Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.




*****


99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

lunes, 22 de noviembre de 2010

Vivir sin saber qué te pasa – Crónicas del Síndrome de Asperger, por Marcos Derman.

Photobucket

Nota: es posible que a mis amigos y conocidos les choque un poco el tono aparentemente autocompasivo en que escribí este artículo. El motivo es que lo escribí para publicarlo en foros sobre este síndrome y evidenciar de forma didáctica los problemas que experimenta la persona que lo padece, y tengo la esperanza de que sirva para alertar sobre este trastorno. A quien le moleste el tono y no pueda reconocer la objetividad con que expuse mi experiencia subjetiva, por favor absténgase de hacer comentarios ridículos. Gracias.


Esta es la historia de un pibe medio raro, llamado Marquitos.

A los 4 años, Marquitos es un chico más o menos normal, quizás un poco más tímido de lo normal, o un poco más curioso. Nadie diría que tiene ningún problema de salud, excepto que se pesca toda enfermedad infantil que anda vagando por ahí, que no es muy sociable, y que parece ser más despierto de lo normal. No tiene amigos en el barrio, y en el jardín de infantes se convierte en el objeto de bromas y abusos por parte de sus compañeros. Uno en particular, un chico bastante más grande, le pega cada vez que lo ve y sale corriendo. Jamás ha hablado con él, y no entiende por qué de esta reacción cada vez que lo ve en el patio de recreos.

En una oportunidad, llega al jardín la inspectora general. Mientas visitaba el aula, regaña a Marquitos por correr en el salón. Pero Marquitos no la conoce y no sabe quién es, y le responde con educación y sin malicia, frente a la maestra, algo que para él es sumamente lógico y “un trato justo”:

- Yo no te jodo a vos, así que vos no me jodas a mí.

La maestra y la inspectora quedan atónicas, pero Marquitos no percibe haber dicho nada malo.

En su casa, Marquitos desarrolla una fascinación por los insectos, y pasa sus mejores horas revisando cada rincón de un pasillo lleno de macetas en busca de bichos bolitas, arañas y langostas. Su fascinación es tal que no puede suspenderla para ir a almorzar. En una ocasión, su papá lo llama a comer, y se sienta a comer apurado y con una mano en los bolsillos del pantalón. Su papá le pregunta:

- ¿Qué tenés en el bolsillo?

- Nada – Responde él.

- Entonces sacate la mano y ponela arriba de la mesa, si no tenés nada.

- Bueno, es que tengo algo guardado.

- ¿Qué tenés guardado? – Le pregunta de vuelta, frente a su mamá, que está disfrutando una milanesa con papas y batatas al horno.

- Bueno… tengo unos bichos bolita (cochinillas de humedad). Acto seguido, saca la mano y la abre sobre la mesa, y salen una decena de bichos bolita caminando por la mesa.

A los 6 años Marquitos se entera de que su papá y su mamá en realidad no son su papá y su mamá, sino sus tíos maternos. Sus padres acaban de salir de la cárcel, donde estuvieron 5 años sin poder verlo, presos como perseguidos políticos. Se lo llevan a vivir con ellos y lo “conocen” por segunda vez; la última vez que lo vieron tenía poco más de un año.

Ahora Marquitos ya es bastante grande, ha aprendido a leer, y le encantan las enciclopedias con dibujos y fotos de animales. Como sus padres salen de la cárcel sin un centavo y no hay plata para juguetes, la mamá de Marquitos, que es maestra de primaria, se roba unas bolitas de plastilina de la escuela y se las trae para que juegue. Marquitos también tiene comportamientos atípicos, a veces incomprensibles y exasperantes. Suele sentarse en posiciones raras, y se sienta a comer con las rodillas contra el pecho. Puesto que no se sienta a la mesa de otra forma que esa, sus padres lo reprimen severamente y se lo prohíben. Además, parece buscar siempre alguna forma creativa y diferente para hacer todo. De noche, cuando se acuesta a dormir, duerme en posiciones extrañas e incómodas. Duerme boca abajo con los brazos plegados bajo el pecho, apoyando el peso de su cuerpo sobre sus manos, y se despierta a menudo con las manos blancas y adoloridas por la falta de circulación.

Cuando visita a parientes o médicos, Marquitos mira brevemente a la cara para saludar y sólo cuando le hablan o se lo piden. Se aburre con facilidad, y su mirada vaga por la habitación, escudriñando y curioseando cada detalle. Se levanta a menudo de su asiento y observa los objetos y prestando mucha atención a su geometría y pensando en cómo han sido fabricados. Se para e inclina la cabeza frente a la vista de todos, para ver un mismo objeto desde varios ángulos, comparando mentalmente una imagen plana de las líneas en perspectiva, con la imagen tridimensional y la sensación de volumen, y se siente maravillado de ver cuántas formas y “dibujos” diferentes forman en su mente los diferentes enfoques de un mismo objetos. En los pasillos largos, apoya la cabeza contra las paredes y le fascina seguir con la mirada metro a metro el largo de la pared, observando su rectitud y la forma en que se enfoca su vista. Le fascinan en especial, los helechos, a los cuales a veces arranca para jugar.

Piensa lógicamente y racionalmente, pero en exceso, y a veces saca conclusiones disparatadas, racionalizando todo según una lógica aparentemente caprichosa e idiosincrática. Y resuelve los problemas “a su manera”. En una oportunidad, ya en 3 grado de la primaria, un chico que él apenas conoce les dice a los demás que lo está buscando para pegarle. Marquitos piensa en las palabras y las actitudes del chico, y en la actitud que los demás esperan que asuma. Sabe que todos esperan que haga valer su orgullo. Pero no está interesado en el pleito, está como siempre, solo en el recreo, ocupado en buscar arañas y ponerlas en frasquitos. Se le ocurre una idea: a corta edad ya ha observado el comportamiento de los insectos, y sabe que si no se los aprieta con la mano, es improbable que piquen. Piensa, y resuelve el problema a su manera. Cuando el chico cruza a puerta del patio techado, se le acerca tranquilamente y le pregunta:

- “¿Sos macho?’.

El muchachito saca pecho y le responde: “Sí”.

Marquitos le toma la mano izquierda y le dice:

- Tomá, peleate con esto – Y le pone una araña en la mano, a lo que el pibe se sacude asustado y sale corriendo.

A los 8 años, Marquitos se ha ganado la admiración y la simpatía de sus tíos paternos y de los amigos de sus padres. Conoce de memoria todas las partes de la célula y los huesos del cuerpo y del cráneo, y ha memorizado los nombres de al menos una veintena de dinosaurios, a los que modela en plastilina. Esto hace que los adultos le presten más atención y se sientan incentivados a enseñarle, lo cual le encanta, y disfruta mucho escuchando y conversando con adultos.

Pronto Marquitos comienza a participar de un taller llamado el Taller de la Amistad, donde los familiares de presos políticos organizan actividades para los chicos, en especial los que han quedado huérfanos. Los talleristas organizan todos los años un campamento y los llevan a la playa, al campo o a la montaña. Allí, Marquitos descubre la sensación de integrarse a un grupo de amigos y ser uno más del montón.

Sin embargo, no abandona su hábito de escaparse solo a buscar bichos e insectos, a veces en lugares y situaciones peligrosas. Desarrolla un gusto por las alturas: se acerca demasiado a los precipicios y trepa árboles altos, preocupando siempre a los mayores. Además, no le gustan los deportes. Diferencia tempranamente entre compartir y competir, inclinándose por lo primero, y rechaza participar en competencias, a las cuales detesta. No le gusta ganar, y tampoco perder. No le gusta humillar, ni tampoco ser humillado.

Pero pronto, se hace notorio en él otra cualidad: en los grupos de amigos, no sabe cómo abordar a la gente, y depende de que le presten atención y lo vengan a buscar. No tiene casi ninguna interacción con el sexo opuesto, y cuando interactúa en juegos con otros chicos, principalmente a través de conversaciones, dice cosas inapropiadas y no se da cuenta. Parece no tener “tacto” para hablar; no capta los sobreentendidos y no se da cuenta cuándo alguien se siente ofendido por lo que dice hasta que lo regañan. Además, interpreta todo literalmente, lo cual lo hace el blanco de toda clase de bromas por parte de sus compañeros, que lo consideran un “rarito”, un inadaptado. Tiene todas las cualidades de un nerd, de un “perdedor”, y sus amigos y compinches se cuentan con los dedos.

En su casa, los comportamientos “raros” se repiten: trepar a los techos y sacudir los cables telefónicos, inventar juguetes con los tarros de la alacena, guardar arañas y bichos en los vasos y tazas, y ha descubierto una nueva pasión: desarmar sus juguetes y todo lo que tenga mecanismos para ver cómo funcionan.

Además, ha desarrollado una extraordinaria habilidad para modelar en plastilina, haciendo excelentes figuras de dinosaurios en miniatura en las que se pueden apreciar con detalle los músculos y los huesos según el correcto esquema de su esqueleto, arrugas de la piel y hasta expresiones faciales. A sus tíos y a su mamá les encantan estas cosas que hace, y lo colman de elogios. Sin embargo, las habilidades sociales de Marquitos son tan pobres y escasas que no puede llamar la atención de otra forma que de esa. En una ocasión, hace con plastilina de colores toda una orquesta de animales tocando instrumentos musicales: un zorro tocando el piano, un cuervo tocando la flauta y un mono tocando un tambor. Su mamá queda fascinada, y lo coloca con orgullo sobre el televisor. Pero modelar con plastilina es uno de sus pasatiempos favoritos, y ha gastado toda la que tenía en esa orquesta. Le pide a su mamá que le compre más. Su mamá, acostumbrada a que él le pida más juguetes de los que puede comprar, como todos los chicos, le dice que no. Luego de unos días, Marquitos desarma meticulosamente la orquesta, pegando juntas todas las piezas de plastilina de un mismo color para volver a formar bolitas de colores uniformes. Su mamá reacciona triste e indignada, y le pregunta “¿¡Por qué hiciste eso!?”. Marquitos se queda perplejo: no entiende por qué su madre se sorprende, ni el significado que esa orquesta de animales tenía para ella.

La mayoría de las veces, sus padres no le tienen mucha paciencia; lo regañan con severidad, y desarrollan la costumbre de burlarse de él. Su madre, que es maestra especial y dirige una institución para el cuidado de autistas y discapacitados mentales, donde se pasea con aire maternal y piadoso, suele repetir frente a las visitas en su propia casa: “Marcos tiene pasión por hacerse el rarito”, a lo que alguna señora asidua repetirá “Sí, yo siempre que vengo hay problemas con él por lo mismo”. Todos lo consideran al mismo tiempo, muy inteligente y muy estúpido. Su papá suele hablar de ciencias con él e incentivarlo a la lectura. A los 11 años, le compra y le lee un libro que él vio en una propaganda televisiva y que él le pidió: La Explosión de la Relatividad, del físico norteamericano Martin Gardner, libro que Marquitos releerá y se llevará a los campamentos. Pero su papá también se burla de él, y se acostumbra a llamarlo “inútil” o “tarambana”. Le encarga tareas difíciles en las que sabe que va a fracasar, y lo mira fijamente. Y cuando fracasa, en ocasiones lo golpea, o le explica con todo cinismo y fingida paciencia:

- Vos sos un tarugo cuadrado, queriendo entrar en un agujero redondo.

Sus maestras de colegio no opinan diferente. Su maestra de tercer grado se sacó la foto de fin de curso con los ojos entrecerrados y mirándolo con evidente malestar y desprecio. Su maestra de cuarto vio en él “un chico especial”, y lo trataba con cierta preferencia… pero él arruinó esa relación repitiendo frente a la clase un chiste que escuchó sobre judíos que molestó muchísimo a la maestra, ante lo cual Marquitos confesó que no sabía qué eran los judíos. Su maestra de quinto, Beatriz di Luca, lo considera insoportable y lo apoda frente a la clase “el chico problema”. “A ver qué quiere ahora el “chico problema”… ¿qué le pasa?”, “¿Dónde está el “chico problema”? “A ver usted, el “chico problema”, pase al frente y explique los verbos”. Su rendimiento en los estudios es desparejo: comprende y domina todos los temas mejor que el resto de los alumnos, y presta mucha atención en clase, pero no cumple las tareas y no hace los cuadernos. Por eso, es siempre el único alumno que prefiere el examen oral al escrito: no le interesa copiarse, y le resulta engorroso escribir sobre un tema que puede exponer casi con el dominio y los detalles de un profesor, aunque a veces les pasa las respuestas a sus amigos. Progresivamente, desarrolla también problemas para concentrarse en clase y prestar atención, y se distrae con mucha facilidad. Su maestra de carpintería, le dice a la mamá de Marquitos que “es un discapacitado social”.

