Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

martes, 17 de enero de 2012

Los Compañeros más Distinguidos del Mensajero de Allah II.

La islamización de Abu Bakr y algunos hadices del Mensajero de Allah (paz sea con él) que ilustran la grandeza del segundo hombre de la comunidad musulmana
Autor: Mohamed Bellahcen



En Ayasofia (Istanbul), señalando al nombre de Abu Bakr Assidiq (que Allah se complazca con él) (foto: Naíma Lemkaddem)

Abu Bakr Assidiq (que Allah se complazca con él) (I)

1) Si así lo dijo, él siempre dice la verdad

Queridos hermanos, me complace comenzar a hablar en el sermón de hoy sobre la persona más relevante después de los profetas y Mensajeros de Allah, hablamos de Abu Bakr Assidiq (que Allah esté complacido con él), el mejor Compañero del Mensajero de Allah (que Allah le conceda paz y bendiciones). En efecto, nadie recibió el honor de ser llamado Compañero del profeta Muhammad (que Allah le conceda paz y bendiciones) en el Noble Corán excepto él: Si vosotros no le ayudáis al Mensajero de Allah ya le ayudó Allah cuando le habían echado los que no creían y había otro con él Abu Bakr. Y estando ambos en la cueva, le dijo a su Compañero: No te entristezcas porque en verdad Allah está con nosotros (…) (9:40).

En la época pre-islámica había personas que adoraban a los ídolos, otras adoraban a los planetas e incluso había quienes adoraban a los genios pero a lo largo de los años y muy de vez en cuando surgía de entre estas personas quienes hacían lucir la religión del padre del monoteísmo Ibrahim (que Allah le conceda paz y bendiciones). ‘Amir Ibn Addhirb, por dar un ejemplo, solía decir: “Nunca he visto a algo que se crea a sí mismo ni he visto a algo existente sin ser fabricado…ni a quien viene sin que se marche…y si fuera la enfermedad la que mataba a la gente, sería la medicina la que los resucitaba”. El gran poeta de la época anterior a la profecía de Muhammad (paz sea con él) Zouhair Ibn Abi Salma cogía las hojas de los arbolitos que se han vuelto verdes después de estar secas y decía: “Si no fuera por temor a que me insultasen los árabes habría dicho que quien os volvió a dar la vida después de muertas es capaz de dar la vida a los huesos después de que estén carcomidos”. Había éstos y otros que llegaron a estas verdades gracias a su mente e intelecto. De hecho, uno de los significados de la palabra “mensajero” en la siguiente aleya: (…) Y no castigaremos sin antes haber enviado un mensajero (17:15) es “la mente” como dicen algunos exégetas.

El dr. Ahmed Ratib An-nabulsi dice: “Quien goza de una mente preeminente puede llegar a la verdad, y el ser humano quien no llegó a conocer el Islam ni lo que se le impone mediante dicha religión puede estar exento de los detalles de la legislación, pero que tu mente te guíe al hecho de que este universo tiene un Dios Todopoderoso y que todas estas criaturas son Suyas y no le complace que les hagas daño, esto es la esencia de la religión…pues con la mente y el instinto puede uno llegar a las generalidades de la religión y conociendo la legislación has de llevar a la práctica los detalles de esta religión (cinco oraciones, limosna obligatoria, ayuno, etc.)”

En todo caso, en un contexto de creencias politeístas, de confusión de pensamientos y de ignorancia en todos los aspectos de la vida (la fornicación, la usura, el fuerte oprimía al débil…) había ,un poco antes de la profecía de Muhammad (que Allah le conceda paz y bendiciones), muy pocas personas que seguían lo que había quedado de la religión y la fe de Ibrahim (paz sea con él) tales como Qis Ibn Sa’ida, Zaid Ibn ‘Amru Ibn Nufail y Waraqa Ibn Nawfal entre otros y todos ellos albriciaban con el hecho de que se había acercado el momento de la venida del profeta de los últimos tiempos. A éstos se sentó mucho Abu Bakr y a sus sinceras palabras prestó atención. Abu Bakr nunca adoró a un ídolo ni tomó bebidas alcohólicas sino que cuando pasaba por la gente que se postraba ante los ídolos se apenaba mucho y se preguntaba ¿Cómo puede ser esto verdad?

