Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

jueves, 22 de marzo de 2012

Malí, ¿ Nueva guerra del AFRICOM?


por Rick Rozoff

Las rebeliones armadas se tratan de modo diferente en las noticias mundiales dominadas por Occidente dependiendo de cómo los rebeldes y los gobiernos a los que se oponen son vistos por importantes miembros de la OTAN.

(Articulo publicado en febrero de 2012, valido para identificar a los "actores" de este conflicto.)

La prensa informa de la intensificación de los combates en Mali entre los militares de la nación y los rebeldes étnicos tuareg del Movimiento Nacional de Liberación Azawad en el norte de ese país.

Como las únicas agencias noticiosas con alcance global y los fondos y la infraestructura para mantener oficinas y corresponsales en todo el mundo son las que están basadas en los principales Estados miembros de la OTAN: Associated Press, Reuters, Agence France-Presse, BBC News y Deutsche Presse-Agentur, la cobertura de los actuales eventos en Mali, como los que suceden en casi cualquier otro país, reflejan un sesgo occidental y una agenda occidental.

Por lo tanto, los titulares típicos sobre el tópico, incluyen los siguientes:

“Armas y hombres provenientes de Libia fortifican rebelión en Mali” – Reuters

“Presidente: combatientes tuareg de Libia atizan violencia en Mali” – CNN

“Tuareg armados por el coronel Gadafi azotan Mali” –The Scotsman

“Francia denuncia asesinatos en ofensiva rebelde en Mali” –Agence France-Presse

“Mali: Francia condena supuestas atrocidades de rebeldes tuareg” –Voice of America

Para llegar a Mali desde Libia se requiere un viaje de por lo menos 800 kilómetros a través de Argelia y/o Níger. Como los rebeldes evidentemente no disponen de una fuerza aérea, no cuentan con aviones de transporte militar, los titulares mencionados y la propaganda que resumen implican que los combatientes tuareg cubrieron toda la distancia desde Libia a su patria en convoyes con armas pesadas a través de otra nación por lo menos sin que los detectaran o disuadieran las autoridades locales. Y eso, además, para lanzar una ofensiva tres meses después del asesinato del líder libio Muamar Gadafi después de que su convoy fue atacado por bombas francesas y un misil Hellfire estadounidense en octubre pasado. Pero la implicación de que Argelia y Níger, especialmente el primero, sean cómplices del tránsito de combatientes tuareg y armas desde Libia a Mali es de mal agüero en términos de expandir acusaciones –y acciones– occidentales en la región.

Las rebeliones armadas se tratan de modo diferente en las noticias mundiales dominadas por Occidente dependiendo de cómo los rebeldes y los gobiernos a los que se oponen son vistos por importantes miembros de la OTAN.

En los últimos años estos últimos han suministrado apoyo militar y logístico a formaciones rebeldes armadas –en la mayoría de los casos en ataques a través de las fronteras y con planes separatistas e irrendentistas– en Kosovo, Macedonia, Liberia, Costa de Marfil, Libia y ahora Siria, y en los frentes del espionaje y “diplomáticos” en Rusia, China, Pakistán, Sudán, Indonesia, Congo, Myanmar, Laos y Bolivia.

Sin embargo, importantes potencias de la OTAN han adoptado la dirección contraria cuando se trata de Turquía, Marruecos (con sus 37 años de ocupación del Sahara Occidental), Colombia, las Filipinas, la República de África Central, Chad y otras naciones que son sus clientes militares o en territorio controlado por ellas, donde EE.UU. y sus aliados occidentales suministran armas, consejeros, fuerzas especiales y las denominadas fuerzas de mantenimiento de la paz.

El tamboreo de noticias alarmantes respecto a Mali es una señal de que Occidente se propone abrir otro frente militar en el continente africano después de la campaña aérea, naval y de fuerzas especiales contra Libia y las continuas operaciones en Somalia y África Central con el reciente despliegue de fuerzas especiales estadounidenses en Uganda, Congo, la República de África Central y el Sur de Sudán. En febrero pasado, en Costa de Marfil, el vecino de Mali hacia el sur, los militares franceses, con acomodaticias tropas de las Naciones Unidas –“mantenedoras de la paz”– dispararon cohetes contra la residencia presidencial y secuestraron por la fuerza al presidente Laurent Gbagbo.

El Comando África de EE.UU. (AFRICOM) empezó a funcionar por primera vez como la fuerza combatiente que debía ser desde el principio en la primera quincena de la guerra contra Libia en marzo pasado con la Operación Amanecer de la Odisea antes de trasferir la campaña a la OTAN para siete meses más de ininterrumpidos bombardeos y ataques de misiles.

Mali podría ser la segunda operación militar del AFRICOM.