En los años subsiguientes, Marquitos aprende a disimular su condición de “raro”, controlando excesivamente su conducta, estándose quieto y hablando muy poco, tratando de evitar cualquiera de sus comportamientos “raros” que puedan llamar la atención. Progresivamente, se relaciona cada vez menos con chicos de su edad y sólo disfruta conversando con gente grande de tópicos serios, como la política o problemas de la vida. De la escuela primaria lo han expulsado en quinto grado; harto del acoso de los chicos más mimados por la señorita Beatriz, intentó disuadir a uno de ellos amenazándolo con una tijerita china en la mano. El chico no vio la tijera porque era muy pequeña, y ante el desafío, comenzaron lo empujones y el compañerito terminó con un hombro pinchado por la tijera. La directora del colegio afirmó a todos que “casi le perfora un pulmón”. Marquitos escribe espontáneamente una carta de disculpas a la familia del chico y la tira por debajo de la puerta. En ella, da una breve clase de anatomía humana y explica que lo que dijo la directora es una burrada, y que en la zona del hombro donde pinchó a Máximo está un hueso ancho y triangular como una paleta, llamado “omóplato”. Casualmente, la directora estaba en la casa de la familia en el momento en que la carta pasa por debajo de la puerta. En los años subsiguientes, Máximo pasa por la vereda con temor cuando está Marquitos, pero extrañamente, a pesar de estar acostumbrado a que abusen de él, le peguen o lo humillen, Marquitos no siente ningún interés por sacar ventaja de la situación ni copiar comportamientos ajenos. Sólo le interesan los bichos y la lectura.

A los 15 años Marquitos encuentra en la secundaria, una escuela agraria, a los que serían sus últimos amigos de su edad. Son dos gemelos a los que les gustan las ciencias. Allí, es el primero en hacerse querer y admirar por sus profesores, con los que hace amistad y conversa de temas específicos demostrando un nivel cultural muy alto y un vocabulario rico, aunque excesivamente formal y discursivo, algo monologante. Algunos profesores incluso, lo dejan salir durante una clase en curso porque otro profesor lo llama en el campo, para que venga a capturar alguna araña o una víbora. Allí, Marquitos descubre su pasión por la simetría y las formas geométricas en la piel de los reptiles, a los cuales dibuja hasta en los más mínimos detalles. Se hace conocido por agarrar serpientes con la mano y enseñarlas en los recreos a los curiosos, que también quieren verlas de cerca, tocarlas y hasta ponérselas en el cuello. Marquitos explica, como un profesor, qué especie es la serpiente y qué tipo de dentición tiene, que come, y otros detalles técnicos, capturando el interés de todos los presentes. Hace algunas campañas en el colegio para que los chicos no maten las serpientes con las azadas y guadañas cuando las encuentran en el campo, y participa en algunos emprendimientos ecológicos, como limpiar una laguna que se estaba usando como basural, y organizar un viaje para limpiar pingüinos empetrolados en el sur, con los gemelos y su amiga Paula.

Pero sus estudios no van bien. Si bien domina y comprende todas las materias, le cuesta mucho hacer deberes de la escuela en la casa y completar carpetas. Se lleva una materia y repite por primera vez el segundo año de la secundaria. En los años siguientes, lo repetirá un total de cuatro veces. Al mismo tiempo, comienza a estudiar herpetología, araneismo y toxicología, y todo lo relacionado con los animales venenosos, que le fascinan. Visita a menudo el Laboratorio y Museo de Animales Venenosos de la Facultad de Medicina de la Plata, donde trabaja el maestro en la materia Carlos Grisolía. Allí se siente como en su casa, aprende muchísimo y le regalan libros. Pero su incapacidad para percibir el estado de ánimo ajeno se hace cada vez más notoria. Sólo es conciente de lo que le dicen clara y directamente, no entiende las insinuaciones. Como nadie le advierte que no debe tocar los terrarios con las peligrosas Latrodectus (viudas negras), lo hace con sumo cuidado y responsabilidad, según él. Motivo por el cual, lo echan.

A los 17 años, Marquitos es casi un ente, un extraterrestre, y ha perdido casi completamente la capacidad de relacionarse con gente de su edad. La única novia que ha tenido ha sido la hija de una pareja amiga de sus padres, a los 11 años, que no ha vuelto a ver en años. Jamás ha ido a un baile y no se siente a gusto con chicos de su edad. Pasa sus horas encerrado en su cuarto leyendo o mirando con un microscopio, o vagando solo por las vías de tren y los terrenos baldíos en busca de lagartijas y serpientes. Los problemas con sus padres se han agravado, en especial con su madre. Su vocabulario es demasiado complicado, basado en la literatura que lee y con palabras difíciles, y carece de toda espontaneidad para intervenir en una conversación o reunión normal con otros alumnos del colegio. Es sumamente tranquilo e ingenuo, no pelea y no responde a las provocaciones, prefiriendo defenderse con la palabra. No roba y no engaña a nadie, aunque dice la verdad sin el menor tacto o sentido de la ubicación, incomodando u ofendiendo a la gente sin darse cuenta, la mayoría de las veces. Es, en una palabra, un tipo a todas luces inofensivo, casi insignificante, incapaz de manipular en su favor cualquier situación de convivencia. Y sin embargo, a excepción del colegio secundario, Marquitos ha sido echado de la mayoría de los círculos sociales a los que ha concurrido, siempre por “desubicado”. Incluso, del taller de Musideas, donde estudiaba música y flauta dulce, por decir un chiste grosero cuyo significado atribuido por el profesor y los alumnos Marquitos sólo lograría comprender años más tarde, recordando lo sucedido.

Su aislamiento e introspección lo llevan a pensar que no le interesa vivir en sociedad, y que su destino será vivir solo en la selva, rodeado de los animales, las plantas y la naturaleza, que es lo que le interesa. Cada vez que su madre le grita se escapa de la casa y se va a las vías del tren. Aprende todo sobre supervivencia y aprende a cazar con honda, y pasa horas caminando en sigilo, escuchando los cantos de los pájaros y respirando un aire puro, deleitándose con cada detalle y animal que logra ver. Allí se siente libre, y al estar solo y no sentirse observado, deja de controlar su conducta. Observa el comportamiento de los animales y los imita: sabiendo que las palomas no tienen visión binocular, se tapa un ojo y “cogotea”, moviendo enérgicamente el cuello de atrás hacia delante con la mirada fija en un objeto; está intentando comprender por qué las palomas hacen esto para enfocar la vista. No comprende, “¿en qué las ayuda? Más bien parece más difícil enfocar un objeto moviendo el cuello de esa manera…”. Así, pasa las mejores horas de su adolescencia.

El contraste entre su trato con la gente y el bienestar y tranquilidad que siente en la soledad de la naturaleza lo han llevado a mostrar algunas tendencias autodestructivas: en un viaje al Chaco con un amigo de la familia, durante una discusión en que se siente acosado, toma un cuchillo, se corta el brazo izquierdo y se escapa en una ciudad que no conoce. El amigo de la familia, atónito, lo alcanza por las calles y lo lleva a un hospital, donde Marquitos, para no comprometer a su tutor, dice que se cortó con una botella de Coca Cola rota.

En ese año, se produce una amarga y compleja pelea entre sus padres, que se habían separado hacía 8 años. Tratando de recuperar el afecto de su padre y hastiado de los acosos de su madre, que lo fuerzan a irse por la mañana temprano y volver sólo por la noche, se hace eco de los argumentos de su padre. Como resultado, su mamá lo echa de la casa.

A partir de entonces, Marquitos ya es casi más o menos Marcos. Ya tiene una barba tupida, pero lo seguirán llamando por muchos años simplemente “Marquitos”, el inmaduro, el inadaptado. El que nunca trabajó, el que no le interesa el fútbol, ni la cerveza, ni aprender a manejar, porque detesta los automóviles.

Se va a vivir a la casa de un amigo, donde vive aproximadamente un año, antes de que lo echen también. Luego vive unos meses con su padre, quien jamás ha dejado de tratarlo con soberbia y desdén, llamándolo con toda clase de apodos humillantes.

A los 18 años, Marquitos anuncia que se va de viaje, porque ya es mayor de edad. Su madre ni se inmuta. Su papá, si bien nunca se responsabiliza por él, lo amenaza con ir a buscarlo con la policía. Su destino, sin que nadie lo sepa, es Bariloche. ¿Por qué Bariloche? Cuando niño, Marquitos hizo un viaje a Bariloche con sus padres y sus hermanos, y jamás pudo olvidar los lagos, las formaciones rocosas, y muy especialmente las lagartijas de colores que allí vio, de las cuales no pudo atrapar ninguna. Esas lagartijas de colores, escurriéndose entre piedras lajas, poblaron sus sueños desde que se volvió. Como no le interesa ninguna otra cosa, va allí a verlas.

A partir de entonces, Marquitos vivirá de la mendicidad viajando por las provincias argentinas durante 5 años, movilizándose a dedo (autostop) y pidiendo amablemente la comida a la gente humilde de los barrios y las fincas. Su tranquilidad, su extrema paciencia, su cultura y su amabilidad llaman la atención de esa gente, que se da cuenta de que él no es un indigente común y corriente. No se lamenta de su condición, por el contrario: se siente feliz y satisfecho, lo cual desconcierta a la gente. Este intercambio de cordialidad y amabilidad con gente humilde y desconocida, hace que por primera vez comience a comprender cómo desenvolverse entre la gente. Adquiere confianza, y encuentra en las lejanas rutas, conversando con camioneros y profesionales rurales que lo llevan en auto, la educación social que no recibió en su casa ni en su colegio. Incluso vivirá temporalmente con algunas familias, que lo invitarán a su casa y lo integrarán casi como a uno de su familia. Aprende poco a poco, a sus casi 20 años, a darse cuenta qué esperan los demás de él sin que se lo tengan que decir explícitamente: lava los platos y hace otras tareas del hogar, repara todo lo que se rompe, como picaportes, relojes despertadores y juguetes, y deleita a todos con sus historias y conocimientos. Y aprende a irse a tiempo, para no agotar a la gente y que no se aburran de él.

Volverá ocasionalmente a su casa, al menos una vez al año, donde se queda un tiempo e intenta nuevamente retomar el colegio secundario. Pero las habilidades sociales que ha adquirido conviviendo con la gente humilde de las provincias no le sirven en la ciudad, donde percibe a la gente llena de malicia, pujando por competir agresivamente unos con otros y sacarse ventaja a cualquier precio. Marquitos sigue mostrándose incapaz de engañar o disimular, ni siquiera en broma. Cada vez que se confía en él para hacer una broma o se busca su complicidad, se niega y responde con acartonadas y aburridas explicaciones moralistas. Y puesto que no soporta ser humillado ni que lo humillen, no se adapta a ningún trabajo como empleado asalariado, donde lo acaban echando a los pocos días. Pronto deja nuevamente la ciudad y el colegio y realiza otro viaje, donde progresivamente trabajará, con escaso rendimiento económico, como artesano golondrina. Posteriormente, desarrollará una gran habilidad para escribir y expresarse de manera escrita, escogiendo con sumo cuidado sus palabras para tratar de transmitir lo que quiere comunicar.

Lo que ni Marquitos ni su familia saben en este punto, y no lo sabrán por muchos años más, es que todos los comportamientos que forman parte de su extraña personalidad no son fruto de su capricho o excentricidad, sino el resultado de una disfunción en su desarrollo neuronal cuya identificación es bastante reciente: el Síndrome de Asperger.

El Síndrome de Asperger es un padecimiento escasamente conocido por los profesionales, y menos aún por la población en general. Fue identificado por primera vez por el pediatra austriaco Hans Asperger, bajo el nombre de “psicopatía autista”. Su obra fue tardíamente traducida y estudiada, y en el año 1981 fue descripto en detalle por Lorna Wings en un periódico médico, denominándolo Síndrome de Asperger. Recién en 1990 fue reconocido por la comunidad médica internacional, y en 1994, el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales incluyó a este Síndrome en su edición anual.

