Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

domingo, 26 de febrero de 2012

Hombre dispara a la computadora de su hija por mal comportamiento en casa y facebook.




El hombre que tiroteó el ordenador de su hija adolescente
El vídeo en YouTube del escarmiento de un padre estadounidense harto de que su hija sea tan protestona agita un debate educativo

El perturbador vídeo despierta los sueños más inconfesables acariciados en alguna ocasión por los padres y las madres de un hijo adolescente abusón y quejica. Son esas fantasías retorcidas en las que el progenitor desesperado se ve a sí mismo arrojando al río el iPhone de ese hijo incapaz de afrontar encargos de naturaleza titánica como sacar la basura; o metiendo en la lavadora el jersey blanco preferido de la terca muchacha en un pila de ropa de colores que destiñen, a ver si se entera de que no vive en un hotel.

Un padre estadounidense, Tommy Jordan, enojado y dolido porque su hija quinceañera Hannah había colgado en Facebook una hiriente carta a sus padres, ha grabado un vídeo en el que glosa la misiva y, al acabar, saca una pistola y tirotea el ordenador portátil de la desdichada. Son 8 minutos de argumentos y disparos, interpretados por un tipo de Carolina del Norte de camisa a cuadros y sombrero vaquero –que fuma durante el episodio–, con quien han empatizado miles de familias con teenagers en Estados Unidos, y que ha recibido también acerbas críticas. Lo colgó en YouTube y ha sido visto más de 28 millones de veces en tres semanas. Suele pasar cuando se suelta a gritos la verdad desnuda.

"Mantener una buena comunicación con adolescentes es un reto, sobre todo porque los padres lidian con muchas otras presiones –arguye por correo electrónico desde Florida la psicóloga Suzanne Bennett Johnson, presidenta de la Asociación Estadounidense de Psicólogos (APA)–. Así como muchas personas han expresado disgusto ante este vídeo, otras se han identificado con el comportamiento de este hombre, pues han experimentado frustraciones similares, y han imaginado actuar de modo parecido".

La humillación pública infligida a la díscola Hannah por su padre es notoria. Entre las perlas que la chiquilla había incluido en su Facebook figuran: "No soy vuestra maldita esclava", en alusión a las tareas que le toca hacer (Jordan aclara que se le pide que se haga la cama, y que si ensucia una taza, la meta en el lavavajillas); "deberían pagarme por todo lo que hago" (su padre repone que él, a su edad, estudiaba y trabajaba por horas), y "¿para qué tenemos señora de la limpieza?" (Jordan le espeta que esa empleada trabaja más duro en un día que ella en toda su vida). Y quizá lo más doloroso: "Cuando seáis viejos y necesitéis que alguien os cuide, no estaré ahí". Hannah colgó el texto creyéndolo protegido, pero su padre, que trabaja en el sector informático, logró leerlo.

"Cuando un padre se ve en una situación similar a la de Tommy Jordan es esperable que tenga sentimientos de tristeza y enfado –tercia Maite Garaigordobil, catedrática de Evaluación Psicológica de la Universidad del País Vasco–. Afrontar esta situación no es fácil, pero hacerlo editando el vídeo que ha subido a YouTube, disparar al ordenador de la hija..., es un modo de resolución muy negativo, y desproporcionado a la conducta de la hija, sin duda también negativa. Los progenitores son modelos de conducta".

La de Tommy Jordan no resulta edificante. De hecho, saltó la alarma por la pistola, y los servicios sociales de protección de la infancia se personaron en el domicilio de la familia. Allí vieron que las armas estaban guardadas en lugar seguro –recuérdese que la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense estipula "el derecho de la gente a poseer y portar armas"; ese es el marco legal–, pero le sugirieron el uso de otros métodos educativos.

¿Cuáles? Los expertos concuerdan en que asumir pequeñas responsabilidades de forma progresiva desde edades tempranas ayuda a que esa actitud de cooperación continúe en la adolescencia. Las metas deben ser "alcanzables y acordes a su edad y a su responsabilidad", recalca Garaigordobil, quien recuerda que "permitir que los adolescentes no hagan nada, que vivan sin ninguna responsabilidad, sin límites, darles todo sin que ellos aporten nada... fomentará el desarrollo de personalidades egocéntricas, que no toleran las mínimas frustraciones de la vida, impulsivas, infelices, violentas... y eso creará problemas de adaptación personal y social".

Problema: en la sociedad occidental actual los adolescentes van a clase y hacen deporte, pero el paro y las circunstancias los apartan de aquellos trabajillos de antaño (hacer canguros, dar repaso a niños...) que les permitían ganar algún dinero para caprichos. Resultado: muchos tienen la convicción de que sus padres deben sufragarles todos los artilugios electrónicos del mercado, algo que años atrás no existía.

"El cerebro de un adolescente no está tan desarrollado como el de un adulto –prosigue Bennett Johnson–. Los adolescentes están experimentando cambios cognitivos que les permiten pensar de modo más abstracto, pero, hasta que sus cerebros no están maduros, no siempre son buenos en la toma de decisiones o en la comprensión completa del impacto de su comportamiento". Toca a sus mayores ayudarles a entenderlo. Tommy Jordan perdió la paciencia y lo expuso de modo asertivo con aires de Far West. Él mismo lo ha contado luego en su Facebook: el vídeo son ocho minutos de su "peor día como padre" y siente salir fumando (quiere dejarlo y está en ello), pero no lamenta haber proclamado, alto y claro, su visión de las cosas.


http://www.lavanguardia.com/sucesos/20120226/54260246944/hombre-tiroteo-ordenador-hija-adolescente.html

1 comentario:

Rashida Jenny Torres dijo...

Sinceramente, yo creo que muchos padres de hoy, hemos dejado que nuestros hijos nos manipulen en muchos aspectos y son ellos los que ahora ¨mandan¨ en casa. Yo no sé si yo hubiera hecho esto (no tengo armas en casa) sin embargo, es obvio que si un hijo está obteniendo TODO de sus padres (computador e internet) con un mínimo esfuerzo y aún así se queja de ello y no quiere ayudar en labores mínimas de la casa siendo que hasta tienen servidora doméstica, le quedan dos caminos: o colabora con lo poco que le piden en casa o se va. Muchos de los adolescentes y niños de hoy son aprendices de tiranos y somos nosotros como padres quienes debemos de cortar por lo sano con esas malas actitudes.

Es una gran lección, tanto para nosotros como padres como para hijos abusivos.