El país, sin salida al mar, es el radio de la rueda de la antigua África Occidental Francesa, con fronteras con casi todos los miembros aparte de Benín: Burkina Faso, Guinea (Conakry), Costa de Marfil, Mauritania, Níger y Senegal. También comparte frontera con Argelia, otra antigua posesión francesa, hacia el norte.

Mali es el tercer productor de oro de África, después de Sudáfrica y Ghana. Posee considerables depósitos de uranio administrados por concesiones francesas en el norte del país, escenario de los actuales combates. Las demandas de los tuareg incluyen la obtención de cierto control sobre las minas de uranio y los ingresos que generan. También se han realizado en los últimos años importantes exploraciones en busca de petróleo y gas natural, también en el norte.

La nación también es un eje clave de la Cooperación de Contraterrorismo Trans-Sahara de EE.UU. establecida en 2005 (en principio como Iniciativa de Contraterrorismo Trans-Sahara), que resultó de la Iniciativa Pan Sahel de 2003-2004.

En mayo el Comando Europa de Operaciones Especiales de EE.UU. inauguró la Iniciativa de Contraterrorismo Trans-Sahara enviando a 1.000 soldados de fuerzas especiales a África Noroccidental para la Operación Flintlock a fin de entrenar a las fuerzas armadas de Mali, Argelia, Chad, Mauritania, Níger, Senegal y Túnez, los siete miembros africanos originales de la Iniciativa de Contraterrorismo Trans-Sahara, que en su actual formato también incluye a Burkina Faso, Marruecos y Nigeria. Libia se introducirá pronto en ese formato, así como la cooperación militar del Diálogo Mediterráneo de la OTAN.

Las fuerzas especiales estadounidenses dirigieron la primera de lo que se ha convertido ahora en la Operación Flintlock anual de ejercicios de contrainsurgencia con las naciones mencionadas del Sahel y del Magreb. Al año siguiente la OTAN realizó los juegos de guerra a gran escala Steadfast Jaguar en la nación isleña africana occidental de Cabo Verde para lanzar la Fuerza de Reacción de la OTAN, según la cual se ha modelado la Fuerza Auxiliar Africana.

Flintlock 07 y 08 se realizaron en Mali. Flintlock 10 en varias naciones africanas, incluido Mali.

El 7 de febrero de este año EE.UU. y Mali iniciaron el ejercicio conjunto Atlas Accord 12 de entrega aérea en la nación africana, pero Flintlock 12, programado para más adelante en este mes, se postergó debido a los combates en el norte. Debían participar dieciséis naciones, incluidos varios de los principales aliados de EE.UU. de la OTAN.

El Flintlock del año pasado incluyó unidades militares de EE.UU., Canadá, Francia, Alemania, Holanda, España, Mali, Burkina Faso, Chad, Mauritania, Nigeria y Senegal.

Cuando el AFRICOM llegó a ser un Comando Combatiente Unificado independiente el 1 de octubre de 2008, el primer nuevo comando militar regional de EE.UU. establecido en ultramar en la era posterior a la Guerra Fría, AFRICOM la Fuerza de Tareas de Operaciones Especiales Trans Sahara del Comando de Operaciones Especiales África tomó el control de los ejercicios Flintlock del Comando Europeo de EE.UU. y del Comando Europa de Operaciones Especiales de EE.UU.

En 2010 AFRICOM anunció que el Comando África de Operaciones Especial “obtendrá el control sobre la Fuerza de Tareas de Operaciones Especiales Trans Sahara (JSOTF-TS) y del Comando de Operaciones Especiales y Elemento de Control-Cuerno de África (SOCCE-HOA).”

El año pasado la la web de AFRICOM escribió:

“Realizado por el Comando de Operaciones Especiales África, Flintlock es un ejercicio multinacional conjunto para mejorar el intercambio de información a los niveles operativos y tácticos en la región del Sahara mientras se promueve el aumento de la colaboración y la coordinación. Se concentra en la interoperabilidad militar y el aumento de capacidad para EE.UU. y las naciones socias norteamericanas y europeas, y unidades seleccionadas en el Norte y el Oeste de África.”

Aunque el propósito declarado de la Cooperación de Contraterrorismo Trans-Sahara y sus ejercicios multinacionales Flintlock es entrenar a los militares de naciones en el Sahel y el Magreb en el combate contra grupos extremistas islámicos en la región, en realidad EE.UU. y sus aliados libraron la guerra contra el gobierno de Libia el año pasado en apoyo a elementos similares, y la aplicación práctica del entrenamiento militar y del despliegue del Pentágono en África Noroccidental ha sido combatir a milicias tuareg en lugar de grupos como al Qaida del Magreb Islámico o Boko Haram en Nigeria.