Este Síndrome forma parte de los trastornos generalizados del desarrollo, y se lo considera un padecimiento del espectro autista o “autismo de alto rendimiento”, aunque hay diversas controversias acerca de esto, ya que guarda algunas diferencias radicales con el autismo. Es provocado por una disfunción en las “neuronas espejo”, un conjunto de neuronas que tienen un papel importante en el desarrollo de la empatía emocional y las habilidades sociales del individuo. Estas neuronas permiten a una persona imaginar o prever las emociones y reacciones ajenas, haciendo que la persona se ponga, de forma subconsciente, en el lugar de la otra persona y se identifique con ella. Esto no implica que no sean sensibles ni puedan comprender la situación subjetiva de la otra persona, o que no se sensibilicen al dolor ajeno o las manifestaciones de alegría o nerviosismo, puesto que sus capacidades cognitivas no están afectadas. Pero su percepción no es mecánica-emocional, sino racionalizada, y requiere de un proceso de introspección que no es automático, como en el resto de las personas.

Aparentemente este trastorno es de origen genético y hereditario, uno de los dos padres lo transmite al hijo, y es mucho más común en las sociedades actuales de lo que se piensa. Muchas personas padecen el Síndrome de Asperger sin saberlo, jamás han sido diagnosticadas o han sido erróneamente diagnosticadas con formas de autismo de alto rendimiento o déficit atencional. El síndrome afecta principalmente a los varones, en relación de 4 a 1 con las mujeres.

Este Síndrome causa una incapacidad para percibir y manejar los sobreentendidos y otros significados implícitos de la interacción social, como el lenguaje gestual y corporal; sin embargo, no sólo no produce retraso en la capacidad cognitiva del individuo, sino que con frecuencia los aspergianos muestran un nivel intelectual por encima del promedio y una capacidad especial para la lógica, la memorización y el pensamiento abstracto.

También forman parte de este síntoma la aparición en el individuo de intereses restringidos, a los que se dedican con intensidad casi obsesiva, memorizando o coleccionando todo lo que esté relacionado con ello, y en ocasiones mostrándose incapaces de hablar de otra cosa, sin poder avalorar si la otra persona está realmente interesada en escucharlo. Provoca una deficiencia en la percepción general en beneficio de los detalles, volviendo al individuo detallista y perfeccionista pero a menudo distraído u olvidadizo. El desarrollo del discurso suele presentarte de forma excesivamente formal, frecuentemente pedante o demasiado técnico y culto, y con una escasa sensibilidad a la interacción, escasa gesticulación, mirada inexpresiva y en ocasiones tono de voz monótono.

Los aspergianos experimentan desorientación frente a diversos procesos y situaciones de la socialización y la convivencia, interpretando literalmente el significado de las palabras y no comprendiendo el significado de las bromas o sobreentendidos, lo cual los convierte frecuentemente en el objeto de burlas y bromas por parte de su prójimo. Otras formas de desorientación es su incapacidad para percibir los sutiles estados de ánimo de su interlocutor y darse cuenta cómo están reaccionando a lo que el aspergiano dice, por lo que con frecuencia levantan la voz sin darse cuenta, o hablan demasiado bajo, o incomodan u ofenden sin darse cuenta. También experimentan cierta torpeza física y motora, en especial al momento de manejar el contacto físico. A menudo quienes padecen este síndrome chocan con otras personas o se mueven desincronizadamente cuando tienen que abrazar a alguien, o saludarlo con un beso, o darse la mano.

Su condición mental combina una notoria ingenuidad para comprender las intenciones ajenas y la manipulación psicológica, con una notoria capacidad para la comprensión de fenómenos impersonales y sistemas de conocimiento lógico, por lo cual a menudo destacan en ciencias o matemáticas. Básicamente, el aspergiano comprende la lógica lineal o matemática, pero tiene severas dificultades para comprender la lógica no lineal o conductual, en la cual 2 + 2 no siempre es 4.

Otros síntomas del Síndrome de Asperger son un apego inflexible a ciertas rutinas o formas de comportamiento, posiciones corporales extravagantes al sentarse o dormir, hipersensibilidad a los ruidos o las luces fuertes, y mirada esquiva o huidiza. A menudo los aspergianos viven con la sensación de no pertenecer al mundo en que viven, de vivir una realidad aparte o de ser extraterrestres, por lo que también se le ha llamado a este síndrome “el síndrome del planeta equivocado”.

El Síndrome de Asperger puede presentarse en distintos grados de severidad, y pueden aparecer todos o sólo algunos de los síntomas, variando de persona a persona en intensidad y forma de manifestarse. En ocasiones, la gente que padece Síndrome de Asperger es considerada gente normal, aunque un poco rara o excéntrica. El Síndrome de Asperger no tiene cura, y si los aspergianos son contenidos por su familia y la sociedad, pueden desempeñarse exitosamente en el plano profesional y académico, y aceptablemente en el plano social y familiar.

Actualmente existen en la cultura popular dos conocidas series de televisión cuyos protagonistas padecen el Síndrome de Asperger: el detective Eduard Monk, en la serie Monk; y Sheldon Cooper, en la serie The Big Bang Theory. Generalmente, los aspergianos suelen ser identificados con el mote de “nerds”, por su capacidad intelectual y su discapacidad social. Algunos personajes famosos con el Síndrome de Asperger fueron Albert Einstein, Isaac Newton, y actualmente Bill Gates.

En el caso de adultos aún no diagnosticados, es frecuente que sea la pareja, en especial las mujer, quien se de cuenta que está conviviendo con un hombre que padece Síndrome de Asperger. Dice el profesor Maxine Aston en el Counselling and Psychotherapy Journal de junio de 2003:

“La pareja se sentó frente al consejero. John le dirigió a éste una mirada que parecía de bienvenida, pero en seguida sus ojos se quedaron fijos en una pequeña mesa que había en la esquina de la sala. Carol se disculpó por haber llegado tarde. El consejero se presentó y les dio la bienvenida, explicándoles en qué consistía la entrevista. John no miró al consejero o a su mujer durante todo este tiempo, estuvo echando una mirada a la sala, entreteniéndose unos segundos en inspeccionar cada objeto, hasta que su mirada volvió a fijarse en la mesa. El consejero se sintió incómodo porque le parecía que no estaba prestando atención a lo que decía.

Mientras tanto Carol permanecía sentada mirando atenta y perpleja. Antes de que el consejero pudiera acabar de invitarles a exponer las razones por las que estaban allí, Carol explicó por qué habían acudido. Creo que él tiene Síndrome de Asperger, dijo mirando a su marido. La mirada no fue recíproca. Leí un artículo del periódico y ahora he leído un libro sobre ello. Eres la primera persona con la que hablo. Necesitamos ayuda. No puedo más. Estaba a punto de abandonarle, pero entonces leí este artículo… Acabo de darme cuenta de que tiene Asperger.

La escena arriba expuesta, aunque de ficción, es muy típica (…) Debe decirse que el SA es, sobre todo, un trastorno en las relaciones y puesto que los problemas en la relación son uno de las principales razones por las que muchas parejas visitan a un consejero, es bastante probable que uno se encuentre con una de ellas en algún momento (…)

Es imposible familiarizarse con el SA a través de un libro de texto, la experiencia de primera mano vale su peso en oro (…) Cuando una persona se ha autodiagnosticado o su pareja está bastante segura de que es SA, es improbable que estén equivocados”.

Hasta aquí, esta ha sido una autobiografía impersonal, y una descripción de síndrome en cuestión. Para quienes no padecen este síndrome o tengan la perspicacia de un adulto, no hace falta aclarar que Marquitos se convirtió en un adulto, descubrió que tenía el Síndrome de Asperger y escribió este artículo.

Ahora, me gustaría reflexionar sobre mi descubrimiento, para sacudirme esta perplejidad que todavía tengo. Al menos un amigo a quien le comuniqué que tenía este síndrome, pareció interpretar que yo era demasiado inteligente y capaz para padecer un trastorno neuronal o una discapacidad mental, y afirmó: “yo veo que tú manejas muy bien el lenguaje irónico; eso no califica como Síndrome de Asperger”.

Existen una serie de malentendidos acerca de este punto. En la descripción de Wikipedia tomada de la página www.asperger.es, se lee: "quienes padecen este síndrome no pueden leer entre líneas, ni percibir las implicaciones de lo que se dice, pues interpretan todo literalmente". Esto no es exacto. El aspergiano puede desarrollar una habilidad especial para comprender todas las implicaciones lógicas de una afirmación, inclusive, de comparar lo omitido con lo expresado en un discurso. Mis padres por ejemplo, eran militantes de izquierda muy politizados, y en casa había un lenguaje y un debate político muy denso. Cuando un político hacía declaraciones sobre un hecho cuyo trasfondo conocíamos de antemano, en casa solíamos “leer entre líneas”: fijarse en qué contexto hace esas declaraciones; qué cosas no dijo y por qué no las dijo acerca del asunto; y a qué intereses sirve con lo que dijo el político. Comprender eso, requiere un nivel altamente refinado del lenguaje implícito, y suele denunciarse ironizando. Pero claro: una cosa es interpretar las implicancias y omisiones en el lenguaje político, y otra muy distinta en el lenguaje emocional y convivencial. En mi caso, cuando en un grupo de dos o tres alguien hacía alusión a mí, yo jamás me daba cuenta hasta que me avisaban.

El nivel de omisión o lenguaje tácito que el aspergiano no detecta es el emocional-convivencial, no el estrictamente lógico-lingüístico. Yo logré comprenderlo en estos términos: el aspergiano no tiene dificultad para comprender lógicas humanas lineales, pero sí las tiene para comprender las lógicas no lineales. Incluso cuando el aspergiano comprende las emociones, las comprende "intelectualmente", no empática ni empíricamente. Por eso, hay una controversia acerca de si realmente el Síndrome de Asperger pertenece al espectro autista, porque una de las cualidades del autismo es que no hay desarrollo del lenguaje hablado, cuando el aspergiano sí desarrolla el lenguaje hablado, a veces en un alto grado. Por el contrario, el autista no presenta deficiencias neuronales cognoscitivas en su capacidad de comprensión de lo que lo rodea, cuando el aspergiano sí. Son dos diferencias radicales que hablan del Síndrome de Asperger como un trastorno separado y diferenciable del espectro autista, de distinta naturaleza, aunque los síntomas en general sean similares.

Por ejemplo, salvo excepciones, se asume unánimemente que Albert Einstein padecía el Síndrome de Asperger, en base a su biografía. Sin embargo, basta analizar estas frases de Einstein para apreciar que manejaba un refinado nivel de la ironía:

"Hay dos cosas infinitas: el universo, y la estupidez humana. Y del universo no estoy tan seguro...".

- "¿Cómo será la tercera guerra mundial, profesor Einstein?", le preguntó un periodista. - "No sé, pero la cuarta, será con palos y piedras".

Se cuenta que Marilyn Monroe le propuso tener un hijo juntos, y Albert Einstein contestó:

"¿Le parece señora, traer al mundo un niño con mi belleza, y con su inteligencia?".

Otro diagnosticado con Asperger es Bill Gates. Basta leer algunas de las cosas que él escribe, para darse cuenta claramente que maneja a la perfección el lenguaje irónico y sabe leer entre líneas, en el plano racional del lenguaje hablado. Y sin embargo, el Síndrome de Asperger implica un grado de discapacidad mental. El problema es lo que culturalmente se entiende como retraso mental, en términos del desempeño individual final, no en términos neurológicos. La imposibilidad de experimentar empatía emocional y ubicarse situacionalmente entre iguales durante la convivencia, es una discapacidad mental en términos neurológicos.

Por ende, es necesario comprender la complejidad del funcionamiento del cerebro y del este Síndrome para avalorar las discapacidades reales que el aspergiano experimenta en su vida diaria. Concluimos que es un error afirmar que el aspergiano no pueda leer entre líneas, que no pueda detectar significados implícitos o elaborar pensamientos abstractos. El asunto es en qué terreno se presentan esos significados implícitos, si en el plano lógico intelectual, o en el plano convivencial.

Para terminar de aclarar este punto, podríamos formular una pregunta hipotética: el aspergiano, ¿puede ser un buen sociólogo, aún padeciendo serias deficiencias para socializar? Por su puesto, puede ser un excelente sociólogo, porque comprender los procesos de socialización humana es algo que puede hacerse en términos de conocimiento intelectual y lógico. Al experimentarlos, es donde se presentan las dificultades para el aspergiano. Es la diferencia que hay entre conocer a la perfección un camino, y la posibilidad de recorrerlo.

