Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.




*****


99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

martes, 31 de agosto de 2010

El islam, un hogar de tolerancia no de fanatismo.

Photobucket

Respetar los valores religiosos y la justicia son el núcleo del Corán

Autor: Yusuf Islam - Fuente: Blog Mexico Informa islam

Semánticamente, el término "islam" es un término que hace referencia a la paz

Desde los horribles ataques terroristas perpetrados en América, la especulación de los medios de comunicación ha dirigido su infame dedo acusador hacia los musulmanes y el mundo árabe, lo que significa que el ciudadano común de Estados Unidos y otros países occidentales se ha convertido en presa fácil para los fanáticos antirreligiosos. ¡Que vergüenza!

Lastimosamente, el último horror que golpeó a los Estados Unidos parece haber sido causado por gente originaria del Medio Oriente, que llevan nombres musulmanes. Otra vez, la vergüenza.

Esto alimenta el odio por una religión y unas personas que no tienen nada que ver con estos eventos. Por esta razón, deseo explicar algunos elementos básicos acerca de este noble camino que llamamos Islam, antes de que (Allah no lo Permita) ocurra otro desastre, y la próxima vez probablemente el objetivo sean los musulmanes.

Yo entré al Islam a mis 20 años, durante mi periodo de búsqueda como una estrella pop errante. Encontré una religión que combinaba la razón científica con la realidad espiritual, en una fe unificada muy alejada de los titulares de violencia, destrucción y terrorismo.

Una de las primeras cosa interesantes que aprendí en el Corán fue que el nombre de esta fe (el islam) proviene de la palabra salam (paz). Lejos de ser el mensaje etnocentrista turco-árabe que yo esperaba, el Corán presentaba una creencia en la existencia universal de Allah, un Dios Único para todos. No hace discriminación entre las personas; dice que podemos ser de diferentes colores y formar diferentes tribus, pero todos somos humanos, y “las mejores personas son los que son más concientes de Allah”.

Hoy en día, como musulmán, he sido destrozado con el horror de los acontecimientos recientes; el despliegue de la muerte y la matanza indiscriminada de lo cual todos hemos sido testigos, ha mellado la confianza de la humanidad en sí misma. El terror a esta escala afecta a todos en este pequeño planeta, y nadie está libre de las secuelas. Además, debemos recordar que esta violencia es casi cotidiana en tierras musulmanas: esta no debe ser agravada por ataques vengativos sobre más familias inocentes ni comunidades.

Yo, al igual que la mayoría de los musulmanes, siento que es un deber aclarar que actos perpetrados de incomprensible matanza, no tienen nada que ver con las creencias islámicas. El Corán específicamente declara: Allah Dice (lo que se interpreta en español) (Quien mata a una persona sin que ésta haya cometido un crimen o sembrado la corrupción en la Tierra es como si matase a toda la humanidad. Y quien salva una vida es como si salvase a toda la humanidad) [Corán 5:32].

El Corán que nuestros jóvenes aprenden, está lleno de relatos y lecciones sobre la historia de la humanidad en su conjunto. Al Inyil (Evangelio) y la Tora son mencionados también; ‘Isa (Jesús) e Ibrahim (Abraham), la paz sea con ellos, son mencionados también. De hecho, existen más menciones en el Corán acerca del Profeta Musa (Moisés), la paz sea con él, que de cualquier otro. El Corán reconoce la coexistencia de otras creencias, y con eso, reconoce que otras culturas pueden vivir juntas en paz.

Allah Dice (lo que se interpreta en español): (No está permitido forzar a nadie a creer) [Corán 2:256]. Esto significa que las personas no deben ser obligadas a cambiar su fe. También, Dice (lo que se interpreta en español): (Vosotros tenéis vuestra religión y yo la mía} [Corán 109:6].

Respetar los valores religiosos y la justicia son el centro del Corán. La historia coránica que enseñamos a nuestros jóvenes provee muchos ejemplos de relaciones interreligiosas e internacionales de cómo vivir en armonía.

Pero algunos extremistas toman fragmentos de las escrituras fuera de contexto. Actúan de manera individual, y cuando no pueden aparecer juntos como parte de una estructura política o un proceso consultivo, estas facciones disidentes crean sus propias reglas, contrarias al espíritu del Corán, el cual demanda que aquellos que son reconocidos como líderes de los musulmanes deben consultar entre sí sobre los asuntos de la sociedad. Existe una azora entera en el Corán titulada “La consulta”.

