Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.




*****


99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

jueves, 22 de marzo de 2012

Ni sunnitas ni shiítas: Palestina o Israel.

Para echar a la usurpación sionista, EE.UU. debe retirarse de la zona

Las anteojeras ideológicas intentan explicarlo todo mediante la fitna o disputa interreligiosa entre los musulmanes
Autor: Kamel Gomez

En los medios de comunicación, cuando se tiende a analizar lo que ocurre en el mundo árabe-islámico, muchas veces nos encontramos con expresiones que, lejos de ayudar a comprender el meollo de la cuestión, ocultan la realidad.

Las anteojeras ideológicas, desde el Orientalismo hasta el Choque de Civilizaciones, intentan explicar todo –disimulando todo- gracias al nuevo discurso hegemónico que se amplifica urbi et orbi: la fitna o disputa interreligiosa entre los musulmanes.

Entonces, parece que en Siria, el problema es entre shiítas (o alawies) y sunnitas. Lo mismo que en Iraq antes y, por qué no, dentro de poco nuevamente. Por supuesto, en Bahréin, la revolución que se está produciendo – a pesar del silencio de la “comunidad internacional”- se analiza como un levantamiento taifí o de un sector religioso contra otro.

Nunca faltan los que repiten. Muchos de izquierda (con el bolsillo bien a la derecha) se desesperan por denunciar al “Islam político”, reduciendo las expresiones políticas de los ciudadanos musulmanes a meras categorías occidentales. Esos “marxistudos” que le declaran la guerra a los salvajes religiosos, quienes quieren instaurar el opio de los pueblos… los que tratan de volvernos a la Edad Media. Y así, en vez de profundizar en el rol anti-imperialista del Islam, y la fuerza espiritual de la religión en los pueblos musulmanes, piden a los partidos comunistas que hagan más sindicatos… mientras los musulmanes andan a los tiros.

Cuidado, esta crítica tampoco vale para todas las expresiones de izquierda. Latinoamérica, a diferencia de Europa, conoce experiencias como la Teología de la Liberación, lo que permite que muchos intelectuales valoren el rol del Islam. Y claro, también nos sumamos a la justa crítica que se da a los sectores “islámicos” conocidos como salafíes-wahabies.

Y aquí aparecen los que, con dinero de monarquías petroleras, entrenamiento de la CIA- Mossad-MI6, y armas de Israel (el orden de los factores no altera el producto), hacen atentados en Siria, y en todo lugar donde se encuentre la “amenaza shií”, o mejor, la amenaza a los intereses sionistas y estadunidenses. Es el enemigo interno, mal llamado “sunníes”, esos que ya matan hasta en Europa, y que como perros atados son funcionales a los intereses norteamericanos e israelíes en la zona.

Entonces aparecen “religiosos” haciendo fatuas casi a pedido de Obama. Fatuas contra líderes que disputan a Israel y EE.UU., que luchan por su soberanía e independencia. Y si algún soldado invasor orina sobre cadáveres musulmanes, mata mujeres y niños musulmanes indiscriminadamente, bombardea Gaza la cantidad de veces que se le da la gana –matando más musulmanes- , o insulta al Corán, esos mismos “religiosos” no aparecen en ningún medio, no sea que algún rey opresor le deje sin privilegios . Estas porquerías monárquicas no tienen el bolsillo a la derecha, son el bolsillo mismo.

Y mientras escribimos, no se nos olvida jamás la disputa verdadera: Palestina. Los revolucionarios en el mundo islámico tienen una prioridad (o si se quiere, una contradicción principal), echar a la usurpación sionista. Y saben bien que para eso, EE.UU. debe retirarse de la zona.

Los musulmanes reconocen que el enemigo principal es EE.UU., luego Israel, y por último los religiosos made in Arabia Saudí. Que se insista en la distinción sunní –shií no dice nada. La mayoría del pueblo sirio (sunní) estuvo al lado de su presidente (shií) y sus reformas. Siria es mayoritariamente sunní, y es aliada incondicional de Irán, completamente shií. Siria, además, es un régimen laico. Irán No. Mubarak y Qadafi eran sunníes, y fueron derrocados por sunníes. Hezbollah es shií y Hamas es sunní, y ambos grupos trabajan coordinadamente en la región. Es que el marco de alianzas entre los musulmanes revolucionarios no se da meramente en base a su vinculación religiosa, sino que parte de una coyuntura político-económica en donde los tres enemigos antes mencionados son quienes impiden la liberación del yugo colonialista en la región. Último ejemplo: Siria e Irán no son comunistas como China, ni los rusos son una revolución islámica.

Esto no niega que desde el Islam se den expresiones políticas que justifiquen su posición anti-imperialista y con proyecto propio partiendo de su misma convicción religiosa. Algo que algunos hacen llamar “Islam político” también, y que para los revolucionarios musulmanes suena a afirmación redundante. La “primavera árabe” dio a conocer la importancia de los movimientos islámicos en la región, que sumaban al reclamo de democracia y libertad, el de una identidad cultural no occidental, o no importada.

El desgaste de las posiciones modernas seculares – de derecha e izquierda- es también causa de esta realidad, aunque les duela a los “intelectuales colonizados“, por usar una expresión de Fanon. Es el caso iraní y su revolución sin ir más lejos, que rechaza al Comunismo y al Capitalismo por igual, y que haría popular una consigna que permanece vigente: “Nuestra religión es nuestra política, y nuestra política es nuestra religión”.

Por último, si EE.UU. decide irse de la región llevándose al inventado Israel en algún portaviones que su delicada economía todavía le permita mantener, le será posible reposicionarse en otras regiones del mundo. Algo pedido a gritos por sectores usureros demócratas que están desesperados por dedicarse full time a América Latina. Desde ya, el lobby israelí insiste en atacar a Irán. Y los iraníes saben que la confrontación es cuestión de tiempo. Israel y EE.UU. están en una seria encrucijada: o se van derrotados ya; o se irán a por Irán.

http://www.webislam.com/articulos/71026-ni_sunnitas_ni_shiitas_palestina_o_israel.html