Es de señalar entonces que el Síndrome de Asperger constituye una forma de discapacidad mental que aparenta ser exactamente lo opuesto. Esto plantea sin duda un enorme reto para la humanidad y la comprensión de su evolución e inteligencia. Es sabido hace mucho que la supresión de ciertas funciones básicas del cerebro provoca el desarrollo de otras funciones del pensamiento abstracto, lógico, y creativo. Este es precisamente el efecto que tienen muchos alucinógenos sobre el cerebro humano, como la marihuana o el ácido lisérgico, y sus efectos ya han sido estudiados. A la luz de ese fenómeno, no es sorprendente que personas incapaces de desarrollar habilidades sociales y comunicacionales básicas, desarrollen en cambio habilidades intelectuales.

En este punto, uno debería preguntarse, ¿qué pensar de la historia de la humanidad cuando nos damos cuenta que buena parte de los avances de la civilización humana, como la tecnología, las artes, o las ciencias, son el fruto de “discapacidades mentales”? ¿Qué es la “normalidad”? ¿Es realmente normal la normalidad moderna? La civilización que estamos construyendo, ¿realmente provoca y estimula en los individuos un estado de salud y bienestar? ¿O tenemos una civilización cuyos logros son el fruto de mentes discapacitadas, y cuyas tragedias y vergüenzas son el fruto de gente normal y mediocre?

Después de toda una vida de dolor e incomprensión, me parece increíble que todo eso tenga una explicación. Pienso en todas las cosas que me pasaron, una por una, que encajan exactamente con todo lo que leí en estos días, y no lo puedo creer. Es como haber encontrado mi identidad, como descubrir quién soy. Pienso en todas las personas que debe haber por ahí con este Síndrome y no lo saben; y pienso en el fracaso de la multitud de gente, parientes y amigos, que nunca encontraron otra explicación a mi comportamiento que decir imbecilidades como que soy medio rarito o soy un tarugo redondo queriendo encajar en un agujero cuadrado.

Me he quitado un enorme, enorme peso de encima. De hecho, todavía no he podido evaluar y sopesar todo lo que esto implica. Me doy cuenta por primera vez en la vida de las cosas que supe siempre, que realmente no soy normal, que no tengo las mismas capacidades que la mayoría de mis congéneres. Eso explica esa sensación con la que he vivido siempre de que la vida es algo que yo observo pasar desde lejos, desde muy adentro, como por la punta de un telescopio. Algo que les pasa a otros, que yo puedo ver claramente pero de lo que no puedo participar, mientras miro de afuera y espero no sé qué: no ha sido sólo una sensación ni un mal sueño, nunca lo fue. Todo el tiempo fue verdad, una realidad palpable y evidente. Ahora puedo entender, momento a momento, la causa de la gran mayoría de las experiencias fundacionales de mi personalidad.

Ojalá este artículo sirva a alguien que haya experimentado un problema similar, y sirva a quienes no lo padecen a identificar las conductas como lo que realmente son: una manifestación visible de los procesos neurobiológicos que la persona experimenta. Esto nos llama a juzgar y bromear menos, y a comprender más. Al parecer este Síndrome es bastante común, y hay millones de personas adultas aún no diagnosticadas.

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Asperger

http://espectroautista.info/textos/detecci%C3%B3n/consejero-matrimonial

http://www.asperger.org.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=63

http://www.asperger.org.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=57

Marcos, 34 años.

Importancia de saber ¿qué es el Síndrome de Asperger?

Photobucket

Estuve casada durante 4 años con un hombre que tiene el Síndrome de Asperger, antes de casarnos, desconocíamos que lo padecía, hasta hace unos pocos días en que yo descubrí leyendo algunos artículos al respecto que era éste síndrome el que causó tanta tristeza, dolor y confusión en nuestro matrimonio.

Se lo hice saber, y él que es tan inteligente y capaz,reconoció al instante que el diagnóstico de éste síndrome era la pieza fundamental que le faltaba a su vida para entender el porqué de tantas dificultades físicas, emocionales y socio económicas en su vida.

Hoy, que se ha corrido el manto que cubría su enmarañado, incomprensible y doloroso actuar, les dejo a todos la descripción de lo que es el Síndrome de Asperger, cómo ayudar a los familiares y pacientes y cómo ayudar a diagnosticarlo.

Quiera Dios que sea de gran ayuda para todos ustedes herman@s y amig@s.

Rashida Jenny Torres
Musulmana Costarricense.


EL SÍNDROME DE ASPERGER.

El síndrome o trastorno de Asperger es un trastorno neuromental que forma parte del espectro de trastornos autísticos. Se encuadra dentro de los trastornos generalizados del desarrollo (DSM-IV-Tr). Sus características fueron descritas por Wing y Gold. El término fue utilizado por primera vez por Lorna Wing en 1981 en un periódico médico, bautizándolo en honor a Hans Asperger, un psiquiatra y pediatra austríaco cuyo trabajo no fue reconocido internacionalmente hasta la década de 1990. Fue reconocido por primera vez en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 (DSM-IV).

Características

El síndrome de Asperger es un trastorno severo del desarrollo, que conlleva una alteración neurobiológicamente determinada en el procesamiento de la información. (Conclusiones II Congreso Internacional Sevilla 2009) La persona que lo presenta tiene un aspecto e inteligencia normal o incluso superior a la media, presenta un estilo cognitivo particular y frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas.

Se manifiesta de diferente forma en cada individuo, pero todos tienen en común las dificultades para la interacción social, especialmente con personas de su misma edad, alteraciones de los patrones de comunicación no-verbal, intereses restringidos, inflexibilidad cognitiva y comportamental, dificultades para la abstracción de conceptos, coherencia central débil en beneficio del procesamiento de los detalles, interpretación literal del lenguaje, dificultades en las funciones ejecutivas y de planificación, interpretación nula de los sentimientos y emociones ajenos y propios.

Supone una discapacidad para comprender el mundo de lo social que se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados, proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas en todos los ámbitos. Los déficits sociales están presentes en los aspectos del lenguaje, las dificultades en el ritmo de la conversación y es frecuente la alteración de la prosodia (entonación, volumen, timbre de voz, etc.). Asimismo suelen estarlo los patrones de contacto ocular, gestual, etc. En la mayoría de los casos dificultades en la coordinación motora.

Es un trastorno muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1.000 nacidos vivos) que parece tener mayor incidencia en niños que niñas. Recientemente reconocido por la comunidad científica, como entidad diferenciada del autismo, es todavía poco conocido entre la población general e incluso por muchos profesionales.

Las personas neurotípicas (esto es, sin el síndrome de Asperger) poseen un sofisticado sentido de reconocimiento de los estados emocionales ajenos (empatía). La mayoría de las personas son capaces de asociar información acerca de los estados cognitivos y emocionales de otras personas basándose en pistas otorgadas por el entorno y el lenguaje corporal de la otra persona. Las personas con síndrome de Asperger (SA) no poseen esta habilidad, no son empáticas; se puede decir que tienen una especie de "ceguera emocional". Para las personas más severamente afectadas puede resultar imposible incluso reconocer el significado de una sonrisa o, en el peor de los casos, simplemente no ver en cualquier otro gesto facial, corporal o cualquier otro matiz de comunicación indirecta. Del mismo modo, el control voluntario de la mímica facial puede estar comprometido. Es frecuente que las sonrisas "voluntarias" en las fotografías familiares sean una colección de muecas sin gracia. Por el contrario, las sonrisas espontáneas suelen ser normales. Las personas con SA en general son incapaces de "leer entre líneas", es decir, se les escapan las implicaciones ocultas en lo que una persona le dice de forma directa y verbal.

Es importante notar, sin embargo, que debido a que es un trastorno con severidad variable, algunos pacientes se aproximan a un nivel de normalidad en sus habilidades de comprensión e interpretación de las señales no verbales. Encuentran particularmente abrumador el contacto ocular y por lo tanto con frecuencia lo evitan. Esta falta de contacto ocular puede llevar a mayores dificultades para interpretar emociones ajenas o en la forma como lo interpretan los demás.

Comúnmente se ha considerado que las personas afectadas por síntomas autísticos suelen ser superdotadas y, como sucede en el síndrome de Asperger, lo que ocurre es que el cerebro afectado se concentra intensamente en temas específicos, lo cual puede ser interpretado como una cualidad especial. Esta impresión acerca de la capacidad intelectual ha sido probada en estudios epidemiológicos recientes que demuestran que los individuos con síndrome de Asperger tienen una capacidad intelectual igual o superior a la media.

Un paciente afectado por el síndrome de Asperger puede, por ejemplo, encontrarse obsesionado por la astronomía, por los dinosaurios, otro con la construcción de maquetas, etc. Intereses particularmente comunes entre pacientes son los medios de transporte (por ejemplo los trenes o aviones) y los ordenadores, tal vez debido a los aspectos de la física, lógica y causa-efecto que comparten estos ámbitos, los cuales no requieren de una interacción social (recuérdese que carecen de empatía, se hallan menos dotados en el ámbito social). Por ello Hans Asperger llamó a sus jóvenes pacientes "pequeños profesores", debido a que pacientes de tan solo trece años de edad conocían su área de interés con la profesionalidad de un profesor universitario.

En términos generales son atraídos por cosas ordenadas. Cuando estos intereses coinciden con una tarea útil desde el ámbito material o social, el individuo con Asperger puede lograr una vida ampliamente productiva. En la carrera por dominar su interés, los individuos con Asperger a menudo manifiestan un razonamiento extremadamente refinado, una gran concentración, una actitud perfeccionista y una memoria casi perfecta.

Estas circunstancias conllevan numerosos problemas durante la infancia y la vida adulta. Cuando una maestra pregunta a un niño con Asperger que ha olvidado su trabajo escolar "¿Qué pasa, tu perro se comió tu tarea?", el niño con Asperger permanecerá silencioso tratando de decidir si debe explicar a su maestra que él no tiene perro y que además los perros no comen papel. Esto es, el niño no comprende el sentido figurado de la pregunta o no puede inferir lo que la maestra quiere decir a partir de su tono de voz, postura o expresión facial. Ante tanta perplejidad, el niño podría responder con una frase totalmente sin relación a lo que se está hablando (como por ejemplo, "¿Sabe que mi padre se ha comprado un ordenador nuevo?"). Ante esto, y la falta de detección del SA, desgraciadamente la maestra podría concluir que el niño es arrogante, insubordinado o “raro”.

Del mismo modo, el síndrome de Asperger puede también causar problemas en la interacción social normal con los padres, ya que los niños no responden a los patrones típicos de socialización. Las dificultades para interpretar las sutiles pistas de la comunicación no verbal pueden llevar al paciente a conflictos frecuentes e incluso a ser ignorado en sus necesidades básicas. El niño o adolescente con Asperger con frecuencia se siente confundido porque no es capaz de comprender en qué se equivoca o por qué razón es rechazado por los demás. El resultado suele derivar en problemas de ansiedad, depresión, conductas obsesivas y agravamiento de conductas inapropiadas con el consecuente aislamiento social.

Los afectados en edad pre y adolescente suelen ser víctimas de marginación y acoso escolar por sus compañeros de estudios por lo que esta circunstancia dificulta su integración social futura y su avance en las escuelas.


Rasgos y síntomas

Esta es una lista de síntomas del Síndrome de Asperger. No todas las personas con Asperger tienen todos los síntomas, dada su variabilidad en los niveles de autismo que existen.

La gente con síndrome de Asperger:

* Puede ser sensible al tacto o a los ruidos fuertes.
* Puede ser torpe cuando camina o practica deporte.
* A menudo tiene problemas comprendiendo las emociones de otras personas.
* Puede tener dificultades reconociendo expresiones faciales.
* A menudo no comprenden cuando alguien está bromeando o usa un lenguaje que no es preciso en su ámbito.
* A menudo hablan en voz alta, en voz muy baja o con una voz carente de emociones (una voz monótona).
* A menudo no les gustan los cambios de colegio, trabajo o en su rutina diaria.
* Pueden aprender a hablar muy pronto o muy tarde.
* Pueden aprender a leer muy pronto o muy tarde.
* Tienen problemas socializando.
* No comprenden cómo piensan otras personas.
* Con frecuencia tienen una fuerte atracción hacia intereses concretos como los juegos para ordenador, las estadísticas deportivas, los programas de TV, entre otras cosas.
* Tienen dificultades en entender o no les interesa el juego simbólico.
* Se mueven de forma repetitiva.
* Les puede costar educarse sea en casa o fuera de ésta y pueden ser muy testarudos e insistentes.
* Suelen ser crédulos e ingenuos

[1

Efectos de las dificultades en la comunicación

Cuando la gente habla con otra, usa el lenguaje verbal para comunicarse. También usan el tono de su voz y la comunicación no verbal como la expresión facial, el movimiento de las manos y el lenguaje corporal para dar a entender lo que quieren decir. Así mientras la gente habla, también observa señales en la cara de la otra persona y movimientos de su cuerpo para conocer lo que sienten y si dicen exactamente lo que sus palabras están diciendo. Cuando la gente habla, usan la comunicación no verbal para añadir información a sus palabras. Las personas que tienen problemas para entender la comunicación no verbal se pierden esa información extra.

