas todavía están totalmente prohibidas. Y no hay evidencia de que se muestre inclinado a encarar los inmensos problemas sociales –desde la represión gubernamental a la intolerancia religiosa– que lo han obligado a anunciar esta multimillonaria estratagema del “filtrado”.

¿Y quién estuvo presente para saludar al rey Abdullah y discutir el código de la “crisis” para la Gran Revuelta Árabe de 2011? Correcto –su vecino el monarca feudal suní, el rey Hamad al-Khalifa de Barein.

Matándolos suavemente con nuestra canción

La narrativa urdida en el Disneyworld occidental de que el rey Hamad “favorece la reforma”, que se interesa por “el progreso de la democracia” y por “la preservación de la estabilidad”, fue totalmente desbaratada cuando su ejército mercenario disparó munición de guerra con cañones antiaéreos desde transportes de blindados de tropas contra manifestantes que llevaban flores, o helicópteros Bell estadounidenses que perseguían a la gente y le disparaban.

Un mensaje en Twitter de la periodista bareiní Amira al-Husseini lo resumió todo: “Amo Barein. Soy bareiní. Mi sangre es bareiní, y hoy vi cómo mi país moría en los ojos de sus hijos”.

La rebelión chií contra la dinastía al-Khalifa de más de 200 años, invasores procedentes del continente, por cierto, se ha estado desarrollando durante décadas, e incluye cientos de prisioneros políticos torturados en cuatro prisiones dentro y alrededor de Manama por “consejeros” jordanos y un régimen cuyo ejército está compuesto en su mayoría por soldados punjabíes y baluchis paquistaníes.

Tardó bastante, pero por fin un llamado telefónico estratégico desde Washington garantizó que los al-Khalifa por lo menos hicieran que la matanza fuera realizada con un poco más de sentido común.

El historial de cómo se ha adaptado la política exterior de EE.UU. ágilmente a la gran revuelta árabe de 2011 deja algunas lecciones. El presidente depuesto de Egipto Hosni Mubarak y el rey Hamad de Barein son “moderados” y ciertamente no “malévolos”; después de todo fueron y son, respectivamente, pilares de “estabilidad” en MENA (Medio Oriente-Norte de África).

Por otra parte Muamar Gadafi de Libia y Bashar al-Assad de Siria son verdaderamente malos, porque no se someten a los dictados de Washington. La escala moral que condiciona la reacción de EE.UU. está directamente determinada por el grado en el cual el dictador/monarca feudal en cuestión es un sátrapa estadounidense.

Esto explica la inmediata revulsión estadounidense (del Departamento de Estado, y recién este miércoles del propio presidente Barack Obama) ante el bombardeo de su propio pueblo por Gadafi, mientras los medios corporativos y numerosos analistas de los think tanks se apresuran a ver quién encuentra los adjetivos más estudiados para crucificar a este último. No hay nada mejor que denunciar a un dictador que no se ajusta al modelo de lacayo de Washington.

Mientras tanto, al otro lado de MENA, apenas hubo una mirada cuando el aparato represor de Hamad –importado en parte de Arabia Saudí– mató a sus propios ciudadanos en la rotonda Perla. Bueno, el terrorista rehabilitado Gadafi ha sido siempre un lunático, mientras a Barein se le aplica otro mantra: Barein es un “estrecho aliado” de EE.UU., “una nación pequeña pero valiosa desde el punto de vista estratégico”, base de la Quinta Flota, esencial para asegurar el flujo de petróleo por el Estrecho de Ormuz, un bastión contra Irán, etc.

En todo caso, incluso después de la masacre, Jeque Ali Salman, líder del mayor partido opositor chií al-Wefaq, así como Ebrahim Sharif, líder del partido secular Wa'ad, y Mohammed Mahfood de la Sociedad de Acción Islámica, han acordado reunirse con el príncipe heredero Salman bin Hamad al-Khalifa para un diálogo propuesto por la monarquía.

Husain Abdullah, director de Estadounidenses por la Democracia y los Derechos Humanos en Barein, no está convencido: “No estoy seguro de que la propia familia gobernante sea seria con respecto a algún diálogo serio porque cuando se mira la televisión de Barein, no se ve otra cosa que ataques sectarios contra los que permanecen en la plaza-rotonda Lulu”.