Abu Bakr (que Allah se complazca con él) veía en Muhammad Ibn ‘Abd Allah (paz sea con él) el ejemplo que hay que seguir ya que este último era conocido por su buen linaje y excelentes modales; y pasaba su tiempo lejos de las bobadas de su gente y sus prácticas de adoración. Abu Bakr se esforzaba para tener a Muhammad (paz sea con él) como amigo y pasaba la mayor parte de su tiempo con él y por eso Um Salama (que Allah se complazca con ella) dijo: "Abu Bakr era el amigo más íntimo de Muhammad y su mejor acompañante".

Un día después de que el Mensajero de Allah (paz sea con él) recibió el mensaje de Allah, Abu Bakr creyó en el mismo, y estando los dos juntos el profeta (paz sea con él) se puso a recordar los tiempos de juventud y dijo: “No puedo olvidarme de Qis Ibn Sa’ida montado sobre su camello en el mercado de ‘Ukadh y decía palabras que no creo recordar”. Dijo Abu Bakr yo he memorizado sus palabras oh mensajero de Allah y estaba presente ese día en el mercado de ‘Ukadh y encima de su camello comenzó su discurso: “Oh gente escuchad y prestad atención y si prestáis atención beneficiad de lo que os digo, quien vive muere y quien muere desaparece en el olvido… y todo lo que ha de venir vendrá. En el cielo hay una noticia y en la tierra lecciones, un lecho puesto, un techo erguido, unos astros que andan y unos mares que no se pierden bajo la tierra, una noche oscura, un día claro y un cielo de constelaciones” Jura Qis: “Allah tiene una religión mejor que la que seguís… ¿Porqué veo a la gente que se va y no vuelve? ¿Se complacieron acaso con su estancia y se quedaron o fueron dejados y durmieron?” Luego Abu Bakr recitó unos versos de Qis que hablan del destino de toda persona que es la muerte y que todo el mundo ha de morir y rendir cuentas.

De este modo Abu Bakr aprendía de esta gente y memorizaba sus palabras y no hay duda de que estas personas no sólo han influenciado a Abu Bakr sino que han jugado un papel primordial en la formación de su singular personalidad que mereció obtener el título de assidiqiya (la veracidad de una persona) que es un grado muy elevado que viene después de la profecía.

Abu Bakr se encontraba de viaje a “Sham” (Siria, Líbano, Jordania y Palestina) y cuando volvió a Meca estando con algunos compañeros fue recibido por parte de algunos quraishíes con la nueva noticia:

- ¿No sabéis…? Quraish no durmió la noche desde que os fuisteis. Abu Yahl se acercó más y dijo: ¿Te han hablado de tu amigo oh ‘Atiq (su nombre en la época pre-islámica)?

- Abu Bakr dijo: ¿Te refieres a Muhammad, el confiable?

- Dijo Abu Yahl: Sí, me refiero al huérfano de Bani Hashim?

- ¿Escuchaste oh ‘Amru Ibn Hisham lo que él dijo?

- Sí, lo escuché yo y lo escuchó todo el mundo.

- ¿Y qué es lo que dice?

- Dice: En el cielo hay un Dios que le envió para que Le adoremos a Él y abandonemos lo que adoraban nuestros antepasados.

- ¿Dijo si Allah le reveló? ¿No dijo acaso cómo le habló su Señor?

- Dijo que le vino Ŷibril a la cueva de Hiraa’.

- Entonces Abu Bakr dijo: Si así lo dijo, él ha dicho la verdad.

La confianza que tenía Abu Bakr (que Allah se complazca con él) en el Mensajero de Allah (que Allah le conceda paz y bendiciones) estaba por encima de la duda y de la sospecha puesto que este último había vivido cuarenta años entre su gente y nunca había dicho una sola mentira ni había traicionado a un solo ser. Como consecuencia, esta persona merecía que se le creyese si dijera y es por eso que Abu Bakr recibió el apodo de Assidiq. Allah (Exaltado sea) dice: Aquel que viene con la verdad y la confirma, ésos son los temerosos (de Allah) (39:33) y algunos comentaristas dicen que quien viene con la verdad es el profeta Muhammad (que Allah le conceda paz y bendiciones) y quien la confirma es Abu Bakr Assidiq en primer lugar y los demás Compañeros y creyentes y sólo Allah sabe más.