Las personas con síndrome de Asperger:

* Pueden tener dificultades para entender el sonido de las voces de otras personas.
* Pueden quedarse confundidos si el lenguaje corporal y las palabras de una persona no dicen lo mismo.
* Intentan hacer exactamente lo que las palabras le dicen. Si alguien le dice Coge a tu pareja para el próximo baile, entonces literalmente cogerán a su pareja en vez de entender que la frase significa "pide cortésmente a alguien que baile contigo".
* Pueden no darse cuenta de que otra persona está disgustada o enfadada hasta que otra persona lo muestre claramente.
* Pueden no entender que cuando alguien frunce el ceño significa "¡Estás diciendo o haciendo algo malo y deberías parar ya!".
* Pueden no saber si otra persona bromea. Tienen dificultades para entender la ironía, el sarcasmo o la jerga.
* Pueden no comprender los intereses de otra persona o los motivos por los que hacen lo que hacen.
* Pueden hacer o hablar de lo mismo una y otra vez. Otras personas lo encontrarían engorroso.
* Pueden desconocer, a menos que se les diga, cuando otras personas quieren que paren de hablar de sus intereses.
* Pueden sentirse solitarios y despreciados.

Al síndrome de Asperger a veces se le llama síndrome del "planeta equivocado" porque la gente con el síndrome sienten que son bastante normales pero viven en un mundo lleno de extraterrestres. Para una persona con síndrome de Asperger, tener el síndrome es lo normal, porque lo han tenido toda su vida.

Talentos

Las personas con Síndrome de Asperger a menudo:

* Actúan de una forma que tenga sentido: son tremendamente racionales.
* Tienen la habilidad de actuar (ser actor), dada la capacidad que desarrollan para expresar emociones y sentimientos sin que necesariamente en verdad los sientan.
* Ven y recuerdan detalles de cosas que otras personas no ven: tienen una memoria fotográfica.
* A menudo tienen una memoria extraordinaria (visual, musical, numérica).
* Son muy buenos recordando reglas, leyes, sistemas y hechos importantes. Su talento es útil en muchos trabajos de tipo intelectual (matemáticos, informáticos, físicos, astrónomos, abogados...).
* Son mejores escribiendo que hablando con la gente, porque son cuidadosos eligiendo las palabras que significan exactamente lo que quieren decir, por lo cual se muestran más expresivos en un chat a través de Internet, en un escrito a mano o un foro. Escribir no incluye lenguaje corporal o expresión facial; las personas con Síndrome de Asperger a menudo tienen mucha práctica para comunicarse sin el lenguaje no verbal, por esa razón, aquellos que cultivan la literatura producen trabajos excelentes.
* Algunos son buenos en matemáticas y programando ordenadores, por su buena inteligencia lógica impersonal.
* Algunos son propensos a desarrollar un extraordinario talento musical porque poseen un oído más sensible, aunque es la minoría de las personas con Síndrome de Asperger que desarrolla estas cualidades; también es frecuente que puedan ser virtuosos de algún instrumento musical, dado el tiempo que emplean en mejorar.
* Tienen un interés especial que los convierte en expertos en su terreno.
* Se divierten haciendo lo mismo muchas veces, lo que la mayoría encontraría aburrido. Muchas personas con Síndrome de Asperger son buenos practicando escalas de piano, realizando largas sumas, y buscando entre libros y papeles para encontrar información y errores.

Origen


Desde la primera descripción del síndrome, Hans Asperger notó la semejanza que existía entre los niños afectados y sus padres. Desde entonces se ha reconocido el carácter genético de la condición, aunque se desconocen los mecanismos básicos. Haciendo un análisis de los datos recolectados hasta el momento es muy probable que se trate de una condición poligénica, en la cual la posesión de los alelos menos favorecidos de un conjunto de genes funcionalmente relacionados llevaría a la expresión del síndrome. Los genes probablemente involucrados están asociados con la neurotransmisión monoaminérgica en la región prefrontal y/o las proteínas de "andamiaje sináptico" asociadas a la constitución de circuitos estables durante el proceso del desarrollo neural (como la neurexina). Justamente el carácter poligénico explicaría tanto su variabilidad clínica (lo que se ha dado en llamar el "espectro Asperger") como la co-morbilidad frecuente con el trastorno por déficit atencional, el síndrome de Tourette, el trastorno obsesivo compulsivo y, probablemente, el trastorno bipolar. Existe prueba reciente en relación a la topografía de los circuitos neurales modificados, localizándose en la región medial de la corteza prefrontal (uno de los principales asientos de la "inteligencia socio-emocional").[2] Al mismo tiempo, la cara dorsolateral es normal o inclusive hiperfuncionante. Esto coincide en gran medida con las descripciones de Simon Baron-Cohen sobre el desequilibrio en la "inteligencia del mundo de las personas" y la "inteligencia del mundo de las cosas" que se observa en el síndrome.[3

Impacto social en adultos

Aunque los adultos con Asperger pueden tener problemas similares, no es normal que reciban el tratamiento que se ofrecería a los niños. Las consecuencias finales de esta condición dependen de la intensidad con que se manifiesta y del grado de aislamiento social en que se han desarrollado. Pueden encontrar dificultades buscando empleo o estudiando diplomaturas o licenciaturas debido a su poca habilidad para las entrevistas o su perfil resultante en los tests de personalidad. También pueden ser más vulnerables a la pobreza y a vivir sin techo en comparación a la población en general, debido a sus dificultades en encontrar y mantener el empleo, la falta de estudios, habilidades sociales limitadas, y otros factores. Si realmente consiguen empleo, pueden ser malentendidos, se pueden aprovechar de ellos, cobrar menos que compañeros sin Asperger, y ser el blanco de abusos y discriminación. Su déficit de comunicación puede hacer que la gente en el trabajo tenga dificultades en entender a la persona con Asperger, y pueden tener problemas con jefes y supervisores.

Las personas con Asperger pueden tener dificultades para mantener relaciones de pareja estables o casarse debido a sus limitadas habilidades sociales. De manera similar a los abusos escolares, la persona con Asperger es vulnerable a problemas en el vecindario, como conducta asocial y acoso de terceros hacia su persona. Debido a su aislamiento social, se les puede ver como la oveja negra de la comunidad, y por tanto está en riesgo de sospechas equivocadas y cotilleos de otros.

Por otra parte, los adultos con Asperger con un compromiso socioemocional pequeño se casan, obtienen títulos universitarios y mantienen empleos. Su tendencia a utilizar la lógica a menudo hace que la gente con Asperger consiga un nivel muy alto en su campo de interés (astronomía, matemáticas, física, química...).

En el año 2005, Simon Baron-Cohen puso a punto el Adult Asperger Assessment (AAA),[4] que podríamos traducir por Evaluador de Asperger en Adultos. Se trata de un instrumento para el diagnóstico del síndrome de Asperger que complementa los valores del Cociente de Empatía y del Cociente de Espectro Autista con una lista de 5 requisitos y 18 síntomas que valorar. Si el valor del Cociente de Empatía es bajo, el valor del Cociente de Espectro Autista alto y se cumplen los 5 requisitos y un mínimo de 10 de los síntomas, el sujeto evaluado manifiesta el fenotipo ampliado del autismo,[5] y existe una gran probabilidad de que esté afectado por el síndrome de Asperger.

Controversia

Existen varios aspectos del síndrome de Asperger que son sumamente controvertidos, especialmente en la comunidad de personas diagnosticadas y auto-diagnosticadas Asperger, y en la comunidad de padres de niños diagnosticados como tal. Sin embargo se debe considerar como una patología, dado que es inseparable del sufrimiento y de la dificultad, por conmovedores y atractivos que resulten y es considerada como tal por la Organización Mundial de la Salud.

En opinión de ciertos profesionales de la Psicología, algunos niños diagnosticados a temprana edad tienden a ser sobreprotegidos por sus padres y terminan maximizando los síntomas. Las personas con SA diagnosticadas en adultez o incluso adolescencia han formado su propia personalidad independiente, no involucrada a tratamientos. Estos tratamientos podrían maximizar los síntomas a causa de la aceptación que existe por parte del diagnosticado y de los padres frente al Síndrome. En este sentido, algunos profesionales consideran que podría tener efectos positivos no decirle a la familia que el afectado tiene Asperger.

"No se trata de una enfermedad"


Muchos adultos diagnosticados con síndrome de Asperger sostienen que estos no son de hecho enfermedades, trastornos o síndromes en sí, sino simplemente una forma de ser. Este punto de vista está respaldado por el hecho de que las personas con Asperger tienen una expectativa de vida igual al de las personas neurotípicas, porque estas condiciones proveen al individuo con ventajas y desventajas, y también porque los psicólogos han tenido serias dificultades en descifrar las causas, modelos y tratamientos para estas supuestas enfermedades. Sin embargo estos datos también se dan en otras muchas enfermedades que no se cuestionan como tales. Los que proponen estas ideas demandan tolerancia para lo que llaman su neurodiversidad.

Los padres de niños diagnosticados con síndrome de Asperger muchas veces no apoyan estas ideas. La crítica principal es que los proponentes de las mismas son obviamente personas de muy alto funcionamiento que pueden articular sus ideas claramente por escrito, lo cual no es el caso de sus hijos.

El síndrome de Asperger, en cualquier caso es un trastorno severo del desarrollo, que conlleva una alteración neurobiológicamente determinada en el procesamiento de la información.

El síndrome de Asperger se manifiesta de diferente forma en cada individuo pero todos tienen en común las dificultades para la interacción social, especialmente con personas de su misma edad, alteraciones de los patrones de comunicación no-verbal, intereses restringidos , inflexibilidad cognitiva y comportamental, dificultades para la abstracción de conceptos, coherencia central débil en beneficio del procesamiento de los detalles, interpretación literal del lenguaje, dificultades en las funciones ejecutivas y de planificación, la interpretación de los sentimientos y emociones ajenos y propios.

Supone una discapacidad para entender el mundo de lo social, que se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas en todos los ámbitos. Los déficit sociales están presentes en los aspectos del lenguaje, las dificultades en el ritmo de la conversación y es frecuente la alteración de la prosodia (entonación, volumen, timbre de voz, etc) Asimismo suelen estarlo los patrones de contacto ocular, gestual, etc. En la mayoría de los casos dificultades en la coordinación motora

Personas famosas diagnosticadas con el síndrome

Se consideran, sin fundamento sólido, a Albert Einstein, Isaac Newton[6] y Nikola Tesla, como casos de síndrome de Asperger. En cada caso se dan razonamientos controvertidos basados en las biografías de estas personas. En el caso de Einstein, por ejemplo, se dice que no habló hasta los 3 ó 4 años, y no lo hizo fluidamente hasta los 9. Fue un niño con berrinches violentos, que repetía cada oración que decía e incluso sus padres le consideraban retrasado. En el caso de Newton, se sabe que sufría de epilepsia y tartamudeaba. En el caso de Nikola Tesla, se decía que padecía una obsesión-compulsiva debido a que siempre estaba encerrado en su laboratorio sin parar de trabajar en días. La crítica principal a estos diagnósticos es que están basados sólo en sus biografías.

También hay otras personas notables que se sabe que han sido diagnosticadas de Asperger. Tal es el caso del premio Nobel Vernon Smith y el actor-comediante Dan Aykroyd. El creador de la franquicia Pokémon, Satoshi Tajiri sufre de dicho síndrome y el fallecido creador de Pink Floyd, Syd Barrett, fue diagnosticado de este síndrome[cita requerida]. También en el ámbito musical, el líder, vocalista y guitarrista de la banda de garage rock australiana The Vines, Craig Nicholls, es afectado por este síndrome, así como el famoso pianista Glenn Gould[cita requerida], al que se le diagnosticó poco más de veinte años después de su muerte mediante exámenes científicos[cita requerida]. Pip Brown, más conocida por su nombre artístico Ladyhawke, líder y vocalista del proyecto musical de nombre homónimo, también nació con el síndrome. En el ámbito deportivo, Rafer Alston, jugador de la NBA y una de las más grandes leyendas del baloncesto callejero, conocido como "Skip To My Lou". También fue diagnosticado de este síndrome el surfista estadounidense, Clay Marzo.

