Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

miércoles, 5 de octubre de 2011

¿Monoteísmo o Monobloque?

Photobucket

Sabora Uribe

A través de un perfil ambiguo colocado por mí para saber qué se cuece en la realidad, he descubierto cómo las "supuestas" redes musulmanas en Internet son de usos variados.

Autor: Jesús Azcona

Parece estar muy de moda en las redes sociales eso de ampararse en un nombre ilusorio para desacreditar, insultar, calificar de “desobediente” y “maldecir a las mujeres que se depilan las cejas”, etc.

A través de un perfil ambiguo colocado por mí para saber qué se cuece en la realidad, he descubierto cómo las “supuestas” redes musulmanas en Internet son de usos variados. Hasta que dicho perfil fue denunciado por alguien, resultó para mí una experiencia muy enriquecedora: como sociólogo y como musulmán libre, europeo, que vive en una sociedad en la que uno puede expresar deseos y opiniones sin ser maldecido, ni llamado “mal musulmán” por no compartir el animismo paralelo al Islam dado en el Magreb; por escribir sobre la homosexualidad, como fue el caso de otro compañero; o por decir que “Muhammad pensó en suicidarse” en el caso de otro. Todo por la cerrazón y empecinamiento de ciertos musulmanes y musulmanas, que pretenden imponer un modelo “evangélico” al Islam.

No pertenezco a este Islam. Es algo que he constatado al ver lo ofendidas que se han sentido ciertas señoras cuando les he explicado mi opinión sobre cómo se realizó la sucesión de Muhammad, lo que motivó que me respondieran en un lenguaje “arrabalero”, más propio del tango que del Islam.

Existen algunos conversos europeos, españoles también, con ciertas enfermedades mentales como la homofóbia, el pensamiento catastrofista, totalmente distorsionado, de que “estamos destruyendo el Islam”. Y siento que ha llegado la hora.

La hora de deciros que, más que un monoteísmo, la tendencia que percibo es la de formar un monobloque, en el que eres “admitido o “no-admitido” por tu forma de pensar y de actuar.

A través de asociaciones de musulmanes españoles me han llegado citas de hombres para tener sexo virtual, pensando que fuese mujer; me han dicho: “pero si ni siquiera sabes lo que eres” en referencia a mi sexualidad ficticia; y he observado como el Feminismo Islámico en España, tan abierto y efervescente antes, es ahora un modelo a seguir, cuando no a ser convertido en “charleta de señoras”, con exclusión de los hombres y su punto de vista.

Jamás me sentiré musulmán para rodearme de gente de tan bajo calado, y que han llegado a decirme que “hago brujería”- me resulta carcajeante esto último-, por hablar de Djins, seres “hechos de fuego”, nombrados y perfectamente explicados en el Corán.

Es triste que el trabajo laborioso de estudiosos del Islam, sea tachado de “herejía”, despachado con un “queréis construir un Islam a vuestro modo” y demás insultos y calumnias; por parte de gente que ansía tener la libertad de expresar sus verdaderos sentimientos y que, sin embargo, se limita a seguir el dictado del Imam de turno, o a ver tutoriales en Internet sobre cómo colocarse el velito de forma adecuada.

Es triste, también, que se pretenda convertir éste medio, antes referente del Feminismo a través de mujeres como Sabora Uribe, en una especie de ¡Hola! Islámico de papel-cuché a base de reportajes a todo color, con fotos en todas las posturas, de simple promoción personal y que, al final, sólo contienen palabras vacías de contenido, y que carecen del trabajo científico, serio y totalmente racional que se hace desde esta revista digital.

Percibo una tendencia al Monobloque, que hará que Occidente sin identidad, se vea “atacado” por una horda de totalitarios, que se rasgan las vestiduras ante el mínimo atisbo de libertad y verdadera igualdad, ideal del Profeta Muhammad, y autentica línea que ha demarcado los límites de ésta publicación.

http://www.webislam.com/?idt=20652