Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

domingo, 25 de marzo de 2012

Terrorismo en Francia ¿Quien es el responsable?

Consecuencia terror: ¿Quién se beneficia?

por Ciro Rojo

“Si vives de combatir a un enemigo quizás no desees su desaparición”. El miedo es una herramienta muy útil y muy fácil de usar. Sarkozy lo tiene muy claro, al igual que los demás políticos occidentales. Las ovejas obedecen mas al miedo que a la razón...

“Si vives de combatir a un enemigo quizás no desees su desaparición”. El miedo es una herramienta muy útil y muy fácil de usar. Sarkozy lo tiene muy claro, al igual que los demás políticos occidentales. Las ovejas obedecen mas al miedo que a la razón, y las sociedades occidentales han asumido el rol de “rebaño de ovejas”. Sin embargo nos gobiernan los lobos.

Los recientes asesinatos de 3 alumnos y un profesor de una escuela judía de Toulouse (Francia) y las posteriores reacciones hacen pensar que siempre que Al qaeda aparece en la escena es sencillamente para ser el pretexto de una determinada agenda política de la clase dirigente que va a destruir las libertades y derechos de los ciudadanos de el país que hace de escenario. Desde los atentados del 11 de septiembre, sobre los cuales hay muchísimo que discutir, empezando por el termino “ataque terrorista”, y sobre todo la autoría, que según los gobiernos occidentales, reside en los países del “eje del mal” (termino acuñado por el expresidente George Bush) en referencia a los países del mundo que mas se oponen a la hegemonía estadounidense.

Independientemente de las conclusiones que surgieron como fruto de las investigaciones independientes sobre los sucesos del 11 de septiembre. Las consecuencias fueron que la clase política y económica de estados unidos se lanzaron en santa cruzada por el control de oriente medio.

Por eso, no vamos a hablar de las causas, porque tenemos suficiente con analizar las consecuencias en este caso para poder “reconstruir” el porque del 11 de septiembre. Los sucesos no ocurren por casualidad y mas en un mundo donde participan miles de millones de acciones individuales. Las arbitrariedades tienen sentido cuando los factores que intervienen en una reacción son mínimos. Pueden ocurrir sucesos inesperados porque los resultados de dicha reacción están determinados por las particularidades de los factores. Por ello, las consecuencias de los sucesos históricos arrojan, en la mayoría de los casos, conclusiones objetivas sobre la responsabilidad de los mismos.

Por ello, puedo afirmar sin miedo a equivocarme que los sucesos del 11 de septiembre de 2001, fueron ataques de bandera falsa y trabajos internos, que tenían como objetivo sembrar el terror entre la opinión pública del mundo entero y mas concretamente entre los ciudadanos americanos para justificar la posterior política de “guerra preventiva” contra los “estados hostiles” de la hegemonía estadounidense.

Y observando las consecuencias de los asesinatos en la escuela judía de Toulouse puedo empezar a pensar que la clase política y económica europea se esta frotando las manos con este desafortunado suceso, que en ningún caso es fruto de la fortuna o de la casualidad.

Los medios, como herramienta de comunicación de la ideología “oficial”, nos presentan de distinta forma dos sucesos que no parecen tan diferentes. ¿Nadie se acuerda de los 17 civiles afganos asesinados a sangre fría y posteriormente quemados por un general norteamericano? ¿Acaso no tuvo nada que ver la campaña de criminalización y de odio difundida por los medios norteamericanos en respuesta al “atentado” del 11 de septiembre? Sin embargo este “desafortunado” suceso es presentado como “una desviación” porque el asesino, estaba “enfermo”, tenia problemas familiares, etc. Los medios pretenden convencernos de que se trata de un hecho aislado “fruto del azar” y que “es un problema que carece de raíz” o lo que es lo mismo, que es un suceso que no puede ser erradicado. Mientras que el asesinato de los niños judíos en Francia es un problema que proviene de una raíz que debe ser eliminada, y para eliminar esa raíz hay que “vigilar, perseguir y censurar en internet todas las paginas web que fomenten el odio” (…). Y por si fuera poco, la campaña electoral en Francia ahora gira en torno a la “seguridad y política antiterrorista”. Todos sabemos a donde conducen esos peligrosos debates.