Bram Cohen, creador del programa informático Bittorrent también padece síndrome de Asperger (autodiagnosticado).

Así mismo podemos hablar de Gary Numan, a quien le fue diagnosticado por su propia mujer, que es médico profesional.

Igualmente se ha confirmado que el multimillonario y creador de Windows, Bill Gates, tiene este síndrome[cita requerida].

Durante una entrevista en 2007, Helena Bonham Carter, afirmó que su compañero Tim Burton muestra signos del síndrome de Asperger lo cual, dijo, explicaría su imaginación y obsesión por el elegante y a la vez terrorífico mundo de pesadilla que describe en algunas de sus obras.

También el cineasta Steven Spielberg ha sido diagnosticado con Asperger, el que incluso ha escrito sobre su síndrome.
Propuesta del DSM-V para eliminar el síndrome de Asperger como categoría diagnóstica

El 10 de febrero de 2010 ha sido dado a conocer el borrador del manual diagnóstico DSM-V, en el que se propone eliminar, junto a las otras subdivisiones de los trastornos generalizados del desarrollo, el síndrome de Asperger como categoría diagnóstica independiente. Esto obedece al nuevo enfoque diagnóstico dimensional, en lugar de categórico, con el que se pretende superar diversas limitaciones el sistema actual (una de bien conocida se ejemplifica en la imposibilidad de diagnosticar simultáneamente síndrome de Asperger y TDAH).

El síndrome de Asperger en la cultura popular

En la literatura

* El protagonista del exitoso libro El curioso incidente del perro a medianoche (2003) del autor inglés Mark Haddon padece el síndrome de Asperger. Aunque en el libro no explique qué tipo de trastorno neurológico sufre Christopher, las descripciones de la particular manera que tiene de relacionarse con el mundo, así como las dificultades para comprender las expresiones físicas y faciales de las personas, son las propias de dicho trastorno.
* En la trilogía Millennium (2005-2007), del fallecido escritor Stieg Larsson, aparecen los personajes principales Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander, esta última con el síndrome[cita requerida]. En el primer libro de la trilogía, Blomkvist se percata de la condición de Salander comprendiendo su impactante talento para ver estructuras y entender razonamientos abstractos allí donde los demás sólo ven el caos más absoluto.Sin embargo, en la segunda entrega dos médicos debaten acerca de si Salander padece o no el síndrome. Al ser tratada por médicos, en el libro Stieg narra como la toman por retrasada y el Estado la nombra incapacitada para cuidar de sí misma.[7]
* En el libro Las hijas del frío (2005) de Camilla Lackberg, aparece Morgan, que padece síndrome de Asperger y por eso le cuesta socializar y se dedica a trabajar en la programación.

En el cine

* La película Mejor... imposible (As good as it gets) (1997) presenta al personaje principal, Melvin (Jack Nicholson), como obsesivo compulsivo y maniático, necesitado del orden más estricto en su vida y odioso para los demás porque es incapaz de entender los sentimientos ajenos. Un día su rutina se rompe y, desquiciado, intenta entender a la mujer que considera culpable de esta ruptura. Ella lo escuchará y cambiará su vida... Se trata de lo que se puede llegar a convertir un Síndrome de Asperger sin diagnosticar ni tratar adecuadamente: algo incomprensible, incómodo y odioso para las personas que no padecen este síndrome.
* En la película Crazy in Love (Locos de amor, 2005), cuyo título original es Mozart and the Whale, nos muestra la historia de amor de Donald (Josh Hartnett) e Isabel (Radha Mitchell). Ambos padecen síndrome de Asperger.
* En la película belga Ben X (2007), al personaje principal (Ben) le diagnostican síndrome de Asperger y sus familiares intentan ayudarlo en contra del bulling del cual es víctima.
* En la película Mary and Max (2009), el personaje Max tiene el síndrome de Asperger y el mismo es explicado a tal punto que Max tiene un libro de ayuda con dibujos de caras y emociones que usa para ayudarse a reconocer emociones en otras personas.
* En la película Adam (2009), el protagonista (Adam) sufre Síndrome de Asperger, su padre muere y queda solo hasta que comienza una relación con su vecina Beth. A partir de ahí se irá comprendiendo y conociendo cómo afecta este síndrome a la persona.(Director; Max Mayer, año 2009)
* La película hindú Mi nombre es Khan (2010) narra la vida de Rizwan Khan, un niño musulmán que sufre el síndrome de Asperger. Rizwan, ya adulto, se enamora de una hindú madre soltera, Mandira, que vive en San Francisco. Después de los atentados del 11-S, Rizwan es detenido como sospechoso de terrorismo por la autoridades por la conducta sospechosa que tiene a razón de su discapacidad. Después de su arresto, él se reúne con un terapeuta que le ayuda a superar los traumas vividos. Rizwan entonces comienza un viaje para encontrar y reunirse con el presidente Barack Obama, con el fin de limpiar su apellido musulmán.

En la televisión


Series de televisión

* En la serie estadounidense The Big Bang Theory uno de los protagonistas, Sheldon Cooper, es un notorio caso de padecimiento de este síndrome[cita requerida], siendo prácticamente incapaz de relacionarse con personas ajenas a su círculo de intereses, lo que conduce a todo un conjunto de situaciones hilarantes en la serie, aunque los guionistas argumentan que "simplemente es así" y no quieren que se relacione al personaje con dicho síndrome.
* En la serie Bones la doctora Temperance Brennan (Emily Deschanel) también padece este síndrome[cita requerida], en la mayoría de las ocasiones no entiende cuando sus compañeros de trabajo hacen bromas, entendibles para la mayoría y le quita lo gracioso al dar una explicación científica de cualquier comentario superficial. Su joven ayudante, el doctor Zack Addy, también es un caso típico.
* En la serie The IT Crowd, Moss (uno de los protagonistas) presenta síndrome de Asperger, y es incapaz de realizar tareas tan sencillas como llamar por teléfono a los bomberos.
* En la serie CSI: Las Vegas, Gil Grissom también tiene el síndrome de Asperger[cita requerida], que se refleja en su gusto por la entomología y las ciencias naturales, además de su dificultad para entender algunas alusiones a películas, programas de TV y frases de la cultura popular por parte de su equipo.
* En la serie Boston Legal Jerry Espenson también padece de Asperger el personaje.
* En la serie House M.D., en el capítulo cuarto de la tercera temporada ("Line in the sand"), Wilson describe a House con este síndrome a Cuddy, pero ella lo niega rotundamente.[8]
* En la serie Law and Order (capítulo 14, segunda temporada, 2003: "Probability"), Eams deja ver en un comentario sarcástico que Goren es el hermano mayor de un excéntrico experto llamado WallY Stevens, del cual Goren descubre que tiene las características de un afectado por el Síndrome de Asperger.
* En la serie Arthur (episodio 7, temporada 13, 2010: "George and the Missing Puzzle Piece") George tiene un nuevo amigo Carl que padece el síndrome.
* En la serie española Doctor Mateo (episodio 3, segunda temporada) el protagonista, Mateo Sancristobal, médico del pueblo asturiano San Martín del Sella, es diagnosticado por un recién llegado psicólogo como "Asperger de libro" por su ceguera continua respecto a los sentimientos ajenos.
* En la quinta temporada de la serie Grey's Anatomy podemos ver a la Doctora Dixon, experta cirujana cardiotorácica, lo que ilustra a modo de ejemplo el grado de especialización que pueden lograr las personas que poseen este síndrome.
* En la tercera temporada de la serie Skins se introduce al personaje JJ, interpretado por Ollie Barbieri. JJ sufre de Asperger, esto queda confirmado en el capítulo 7 de la serie, titulado JJ, en el que en una escena se aprecia una hoja con el diagnóstico de Asperger, entre otras enfermedades, como trastorno obsesivo compulsivo, etc.
* En la recta final de la tercera temporada de la serie argentina Casi Ángeles, la jefa de ministros (Mercedes Funes) habla sobre el operativo Asperger, y se menciona que ella fue ingresada en un instituto donde con técnicas de aislamiento sensorial le producían una especie de apatía, similar al síndrome de Asperger.
* En la serie The Middle, el personaje de Brick Heck podemos notar que tiene síndrome de Asperger.
* En la Telenovela Venezolana La mujer perfecta, el personaje Protagónico Micaela Gómez interpretado por Mónica Spear podemos observar a una chica muy inteligente (superdotada) incapaz de integrarse socialmente y observar a los ojos a las personas que la rodean, donde se evidencia que padece el sindrome. El personaje ha sido muy aclamado por la crítica y el público por un dominio en las expresiones y lenguaje corporal.

Animes

* En el anime Naruto: Shippuden, el personaje Sai padece este síndrome. Esto se hace evidente ya que él lleva consigo un libro que trata de como relacionarse con las personas y como hacer amigos, tener un gran talento para las artes ninja, una gran habilidad de dibujo y no mostrar emoción alguna, además de que no comprende los sentimientos gracias al entrenamiento al que ha sido sometido.
* En el manga y anime Soul Eater el personaje de Crona es un estereotipo de una persona con síndrome de Asperger
* En el manga y anime Death Note, L (L Lawliet) y Near (Nate River) sufren este síndrome. En ambos se caracteriza por sus inteligencias, ya que son superdotados, sus pocas o nulas interacciones sociales, sus obsesiones -uno a los dulces y otro a los juguetes-, y sus grandes capacidades de observación y atención a los detalles.

Programas

* En el programa America's Next Top Model una de las concursantes de la novena temporada, Heather Kuzmich, padece el síndrome de Asperger y déficit de atención. Durante la serie, se puede ver el comportamiento de un paciente con una etapa medianamente avanzada de dicho síndrome. Se puede notar que la concursante tiene un talento innato para modelar a pesar de que no lo hace mirando directamente a la cámara.

En la música

* En el mundo de la música independiente el caso más conocido es el de la cantante neozelandesa Philipa "Pip" Brown (Wellington, 1981),conocida artísticamente como Ladyhawke.
* Craig Nicholls, cantante principal, compositor, y guitarrista del grupo de rock "The Vines" padece este síndrome.

2006: Año Internacional del Síndrome de Asperger

El año 2006 fue declarado el «Año Internacional del Síndrome de Asperger», por cumplirse en ese año el centenario del nacimiento de Hans Asperger y el vigesimoquinto aniversario de que la psiquiatra Lorna Wing diera a conocer internacionalmente el trastorno. A partir del año 2007 el día 18 de febrero ha sido declarado Día Internacional Asperger en recuerdo del nacimiento del Dr. Asperger.
Nuevos hallazgos relacionados con el síndrome de Asperger

En estudios recientes publicados en la revista Scientific American, se halló el origen a nivel neuronal del autismo y del Asperger. En estudios realizados por la Universidad de California, se encontró una relación entre el autismo y un nuevo tipo de células nerviosas en el cerebro llamadas neuronas espejo. La función de estas células es permitir la comprensión y asimilación de las emociones y reacciones ajenas. Para establecer la relación, se realizaron mediciones de las ondas Mu en la corteza premotora del cerebro, donde se encuentran las neuronas espejo y que guardan relación con las reacciones en el cerebro ante los estímulos externos. En sujetos neurotípicos, estas ondas caen tanto cuando realizan una acción como abrir y cerrar una mano, como cuando la realiza otra persona. En sujetos con autismo, las ondas solamente caen cuando ellos realizan la acción, no siendo así cuando ven a otro realizarla. Para el estudio se emplearon niños con Autismo de alto rendimiento porque con autistas clásicos no habría garantía de que percibieran siquiera lo que estaba sucediendo. Adicionalmente se utilizaron niños neurotípicos como sujetos de control. Las neuronas espejo son las que permiten al individuo interpretar efectivamente las situaciones alrededor de los otros, es decir, permiten asociar las emociones de los otros con las propias.

¿Se pueden reparar las neuronas?

Este descubrimiento abre una nueva posibilidad de diagnóstico y tratamiento. Los científicos se plantean tres posibilidades de tratamiento con base en este nuevo hallazgo:

1) Si se detecta en etapas tempranas la presencia de autismo o de Asperger a través del seguimiento de las ondas Mu en un encefalograma, se pueden iniciar las terapias de conducta de manera temprana (alrededor de los dos años), lo que permitiría obtener mejores resultados.