Según Abdullah, lo que sucede en realidad es que “cada vez más gente llama abiertamente a que se derribe el régimen, mediante medios pacíficos, y que Barein sea gobernado por el pueblo. Además, hay un llamado serio a la desobediencia civil total (no parcial, como es actualmente) en el país para obligar a la familia gobernante a abandonar el país tal como ocurrió en Túnez y Egipto”. No es sorprendente que la Casa de Saud esté asustada.

El levantamiento del 70% chií de Barein, más bastantes suníes –el mantra de la protesta es “ni chiíes, ni suníes, sólo bareiníes”– comenzó como un movimiento por los derechos civiles. Pero más vale que el príncipe heredero cumpla rápidamente, de otra manera se convertirá en una revolución hecha y derecha. Por el momento hay mucha retórica sobre “estabilidad”, “seguridad”, “cohesión nacional” y nada sobre una reforma electoral y constitucional seria.

Hay motivos para creer que Salman –siguiendo los consejos saudíes– pueda estar tratando de actuar como Mubarak y hacer promesas vagas para un futuro distante. Todos sabemos cómo terminó en la Plaza Tahrir.

Los manifestantes comenzaron a pedir un primer ministro elegido, una monarquía constitucional, y un fin a la discriminación contra los chiíes. Ahora Matar Ibrahim, uno de los 18 miembros chiíes el parlamento, dice que la brecha entre los manifestantes en la rotonda Perla y la oposición política oficial que habla con el príncipe heredero se ha convertido en un abismo. El máximo grito unificador en la rotonda Perla es “¡Abajo, abajo Khalifa!”

Miles de trabajadores en la inmensa planta de aluminio Alba ya se han asegurado de que un movimiento industrial y sindical muy poderoso respalde a los manifestantes de mayoría chií. El jefe del sindicato de Alba, Ali Bin Ali –suní– ya ha advertido de que podrían declararse en huelga en cualquier momento.

Queremos nuestros derechos sociales

Si tuviera lugar un cambio de régimen pacífico, democrático, en Barein, los mega-perdedores serían Arabia Saudí y EE.UU.

Barein es un caso clásico del imperio de bases de EE.UU. en colusión con una repugnante monarquía/dictadura feudal. Naturalmente el Estado Mayor Conjunto de EE.UU. prefiere el “orden y estabilidad” dictados por una dictadura, así como la antigua potencia colonial Gran Bretaña: las masacres de civiles en Barein –y Libia– han sido perepetradas por la academia militar Sandhurst y sistemas de British Aerospace.

El rey Hamad se graduó de la Escuela de Comando y Personal General del Ejército de EE.UU. en Fort Leavenworth, Kansas, y “tiene un papel dirigente en la dirección de la política de seguridad de Barein”, según un cable filtrado por WikiLeaks. Fue ministro de Defensa de 1971 a 1988 y es un gran entusiasta del armamento pesado estadounidense.

Por su parte el príncipe heredero “muy occidental en su actitud”, es graduado de una escuela del Departamento de Defensa en Barein y en la Universidad estadounidense de Washington. Traducción: dos vasallos con mentalidad del Pentágono están a cargo de hacer reformas democráticas en Barein.

El centro bancario internacional de Barein –con un producto interno bruto per cápita de un poco menos de 20.000 dólares– también está muy arriba, junto con Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, en la escala de oligarquías acaudaladas basadas en el trabajo esclavo, el proverbial gran pool de trabajadores migrantes que suministra mano de obra barata”. Ha gastado una fortuna promocionándose como “Barein, amigo de los negocios”. La semana pasada sonó más bien como “Barein, amigo de las balas”.

La gran revuelta árabe de 2011, con razones específicas en cada país, definitivamente no tiene que ver con religión (como han afirmado Mubarak, Gadafi y Hamad), sino esencialmente con la inquietud de la clase trabajadora provocada por la crisis global del capitalismo.

El choque de civilizaciones, el fin de la historia, la islamofobia y otros conceptos están muertos y enterrados. La gente quiere sus derechos sociales y navegar por las aguas de la democracia política y la democracia social. En este sentido la calle árabe es ahora la vanguardia de todo el mundo. Si los al-Khalifa no lo comprenden, van a caer.

Pepe Escobar es autor de “Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War” (Nimble Books, 2007) y “Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge”. Su último libro es “Obama does Globalistan” (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con él en: pepeasia@yahoo.com.



(Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/MB25Ak01.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=123162