EE.UU. y sus aliados de la OTAN también han realizado y apoyado otros ejercicios militares en el área con propósitos similares. En 2008 la Comunidad Económica de Estados del Oeste de África (ECOWAS), el grupo económico regional por el cual fue formada la Fuerza Auxiliar Africana Occidental respaldada por EE.UU. y la OTAN, realizó un ejercicio militar llamado Jigui 2008 en Mali, “apoyado por los gobiernos anfitriones así como Francia, Dinamarca, Canadá, Alemania, Holanda, el Reino Unido, EE.UU. y la Unión Europea”, como informó entonces Ghana News Agency.

AFRICOM también realiza ejercicios multinacionales de interoperabilidad de comunicaciones Africa Endeavour primordialmente en África Occidental. La conferencia de planificación del año pasado se realizó en Bamako, capital de Mali y, según Ejército de EE.UU., África, reunió más de 180 participantes de 41 naciones africanas, europeas y norteamericanas, así como observadores de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS), de la Comunidad Económica de Estados Centroafricanos (ECCAS), de la Fuerza Auxiliar de África Oriental y de la OTAN para planificar el ensayo de interoperabilidad de sistemas de comunicación y de de información de las naciones participantes”. El ejercicio principal también se realizó en Mali.

Los militares estadounidenses están establecidos en la nación por lo menes desde 2005 y Voice of America reveló ese año que el Pentágono había “establecido un centro temporal de operaciones en una base de la fuerza aérea de Mali cerca de Bamako. La instalación proveerá apoyo logístico y servicios de emergencia a las tropas de EE.UU. que entrenan fuerzas locales en cinco países de la región”.

Al año siguiente el Comando Europeo de EE.UU. y el jefe del Comando Supremo de la OTAN en Europa, el general de marines James Jones, subsiguientemente primer consejero nacional de seguridad del gobierno de Obama, “hizo la revelación [de que] el Pentágono quiere conseguir el acceso a… bases en Senegal, Ghana, Mali y Kenia y otros países africanos”, según un artículo publicado en Ghana Web.

En 2007 un soldado del Primer Batallón, del Grupo 10 de Fuerzas Especiales basado en Stuttgart, Alemania, donde está ubicada la sede de AFRICOM, murió en Kidal, Mali, donde se combate actualmente. Su muerte se atribuyó un “incidente no relacionado con combate”. Al año siguiente un soldado del Programa de Ayuda al Entrenamiento de las Fuerzas Canadienses también perdió la vida en Mali.

El año pasado el Regimiento Canadiense de Operaciones Especiales envió tropas a la zona de conflicto en el norte de Mali para lo que se describió como “una misión continua”. Fuerzas del Regimiento Canadiense de Operaciones Especiales también participaron en el ejercicio Flintlock 11 en Senegal.

En septiembre de 2007 un avión de transporte militar estadounidense C-130 Hercules fue alcanzado por fuego de fusil mientras lanzaba suministros a tropas malienses bajo sitio por fuerzas tuareg.

Según Stars and Stripes:

“El avión y su tripulación que pertenecen al 67 Escuadrón de Operaciones Especiales, estaban en Mali como parte de un ejercicio previamente programado llamado Flintlock 2007… Tropas malienses habían sido rodeadas en su base en la región Tin-Zaouatene cerca de la frontera argelina por combatientes armados y no podían obtener suministros… El gobierno de Mali pidió a las fuerzas de EE.UU. que realizaran los lanzamientos…”

En 2009 EE.UU. anunció que estaba suministrando al gobierno de Mali más de 5 millones de dólares en vehículos nuevos y otros equipos.

Más adelante en ese año la web de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. en Europa informó:

“La primera misión de C-130J Super Hercules en apoyo a las Fuerzas Aéreas de EE.UU. África, o 17ª Fuerza Aérea, abrió la puerta para una futura cooperación de apoyo entre la 86ª Ala Aerotransportada y futuras misiones en África.

“El comandante del avión de la misión, el mayor Robert May del 37º Escuadrón Aerotransportado, y su tripulación fueron encargados de volar a Mali el 19 de diciembre para transportar a casa a 17 soldados que estaban ayudando en el entrenamiento de fuerzas malienses”.

EE.UU. ha estado involucrado en la guerra de Mali durante casi doce años. Recientes historias sobre atrocidades en la prensa occidental alimentarán demandas para una intervención de “Responsabilidad de Proteger” al estilo de las realizadas en la Costa de Marfil y en Libia hace un año y suministrarán el pretexto de una participación militar estadounidense y de la OTAN en el país.

Es posible que AFRICOM esté planificando su próxima guerra.

Rick Rozoff, activista por la paz y analista de asuntos internacionales durante cuarenta años, envió este artículo a Media Monitors Network (MMN) de Chicago, Illinois, EE.UU.


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=145052

http://www.kaosenlared.net/territorios/t2/internacional/item/12230-mal%C3%AD-%C2%BF-nueva-guerra-del-africom-?.html