La seguridad, entendida por la ideología dominante, esta profundamente enfrentada con las libertades.

No obstante, tengo motivos suficientes para decir que el sistema político y económico vigente no se preocupa en absoluto por la seguridad de sus ciudadanos. Se preocupa únicamente por aumentar beneficios. Y esa estúpida lógica del lucro los empuja a inventar nuevas formas de control sobre los ciudadanos. El terrorismo es una herramienta propia de los estados, porque el miedo no sirve para controlar minorías, si no para controlar mayorías. Las minorías se controlan con la fuerza.

El poder político y económico se encuentra siempre en profunda minoría y por tanto recurre a métodos de control a su alcance, mientras no tengan la fuerza a su alcance. Solo pueden utilizar la fuerza en contadas ocasiones y siempre con el pretexto de salvaguardar la seguridad. Es decir, si utilizan la fuerza, tiene que ser en una proporción mínima y esta siempre debe estar acompañada de una campaña de terror.

Los hechos están hábilmente colocados en el escenario para generar una sensación determinada en el público. Esto es la regla de oro del teatro. Pues tenemos un asesino de niños, que es un monstruo porque grabo en vídeo todo lo que hizo, porque casualmente fue recogido por las cámaras de seguridad (seguro esas terribles imágenes han sido emitidas en todas las cadenas...). ¿El resultado? Odio, sed de venganza, intolerancia a la disidencia. En los próximos días cualquier persona que haga un juicio distinto al del oficial sera tachado de “terrorista” o “antifrances”. En pocas palabras sera aislado y calumniado.

Esta es la sociedad que quieren los oligarcas franceses. Una sociedad en la que cada individuo este preparado y listo para señalar, desconfiar y entregar a cualquier persona que entre en el perfil de enemigo. Un perfil que se extiende cada vez por mas lugares y amenaza con englobar a aquellos que luchan por un mundo más justo. Y que por tanto, luchan y se oponen a Sarkozy y a Hollande. En definitiva que luchan contra el capitalismo. Pues parece que ese precisamente es el objetivo del oficialismo francés. Disociar completamente al movimiento obrero francés para luego destruirlo fácilmente. Recordemos como Margaret Thacher consiguió neutralizar y anular al movimiento obrero británico, sencillamente con una guerra. La sociedad paso de tener un enemigo dentro a tenerlo fuera. Y las sociedades occidentales están empezando a desarrollar la conciencia suficiente como para identificar al verdadero enemigo, que es el capital. Pues el capital tiene la sencilla estrategia de “sacar a pasear” a los fantasmas, para así, tratar de engañar a la sociedad con esta frase: “los de dentro tenemos que aparcar nuestras diferencias porque hay un enemigo de fuera que pretende destruirnos”.

Al qaeda es un producto de la CIA, y como tal obedece a los intereses del capital internacional, el asesinato de los niños judíos en Toulouse, no es un hecho aislado y debe ser erradicado, al igual que los asesinatos de palestinos que Israel comete a diario y al igual que los asesinatos de civiles en las guerras imperialistas.

Además, si el objetivo de Al qaeda es instaurar un régimen teocrático en el mundo y luchar contra los “infieles”, desde luego ese objetivo nunca se va a lograr por medio de asesinatos de niños inocentes. Las actividades de Al qaeda nunca han estado regidas por una lógica concreta. Esto es la prueba de que el principal enemigo de occidente es ficticio. Porque la única consecuencia directa de sus acciones es el terror. Y el terror es una herramienta masiva de control. Una supuesta organización subversiva no tiene ningún interés en controlar a las mayorías, en todo caso necesita que estas se subleven. No que se refugien bajo el paraguas del estado.

El monopolio de la violencia lo tiene el estado burgués y sus secuaces. El estado burgués es el origen de toda violencia, porque la violencia nace como fruto del conflicto entre clases. Aunque esta no siempre se desarrolla entre las mismas, esta es utilizada para reprimir por separado a las masas que pretenden liberarse del yugo totalitario mercantil. La paz es la ausencia de oposición al socialismo.

http://www.kaosenlared.net/territorios/t2/internacional/item/12362-terrorismo-en-francia-%C2%BFquien-es-el-responsable?.html