2) El uso de "biofeedback" o retroalimentación biológica. Consiste en mostrar a un niño con Asperger un monitor con el comportamiento de sus ondas Mu. Si el niño tiene las funciones de las neuronas espejo dormidas y no perdidas totalmente, se le puede enseñar a generar una respuesta adecuada a las emociones ajenas.

3) Una de las probables razones de las disfunciones de las neuronas espejo es un desequilibrio químico en la corteza cerebral. Se está experimentando con el uso de neuromoduladores específicos que mejorarían el rendimiento de las neuronas espejo. Aunque preliminares, los resultados de dichos experimentos son prometedores.

Resumido de Scientifican American, Inc, noviembre de 2006, por Vilayanur S. Ramachadran y Lindsay M. Oberman.
Véase también

* Alexitimia
* Autismo
* Cociente de Espectro Autista
* Trastorno esquizoide de la personalidad

Referencias

1. ↑ http://www.psicopedagogia.com/sindrome-de-asperger
2. ↑ Butman J. La cognición social y la corteza cerebral. Rev Neurol Arg 2001; 26: 117 - 122.
3. ↑ Baron-Cohen S, Richler J, Bisarya D, et al. The systemizing quotient: an investigation of adults with Asperger syndrome or high-functioning autism, and normal sex differences. The Royal Society Published online 17 January 2003.
4. ↑ Simon Baron-Cohen, Sally Wheelwright, Janine Robinson and Marc Woodbury-Smith. "The Adult Asperger Assessment (AAA): A Diagnostic Method". Journal of Autism and Developmental Disorders, (in press) (2005).
5. ↑ Dorothy V.M. Bishop, Murray Maybery, Alana Maley, Dana Wong, Wayne Hill, and Joachim Hallmayer. "Using self-report to identify the broad phenotype in parents of children with autistic spectrum disorders: a study using the autism-Spectrum Quotient". Journal of Child Psychology and Psychiatry 45:8 (2004), pp 1431–1436.
6. ↑ Helen Muir: Einstein and Newton showed signs of autism, in: New Scientist, 30. April 2003; pro: Ioan James: Singular scientists, in: Journal of the Royal Society of Medicine, 2003, Band 96 (1), S.36–39; Michael Fitzgerald: Einstein: Brain and Behavior, in: Journal of Autism and Developmental Disorders, 2004, Band 30 (6), S. 620-621; contra: Oliver Sacks: Henry Cavendish: An early case of Asperger's syndrome?
7. ↑ Federación Asperger España, Bibliografía
8. ↑ «House MD Episode Guide: Season 3 #304 "Lines in the Sand"».


Bibliografía

* El síndrome de Asperger (2009)

Autor: González Navarro, Ana
Editor: CEPE, S.L.
ISBN 84-7869-726-7

* El síndrome de Asperger: una guía para la familia (2002)

Autor: Attwood, Tony
Editor: Ediciones Paidós Ibérica, S.A.
ISBN 84-493-1285-X

* El síndrome de Asperger, estrategias prácticas para el aula. Guía para el profesorado (2002)

Autor: Thomas, George I.
Editor: País Vasco. Servicio Central de Publicaciones
ISBN 84-457-1904-1

* Soy un niño con síndrome de Asperger (2003)

Autor: Hall, Kenneth
Editor: Ediciones Paidós Ibérica, S.A.
ISBN 84-493-1455-0

* El síndrome de Asperger: ¿excentricidad o discapacidad social? (2004)

Autor: Martín Borreguero, Pilar
Editor: Alianza Editorial, S.A.
ISBN 84-206-4179-0

* Un acercamiento al síndrome de Asperger: una guía teórica y práctica (2004)

Editor: Asociación Asperger España
ISBN 84-609-0887-9

* Autismo y síndrome de Asperger: guía para familiares, amigos y profesionales (2004)

Autor: Alonso Peña, José Ramón
Editor: Amarú Ediciones
ISBN 84-8196-212-0

* Otra forma de mirar: memorias de un joven con síndrome de Asperger (2005)

Autor: Dorado Moreno, Miguel
Editor: Minor Network, S.L.
ISBN 84-95673-05-3

* Autismo y síndrome de Asperger: conceptualización e intervención educativa (2006)

Autor: Vázquez Uceda, Manuel; Murillo Bonilla, Francisca
Editor: Fundación Ecoem
ISBN 84-611-0997-X

* La detección y atención educativa en los trastornos generalizados del desarrollo: autismo y síndrome de Asperger (2006)

Editor: Editorial Club Universitario
ISBN 84-8454-530-X

* Una mente diferente: comprender a los niños con autismo y síndrome de Asperger (2006)

Autor: Szatmari, Peter
Editor: Ediciones Paidós Ibérica, S.A.
ISBN 84-493-1898-X

* ¿Quieres conocerme?: síndrome de Asperger (2006)

Autor: Río Galvé, Carmina del
Editor: Editorial Miguel A. Salvatella, S.A.
ISBN 84-8412-368-5

* El síndrome de Asperger: otra forma de aprender (2006)

Autor: Martos Pérez, Juan; Ayuda Pascual, Raquel; Freire Prudencio, Sandra
Editor: Madrid (Comunidad Autónoma). Publicaciones
ISBN 84-451-2911-2

* Síndrome de Asperger: un acercamiento al trastorno y a su tratamiento educativo (2007)

Autor: Vázquez Uceda, Manuel; Murillo Bonilla, Francisca
Editor: Fundación Ecoem
ISBN 84-611-5174-7

* Síndrome de Asperger: Un enfoque multidisciplinar (2007)

Actas de la primera jornada científico-sanitaria sobre síndrome de Asperger (Sevilla, 9 de junio de 2005)

Editado por: Asociación Asperger Andalucía/Federación Asperger Andalucía Formato: 17,5 x 24,5 (148 páginas) Fecha edición: 2007 Libre descarga en formato PDF: Tamaño del archivo: 1298 KB. (En la sección de Descargas de www.asperger.es)

* Problemas de percepción sensorial en el autismo y síndrome de Asperger: diferentes experiencias sensoriales, diferentes mundos perceptivos (2007)

Autor: Bogdashina, Olga
Editor: Asociación Autismo Avila
ISBN 84-611-4807-X

* Autismo y síndrome de Asperger (2007)

Autor: Iglesia Gutiérrez, Myriam de la; Olivar Parra, José Sixto
Editor: Ciencias de la Educación Preescolar y Especial
ISBN 84-7869-550-8

* Síndrome de Asperger: Lo que sirvió...Lo que sirve (2007)

Autor: Rejtman, S. Isabel
Editor: Barak Ediciones
ISBN 978-987-25054-1-7

* ASPERGER EN EL AULA. HISTORIA DE JAVIER

Pedro Padrón Pulido. Profesor de Educación Primaria y Primer Ciclo de la ESO. - 152 páginas
Ediciones Díaz de Santos - Ediciones FUNIBER
ISBN: 978-84-7978-774-5

* Como te comentaba, pared...

Autor: Barmat, Matías Ezequiel
Editor: Barak Ediciones
ISBN 978-987-25054-2-4

* Rescatando Experiencias

Autor: Rejtman, S. Isabel (compiladora)
Editor: Barak Ediciones
ISBN 978-987-25054-0-0

[editar] Enlaces externos

* Libro "Descubrir el Asperger": una amplia visión del trastorno
* Guía de Recursos sobre Autismo en Español
* En MedlinePlus puede encontrar más información sobre Síndrome de Asperger
* Un acercamiento al síndrome de Asperger: una guía teórico práctica
* Monográfico sobre el síndrome de Asperger
* Repertorio bibliográfico, de los años 2000 a 2007, sobre comunicación, autismo y síndrome de Asperger

[editar] Asociaciones y grupos de apoyo

* Página de la Asociación Asperger Argentina
* Portal de la Comunidad Asperger con una explicación sobre el Síndrome de Asperger y útiles recursos.
* Portal de la Federación Asperger España Con enlaces a todas las asociaciones regionales y foros.

[editar] Herramientas de diagnóstico

* Criterios para el diagnóstico del F84.5 Trastorno de Asperger (299.80)
* Herramientas diagnósticas de Simon Baron-Cohen
* Test de Síndrome de Asperger basado en el DSM-IV-TR
* Criterios del DSM-V para la eliminación del Trastorno de Asperger (299.80)


http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_Asperger



Test de Síndrome de Asperger

He notado que el síndrome de Asperger es muy poco conocido incluso entre psicólogos y psiquiatras. Ni hablar de las personas en general, que no logran entender que una persona pueda presentar tales limitaciones sociales y cognitivas. Yo mismo no sabía que mi personalidad y mis errores se enmarcaban dentro de esta condición, hasta hace dos años.

El test sigue estrictamente los Criterios para el Diagnóstico de Trastorno de Asperger (DSM-IV-TR, 2000), documento oficial de la Asociación Americana de Psiquiatría. Esos criterios establecen un mínimo de características que configuran un caso de Síndrome de Asperger. Además de lo anterior, me inspiré en los escritos de Ángel Riviére para considerar los elementos cualitativos y "emocionales" que definen a un individuo con Asperger's.

Instrucciones: Marque las alternativas que coincidan con los distintos aspectos de su personalidad. Marque una casilla sólo si la afirmación es siempre o casi siempre cierta para usted.


1. Relaciones Sociales

Evita mirar directamente a los ojos de las personas.
Sus gestos y/o lenguaje corporal son muy diferentes a los de la mayoría de las personas, o simplemente casi no gesticula.
Suele malinterpretar las expresiones faciales de las personas, o no puede interpretarlas.
Le es difícil establecer relaciones sociales con la mayoría de las personas de la misma edad.
No suele expresar ni compartir sus intereses espontáneamente.
No suele manifestar sus objetivos a otras personas, ni buscar su colaboración para alcanzar dichos objetivos.
Le cuesta darse cuenta si sus palabras y acciones son socialmente aceptables o no; a veces puede llegar a romper las normas sociales sin saberlo.
Hace preguntas o comentarios sin tomar en cuenta las emociones de los demás, lo que a veces los ofende.
No ve las relaciones humanas como mutuas; "soy tu amigo, pero tú no necesariamente eres mi amigo".
Le cuesta adivinar intenciones o expresiones implícitas de las personas (por ejemplo, dificultad para comprender el sarcasmo).
Le cuesta "ponerse en el lugar del otro" e intuir su estado mental.
No tiene tendencia a retribuir lo que otros hacen por usted; o, viceversa: no espera nada a cambio de sus actos.

2. Patrones de comportamiento

Se obsesiona por temas o actividades muy específicas (por ejemplo, construir aves de origami, dibujar gatos manchados o investigar la mitología egipcia).
Sus intereses son repentinos, muy intensos y extremadamente absorbentes.
Adhiere a ciertas rutinas, rituales o costumbres que parecen no tener ninguna utilidad.
Le gusta mantener un cierto orden y predictibilidad en su vida, y los cambios en su rutina lo confunden.
Le es difícil adoptar nuevas rutinas (dietas, ejercicio, técnicas de estudio, tratamientos médicos).
En sus áreas creativas de interés, es muy perfeccionista, por lo que sus tareas y objetivos toman mucho tiempo en concretarse.
Cuando se distrae, comienza a hacer ciertos movimientos repetitivos sin darse cuenta.
Estando sentado o acostado, su cuerpo tiende a adoptar ciertas posturas complejas.
A veces le llaman mucho la atención partes específicas de objetos.
Le es difícil mantener la mirada quieta o observar su entorno como un todo; siempre tiende a observar los detalles, las partes, individualmente.

3. Consecuencias a nivel cotidiano

Conoce muy pocas personas que comparten sus intereses.
No le atraen la mayoría actividades comunes entre las personas de su entorno.
No siente interés por los eventos sociales (por ejemplo, paseos, fiestas o conciertos).
Mantiene una clara separación entre el ámbito social y el de lo laboral (o los estudios).
En su trabajo o estudios, prefiere dar a conocer sus capacidades técnicas que sus características personales (familia, pasatiempos, gustos).
Le cuesta encontrar pareja, o nunca ha tenido pareja, pese a que muchas personas de su edad sí han tenido romances.
Ha sufrido o hecho sufrir, por no saber entender sus propias emociones o las de alguna otra persona.
Problemas de motricidad, especialmente cuando se trata de movimientos amplios y gruesos. Desempeño deficiente en deportes de coordinación.
Siente que su postura y su forma de caminar son anormales o forzadas.
Siente una profunda culpa cuando falla en algo de su interés.
Es mucho más sensible que el resto a las luces intensas o parpadeantes, los sonidos fuertes o repetitivos, u otros estímulos sensoriales.