En todo caso después de este incidente, Abu Bakr fue primero a su casa para ver a su familia e inmediatamente después se dirigió a la casa del profeta (paz sea con él) donde tuvo lugar el siguiente diálogo:

- Abu Bakr: ¿Es cierto lo que me ha informado la gente?

- Muhammad (paz sea con él): ¿Qué te han informado?

- Abu Bakr: Allah te ha enviado a nosotros para que Le adoremos y no Le asociemos nada

- Muhammad (paz sea con él) ¿Cuál fue tu respuesta hacia ellos oh ‘Atiq?

- Abu Bakr: Les dije: Si así lo ha dicho, él dice la verdad.

Cuentan los biógrafos que los ojos del profeta (que Allah le conceda paz y bendiciones) se llenaros de lágrimas de alegría y agradecimiento y abrazó a su amigo besándole en la frente y luego comenzó a contarle cómo había recibido la revelación en la cueva de Hiraa’. Abu Bakr Assidiq agarró las dos manos del profeta (paz sea con él) y le dijo:

Atestiguo que tú dices la verdad y que eres leal y atestiguo que no hay más dios excepto Allah y atestiguo que tú eres el Mensajero de Allah, y por eso el profeta (paz sea con él) dijo: “Siempre que he presentado el Islam a alguien mostró signos de duda y que necesitaba pensárselo excepto Abu Bakr quien no dudó sino que lo aceptó inmediatamente y sin vacilar”

De facto, cada vez que venía el Mensajero de Allah (paz sea con él) con un signo de su Señor, Abu Bakr pronunciaba su célebre frase: “Si así lo dijo, él ha dicho la verdad”. Pues cuando se le informó del incidente del Viaje Nocturno y la Ascensión a los cielos pronunció su frase y agregó: “¿Sólo eso? Yo le creo en lo que es aún más inverosímil. Le creo en lo que le llega de cielo por la mañana y por la tarde".

Cuando Abu Bakr aceptó la nueva fe, comenzó a divulgarla ente sus amigos y su gente más allegada y en su siguiente visita al Mensajero de Allah, trajo con él cinco de los hombres más honrados de Quraish, cinco de los Compañeros más destacados: ‘Uzman Ibn ‘Afan, Azzoubair Ibn Al’awam, ‘Abd Arrahman Ibn ‘Auf, Sa’d Ibn Abi Waqas y Talha Ibn ‘Ubaid Allah y todos ellos, por cierto, son de los diez albriciados con el Paraíso. A parte de esto, mucha gente se islamizó gracias al empeño, la dedicación y el entusiasmo de Abu Bakr con el que comenzó a transmitir el mensaje de Allah. Lo cual es una prueba de la importancia de llamar a la gente a la creencia en Allah y Su Mensajero. Pues no es suficiente que uno profese y siga las enseñanzas de esta religión sino que es un deber extender este bien entre la gente siguiendo el consejo del profeta (paz sea con él) quien dice: “Divulgad algo de mi mensaje aunque sea una aleya. Informad a otros de las historias de los israelitas sin temor y quien mienta intencionalmente sobre mí que se prepare a ocupar su lugar en el Fuego” Transmitido por Bujari. En la primera frase de este hadiz hay tres cosas importantes como señalan los eruditos del Islam: “Transmitid o divulgad” es una encomienda, “de mí” es un honor y “aunque sea una aleya” es una facilidad. De modo que pedimos a Allah que no nos prive de llamar a la gente a esta religión ¿Y qué mejor palabra que la de aquel que llama (a los demás) a Allah, obra con rectitud y dice: Yo soy de los musulmanes?(41:33).

Abu Bakr (que Allah se complazca con él) llegó a un grado al que nadie llegó de entre los distinguidos Compañeros del Mensajero de Allah, tal y como dice el Dr. Ahmed Ratib Annabulsi, y a ese grado se le llama assidiqiya, es decir el grado de las y los veraces. Dicho grado es el primer grado que viene justo después de las profecías.

