Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.




*****


99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

jueves, 22 de marzo de 2012

Iglesia y narco en México: entre la amenaza y la complicidad.


Ignacio de los Reyes

BBC Mundo, Ciudad de México



Presidiendo una plaza en un humilde barrio de Pachuca, en el centro de México, se erige una inmensa capilla. Con su enorme cruz plateada y sus altos muros naranjas podría ser el orgullo de la ciudad. Pero es la vergüenza de la Iglesia Católica mexicana.

Hasta hace poco, de una de sus paredes colgaba una placa con el nombre del benefactor que ayudó a financiar el templo: Heriberto Lazcano, generoso católico y según las autoridades, "El Lazca", líder del sanguinario cartel de Los Zetas.

Al "Centro de Evangelización Juan Pablo II" le han bautizado como "narcocapilla", el término con el que en México se conoce a los templos donados por traficantes de drogas.

Aquí, cada 2 de febrero se celebra una fiesta, se levanta un escenario y una banda toca corridos que hablan del "jefe de jefes".

Todo bajo la mirada de una enorme mansión en lo lejos que, según los locales, pertenece a un gran capo.

Los obispos mexicanos han condenado estas prácticas, argumentan que el dinero del narco corrompe y está manchado de sangre, y que se trata de casos aislados.


Obligados a vigilar

"Si alguien tiene constancia de que ese dinero viene del narcotráfico hay que denunciarlo", le dice tajante a BBC Mundo Oscar Arias Bravo, sacerdote de Cáritas México.

El Papa llegará a León, donde el arzobispo pidió a los narcotraficantes que aprovechen este evento para arrepentirse por sus crímenes y dejar de matar.

Y es que el líder de los católicos se encontrará en su primer viaje a México con un país golpeado por la violencia, con cerca de 50.000 muertos tras una llamada Guerra al narcotráfico que también ha tocado a su Iglesia.

En algunos casos, como el de las narcolimosnas, porque la institución ha convivido con este fenómeno durante años, sobre todo en la zona norte del país.

"Sí hay muchas diócesis, por ejemplo en Sinaloa, donde está la tentación de ser cómplices, por la misma intensidad de la amenaza (del crimen organizado). Ese es un reto grande en la Iglesia", asegura Angela Casas Méndez.

Esta monja trabaja ahora con religiosos colombianos que vivieron los peores años de la violencia en aquel país.
Aunque asegura que no se puede responsabilizar a los párrocos de todas las limosnas con rastro de violencia.

"Si bien un sacerdote está obligado a vigilar que esas limosnas son buenas, también es muy complicado investigar el origen de esos fondos. Si el párroco quisiera hacer un juicio a una familia de narcotraficantes por una limosna estaríamos haciendo el papel del gobierno", apunta.

"Los sacerdotes en México hemos celebrado miles de misas y funerales por las víctimas, hemos ido a los hospitales", dice este cura, defendiendo la labor de su iglesia ante la mayor crisis de inseguridad de las últimas décadas.

Amenazados

La de Pachuca, Hidalgo, y más narcocapillas en pie en otras partes del país también forman parte del México que Benedicto XVI visitará este viernes.

La Iglesia Católica busca aprender de esa experiencia para responder a las necesidades de las víctimas, ayudar a reconstruir el tejido social mexicano… y protegerse de los ataques.

Casas asegura que a los religiosos también les ha tocado arriesgar su vida por realizar su labor pastoral en zonas de conflicto.

"En Nuevo Laredo, a un sacerdote le balearon el templo, en Acapulco la situación es muy fuerte y la Iglesia está intentando organizarse. Todos se están viendo afectados de una u otra manera", explica.


Rebaño sin pastor

Pocos lugares conocen mejor la violencia del narcotráfico y su combate como los habitantes de Coahuila, en la frontera con Estados Unidos.

En Saltillo, la capital, se han sucedido en las últimas semanas los enfrentamientos entre bandas rivales, granazados y tiroteos.

El Obispo de esta ciudad, Raúl Vera, se ha convertido en uno de los líderes morales de una comunidad afligida.

Pero es también, dentro de la jerarquía católica, el mayor crítico de la estrategia del presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado.

"Los carteles se están multiplicando, el número de muertos crece, la corrupción está cada día más adentro… Cuando escuchamos hablar al presidente de que su estrategia está teniendo éxito pensamos o bien que lo tienen en una campana de cristal o que sencillamente es un mentiroso. Yo me iría por lo segundo", denuncia.

Raúl Vera representa a una parte de la Iglesia Católica Mexicana que se ha puesto del lado de organizaciones como el Movimiento por la Paz del poeta Javier Sicilia.

Otros sacerdotes también han denunciado el abandono de las víctimas, como Alejandro Solalinde, quien en los últimos años se ha revelado como uno de los principales defensores de los migrantes centroamericanos amenazados por el crimen en el sur del país.

Según Vera, el gobierno no es el único que le ha fallado a viudas y huérfanos. También la Iglesia.

"En este momento deberíamos estar haciendo un trabajo extra por un pueblo sin pastor. Y no lo estamos haciendo", le dice a BBC Mundo.

"La gente tiene una esperanza de que la Iglesia la defienda, que el Santo Padre llame la atención de los políticos, de los obispos, para atender a las víctimas" afirma.

Mensaje papal

La Nunciatura Apostólica confía en que la visita de Benedicto XVI pueda servir para terminar con el derramamiento de sangre.

Mientras, muchos católicos esperan que el Papa traiga un mensaje de paz, como el que parece colgar de las puertas de la narcocapilla en Pachuca.

En este templo financiado por la muerte da la bienvenida un cartel.

Y en él, un mensaje que muchos quisieran para su país: "Sí a la vida".

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/03/120322_mexico_iglesia_narco_visita_papa_aw.shtml