4. Lenguaje

No tuvo dificultades ni retrasos para aprender a hablar.
Tiene un amplio vocabulario formal y no le cuesta comprender textos complejos (contratos, leyes, diccionarios, Don Quijote).
Habla casi siempre utilizando un registro formal, aunque el contexto sea informal.
A veces le cuesta dar a entender sus ideas, debido a que su lenguaje usa tecnicismos y estructuras retóricas poco comunes.
Su forma de hablar ha sido tomada como pedante, soberbia o fría.
Le cuesta encontrar temas de conversación para tratar con otras personas. Tiende a tratar los mismos temas con las mismas personas.
Le cuesta ofrecer réplicas y comentarios oportunos respecto a las situaciones del momento, lo que resulta en una falta de fluidez en las conversaciones.
No entiende bien las expresiones metafóricas como "miradas que matan", "me vuelve loco". tiende a comprenderlo todo de manera literal.
Tiene facilidad para crear lenguajes o expresiones nuevas que se adapten a lo que necesita expresar.

5. Otras condiciones psicológicas

Su coeficiente intelectual es considerado normal, o incluso superior a lo normal.
No ha sido diagnosticado con esquizofrenia, retraso mental u otros tratornos del desarrollo.
Ha sido diagnosticado con Déficit Atencional.
Se le ha diagnosticado alguna de las siguientes condiciones: Autismo (altamente funcional), Síndrome de Tourette, Trastorno del Desarrollo de la Coordinación, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, Dislexia, Hiperlexia, Trastorno del aprendizaje no-verbal.



http://milminutos.awardspace.com/recursos_testasperger.htm

lunes, 15 de noviembre de 2010

Desagravio al sheikh Muhámmad Ciarla.

Photobucket
Assalamo 'aleicum wa ráhmatullahi wa baracatuh.

Bismilláhi ar-Rahmán ar-Rahím.


En mi país Argentina como en todos lados, hay siempre gente inadaptada y díscola que lleva cuentos y rumores, pero por lo general lo disimulan por miedo al ridículo. Sin embargo, no siempre es el caso, y es posible encontrar de vez en cuando que hay gente que no tiene ese mínimo de vergüenza que uno consideraría natural. Tal es el caso de una supuesta musulmana shi'ah de aquí de Facebook, y un conocido hermano de Córdoba, que se coaligaron en las últimas semanas para difundir falsas denuncias, en las cuales se mezcló información personal real con hechos y afirmaciones totalmente ficticias. Me refiero a las denuncias de Fátima Zahra de Chile, e Ismael Flores de Córdoba. Fatima Zahra ha difundido sus calumnias con el método de Goebbels, el ministro de prensa nazi: "Miente, miente, que algo quedará". Ella creyó sin duda que repitiendo una y otra vez lo mismo, aunque sea una falacia, alguien lo creerá. Muchos de los musulmanes que conozco se enredan en suposiciones sobre la vida de los demás y piensan así, que "algo de cierto debe haber". Y en alguna medida les funciona, porque en las semanas anteriores al menos tres musulmanes me preguntaron si las cosas que se decían de mí eran ciertas.

En esas supuestas denuncias se nos difamó a mí y al shéij Muhámmad Ciarla. En mi caso, la acusación fue de que yo era un "judío sionista encubierto, infiltrado para dañar a los musulmanes". Esta estupidez no es nueva, más bien data de años. Su origen es que allá por el año 2005 me involucré en actividades de difusión en defensa de Palestina y contra el terrorismo de Estado de Israel, y como parte de mi pacifismo y rechazo de todo racismo, entré en contacto con una organización antisionista judía ortodoxa, Neturei Karta. Esto provocó que un conocido musulmán sálafi de entonces hackeara mi cuenta de Hotmail y robara la comunidad virtual El Islam en Latinoamérica, bajo la acusación de que yo "hacía amistad con judíos". Luego, como la gente no puede mantener sus lenguas quietas, vinieron las especulaciones sobre mis orígenes, especulaciones inmorales según la ética islámica.

Pero lo que más me ha dolido en esta oportunidad es que en el caso del shéij Muhámmad A. Ciarla, nuevamente he vuelto a ver un rumor malvado y estúpido acerca de su sexualidad y vida privada, y muchos 'hermanitos' que disimulan ser serios y responsables lo han repetido, porque viven en realidad especulando a espaldas de los demás. El shéij Muhámmad Ciarla ha sido víctima durante años de esa infernal pasión que tiene la chusma por hacer especulaciones sobre la vida privada ajena, y estoy hablando de musulmanes, gente de la comunidad, que va a las mezquitas sonriendo y luego apuñalando por la espalda a sus hermanos, y en algunos casos a sus profesores, como en el caso de Ismael Flores.

Tales especulaciones constituyen una inmoralidad y pueden ser fácilmente desmentidas por la gran cantidad de hermanos que hemos conocido de cerca a este shéij. Yo conozco al shéij Ciarla hace ya diez años, y luego de que me mudara de Córdoba, cada vez que volví de visita, me alojé en su casa. Siento que fui probablemente uno de los hermanos musulmanes más cercano a él, y no recuerdo un sólo asunto de nuestras vidas privadas sobre el que no hayamos conversado como amigos alguna vez. Por ende, quiero dar aquí mi testimonio para desmentir de una vez por todas las maldades que se dicen acerca de él.

Muhámmad Ciarla es hijo de dos inmigantes sirios de clase media. Cuando era muchacho fue becado para ir a estudiar a Arabia Saudita siendo uno de los primeros becados en América Latina, y se recibió como licenciado en ciencias islámicas. Viajó por distintos países del mundo, como Inglaterra o España, como estudiante universitario, y cualquier persona que lo conoce puede notar que ha dedicado muchas horas de su vida al estudio del Islam o otras ramas del conocimiento, como los idiomas.

Cuando lo conocí, hacía ya tiempo que él era titular de la cátedra de árabe de la Facultad Superior de Lenguas de Córdoba, una ciudad famosa en todo Sudamérica por sus universidades. Su casa siempre ha sido un centro de reunión de estudiantes, en especial musulmanes. Su casa ha sido siempre un hervidero de alumnos, tablighs, visitantes, conversos, y otros shéijs como los profesores de la universidad del Hiyaz Muhámmad Ibn Sa'ud, que han ido a visitarlo y a rezar con él, y también funcionó como uno de los pocos centros de da'wah del país, cuando el Centro Islámico Rey Fahd de Palermo ni siquiera se había construido y la mayoría de las mezquitas árabes les cerraban las puertas a los conversos.

Conozco al menos una quincena de hermanos musulmanes que han sido asiduos visitantes suyos al igual que yo, yendo y viniendo por temporadas. Varios hermanos musulmanes de Argentina que estudiaron en universidades islámicas del Hiyaz, fueron becados con una carta de recomendación del shéij Muhámmad A. Ciarla, como los shéijs Abdel Qadr Muhiddín, Isa García, Sirhan 'Ali Sánchez o 'Ali Pacheco.

Muchos hermanos que estábamos de paso por su ciudad o en problemas hemos recibido alojamiento en la casa del shéij, hemos convivido con él, hemos visto sus hábitos y sus costumbres, leído muchos de los libros de su inmensa biblioteca, y nos hemos sentado a tomar el te a su mesa. Incluso un hermano musulmán que vino de Alemania a hacerse una operacion de salud, estuvo tres meses completos viviendo en la casa del shéij, porque no tenía dónde quedarse. Cuando mi ex esposa, mi hijo y yo estuvimos en Córdoba, el shéij amablemente nos cedió su habitación y se fue a dormir a una catrera para que estuviéramos más cómodos con el niño.

Muchos de los hijos de los árabes musulmanes de Córdoba iban a estudiar árabe a su casa mientras yo estaba de visita. Yo aprendí el alfabeto y los rudimentos de la lengua árabe con él y jamás me cobró un centavo. Junto conmigo, en esas clases gratuitas allá por el año 2000, estudiaron dos jóvenes conversos: Ismael Flores, y Yusuf Oliva.

Además, Muhámmad Ciarla dirigió durante años la oficina de WAMY (World Assambley of Muslim Youth) para Sudamérica, y antes de eso la yama'at al-ahbab al-islamíyah de jóvenes musulmanes cordobeses, con la cual se convirtieron al Islam algunos de los hermanos que posteriormente cursarían estudios en Arabia Saudita. Toda su vida ha estado involucrado o participando de actividades de difusión islámica (da'wah). En la página Web Islam, puede encontrarse una ponencia suya preparada para el congreso El Islam en las Dos Orillas sobre la Presencia de Árabes Musulmanes en América Latina.

Además, yo aprendí de él a recitar el Corán; historia y literatura musulmana, doctrina, discutimos tópicos de lingüística, me enseñó pronunciación del inglés británico, entre muchísimas otras cosas. El shéij recibía hasta hace unos años a un nutrido grupo de musulmanes, todos los sábados, entre 5 y 15 persona, que se reunían a rezar con él, a tomar te y escucharlo recitar el Corán y su traducción, y que supongo que siguen concurriendo.

De todo esto que he contado, están de testigo al menos, más de la mitad de los musulmanes argentinos que conozco, y muy en especial los cordobeses. En los últimos años, un grupo de hermanos sufíes de Buenos Aires le pagaba el pasaje una vez por mes desde Córdoba hasta Buenos Aires para que les diera clases de árabe e Islam. Así que también muchos musulmanes de Buenos Aires tuvieron la oportunidad de conocerlo, y muchos de ellos están aquí en Facebook, le tienen un gran respeto y lo consideran aún su profesor.

Por ende, es indignante que alguien que no ha tenido la oportunidad de conocerlo de cerca, como lo hemos conocido los musulmanes de Argentina, se enrede a especular sobre su vida privada, sobre si realmente es un shéij, sobre su ascendencia étnica, etc. Esos rumores son sin duda una inmoralidad y una sospecha inaceptable contra alguien que ha ofrecido su hospitalidad a tanta gente, sin absolutamente nada que esconder. Quisiera ver cuántos de los hermanitos y hermanitas que pasan en las sombras susurrando sobre su vida privada han hecho tanto por el Islam y los musulmanes argentinos como el shéij Muhámmad Ciarla.

Ahora, si calumniar a alguien sin conocerlo es una inmoralidad, ¿qué decir de quien se ha sentado a su mesa, ha bebido del té y la comida que él cocinaba y servía, y ha estudiado el árabe con él? ¿Qué decir de quien, como Ismael Flores, ha estado entre los jóvenes conversos que íbamos a su casa a reunirnos cada semana durante los últimos años para aprender árabe?

Fatima Zahra ha reconocido que Ismael Flores le proveyó a ella nombres reales otros detalles de nuestras vidas, que luego mezcló con las locuras y falacias que inventaró. Además, él no lo negó. Muchos de los hermanos argentinos con nombre y apellido que se han consternado con esas publicaciones de una supuesta musulmana chilena, intentaron denodadamente averiguar quién le pasó a ella los pocos datos reales con que adicionó sus denuncias, y dicen tener pruebas irrefutables de que fue Ismael Flores. Aparentemente, el "motivo" de Ismael Flores para hacer esta barbaridad sin nombre, es que quedó muy ofendido con nosotros porque el shéij y yo "le criticamos" algunas de las cosas que publica aquí en Facebook para seducir muchachas.

Yo conocí a Ismael allá por el año 2000, lo quise muchísimo, lo consideraba mi amigo y mi hermano musulmán. compartió conmigo momentos de su vida al tiempo de su conversión, que no mencionaré aquí, y hasta tuve la oportunidad de conocer a casi toda su familia.

Honestamente, no me cabe en la cabeza cómo pudo hacer una cosa así. Ya en los últimos meses todos notamos que está agresivo y se irrita con mucha facilidad. Evidentemente también ha perdido la vergüenza y los escrúpulos. Le pido a Dios que lo componga y lo corriga, para que vuelva a ser el hermano musulmán que todos conocíamos, antes de este cambio inesperado de su parte.

En fin, ese es mi testimonio sobre este penoso asunto.

Que Dios corrija los asuntos de los musulmanes, wa salamo 'aleicum wa ráhmatullah.

Moámer Mouhiddin Darman