Maryam (que Allah le conceda paz y bendiciones), por ejemplo, también era sidiqa, la mujer veraz (…) Y la que (María) creyó en la verdad de las palabras de su Señor y en Su Libro y fue de las obedientes (66:12) y Abu Bakr es Siddiq (el veraz). Pues el mismo llegó a estar tan cerca del Mensajero de Allah hasta el punto de que se creía todo lo que el profeta (paz sea con él) veía y hablaba pronunciado su famosa frase: “Si así lo dijo, él ha dicho la verdad”.

2) La grandeza de Abu Bakr (que Allah se complazca con él):

Concluyo este sermón con algunos hadices del Mensajero de Allah (paz sea con él) acerca de la grandeza de Abu Bakr Assidiq (que Allah se complazca con él). El profeta (paz sea con él) dice: “No hay entre nosotros una mano benevolente sin que le hayamos retribuido su esfuerzo, excepto Abu Bakr, pues a él Allah le retribuirá el día del juicio” y dice también en otro hadiz transmitido por Attirmidhi: “La primera persona de mi comunidad en ingresar al Paraíso es Abu Bakr”. En otra ocasión dice: “No hay bienes que me han servido tanto como los bienes de Abu Bakr”.

Abu Bakr era el precursor de entre los Compañeros en prácticamente todo, pues era el primero en establecer las oraciones, ayunar el ayuno voluntario, dar la limosna y demás. En cierta ocasión ‘Umar Ibn Aljattab se dijo a sí mismo: “Hoy le voy a superar y voy hacer algo que él no pueda hacer”. Pues reunió todo su dinero y lo dividió en dos partes creyendo que semejante acción nadie la puede hacer a parte de él. Cogió una mitad y se la dio al Mensajero de Allah (paz sea con él) quien le dijo: ¿Qué es lo que has dejado a tu familia? Respondió ‘Umar: la mitad. Entonces le dijo el profeta: ¡Qué Allah te recompense por lo que has dado y te bendiga lo que has dejado! En este momento entra Abu Bakr con todo su dinero y le se lo pone delante del profeta quien le dice: ¿Qué has dejado a tu familia? Dijo: Allah y Su Mensajero. Entonces ‘Umar dijo no voy a competir con él a partir de hoy.

Una vez el Mensajero de Allah (paz sea con él) preguntó: “¿Quién de vosotros está ayunando hoy?”. Abu Bakr respondió: ‘Yo’. Preguntó: “¿Quién de vosotros ha seguido un funeral hoy?”. Abu Bakr contestó: ‘Yo’. Inquirió: “¿Quién de vosotros ha dado de comer a un pobre hoy?”. Abu Bakr dijo: ‘Yo’. Volvió a preguntar: “¿Quién de vosotros ha visitado a un enfermo hoy?”. Abu Bakr respondió: ‘Yo’. Entonces el Mensajero de Allah (que Allah le conceda paz y bendiciones) afirmó: “El que reúne estas cualidades debe entrar en el Paraíso” Transmitido por Muslim. En un hadiz transmitido por Bujari dijo el Mensajero de Allah (que Allah le conceda paz y bendiciones): “El Paraíso tiene ocho puerta, pues los orantes serán llamado de la puerta de la oración (…) Abu Bakr, el ambicioso y entusiasta preguntó: Oh Mensajero de Allah, ¿habrá alguien que será llamado de las ocho puertas? Dijo el Mensajero de Allah (que Allah le conceda paz y bendiciones): “Sí y espero que seas de ellos”. Ibn Hayar Al’asqalani en su libro: Fath Albari fi Sharh Sahih Albujari dice comentando este hadiz: “La esperanza del Mensajero de Allah (que Allah le conceda paz y bendiciones) no es un solo deseo sino que es una realidad”.

Seguiremos el próximo viernes hablando de Abu Bakr (que Allah esté complacido con él) y el último de mis palabras alabado sea Allah y la paz y las bendiciones de Allah sobre Su Mensajero, su familia, sus Compañeros y todos los que siguen su guía hasta el Último Día.
Sermón pronunciado en la mezquita “Los Bienhechores” de Puerto Rico (Gran Canaria) el día 30 de septiembre 2011.
http://www.webislam.com/articulos/67161-los_companeros_mas_distinguidos_del_mensajero_de_allah_ii.html