El bienestar comunal es primordial para la vida humana; por eso, existe un concepto en el Islam llamado Istihsan, que significa “buscar el bien común”. Aun cuando el Corán puede determinar un dictamen, también se supone que los estudiosos deben considerar las circunstancias prevalecientes en ese momento. Algunas veces eso significa escoger el mal menos perjudicial, o incluso suspender la legislación si es necesario: por ejemplo, una persona que roba pan durante una hambruna, no es tratada como un ladrón.

Una vez escribí en una canción: “¿Dónde juegan los niños?”. Nuestra simpatía y sentimiento sale a flote por las familias de todos aquellos que perdieron la vida en esos trágicos actos de violencia, al igual que todos aquellos heridos. Pero la vida debe continuar. Los niños aún necesitan jugar y la gente necesita vivir y aprender más acerca de sus vecinos, para que la ignorancia no engendre más fanatismo ciego. La moderación es parte de la fe; por tanto, esos que acusan a las escuelas musulmanas de fomentar el fanatismo, deben aprender un poco más acerca del Islam."

El profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Que perezcan quienes insisten en dificultar la fe”; y: “Un creyente permanece dentro de los límites de su religión siempre y cuando no mate a otra persona ilegalmente”. Tal conocimiento y palabras de guía se necesitan con urgencia en estos tiempos, para separar los hechos de la falsedad y para reconocer la definición que el último profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, hizo acerca de qué es lo que hace a una persona representativa o no de la fé que él practicó y enseñó.

http://www.webislam.com/?idt=17049

“Soy una especie de resucitado”

Photobucket

FIDEL CASTRO CUENTA POR PRIMERA VEZ COMO VIVIO SU CRISIS DE SALUD DURANTE LOS ULTIMOS CUATRO AñOS

El líder de la Revolución Cubana dio su primer reportaje tras la enfermedad que lo obligó a delegar el mando en su hermano. Además de hablar crudamente de su salud, analiza “el mundo de locos” que encontró tras “resucitar” y plantea el objetivo de crear un movimiento antiguerra nuclear. “Tenemos que persuadir a Obama”, asegura.

Por Carmen Lira Saade *
Desde La Habana


Estuvo cuatro años debatiéndose entre la vida y la muerte. En un entrar y salir del quirófano, entubado, recibiendo alimentos a través de venas y catéteres y con pérdidas frecuentes del conocimiento...

“Mi enfermedad no es ningún secreto de Estado”, habría dicho poco antes de que ésta hiciera crisis y lo obligara a “hacer lo que tenía que hacer”: delegar sus funciones como presidente del Consejo de Estado y, consecuentemente, como comandante en jefe de las fuerzas armadas de Cuba.

“No puedo seguir más”, admitió entonces –según revela en ésta, su primera entrevista con un medio impreso extranjero desde entonces–. Hizo el traspaso del mando y se entregó a los médicos.

La conmoción sacudió a la nación entera, a los amigos de otras partes; hizo abrigar esperanzas revanchistas a sus detractores y puso en estado de alerta al poderoso vecino del Norte. Era el 31 de julio de 2006 cuando se dio a conocer, de manera oficial, la carta de renuncia del máximo líder de la Revolución Cubana.

Lo que no consiguió en 50 años su enemigo más feroz (bloqueos, guerras, atentados) lo alcanzó una enfermedad sobre la que nadie sabía nada y se especulaba todo. Una enfermedad que al régimen, lo aceptara o no, iba a convertírsele en secreto de Estado.

(Pienso en Raúl, en el Raúl Castro de aquellos momentos. No era sólo el paquete que le habían confiado casi de buenas a primeras, aunque estuviera acordado de siempre; era la delicada salud de su compañera Vilma Espín –quien poco después fallecería víctima de cáncer– y la muy probable desaparición de su hermano mayor y jefe único en lo militar, en lo político, en lo familiar.)

Hoy hace 40 días que Fidel Castro reapareció en público de manera definitiva, al menos sin peligro aparente de recaída. En un clima distendido y cuando todo hace pensar que la tormenta ha pasado, el hombre más importante de la Revolución Cubana luce rozagante y vital, aunque no domine del todo los movimientos de sus piernas.

Durante alrededor de las cinco horas que duró la charla-entrevista –incluido el almuerzo– con La Jornada, Fidel aborda los más diversos temas, aunque se obsesione con algunos en particular. Permite que se le pregunte de todo –aunque el que más interrogue sea él– y repasa por primera vez y con dolorosa franqueza algunos momentos de la crisis de salud que sufrió en los pasados cuatro años.

“Llegué a estar muerto”, revela con una tranquilidad pasmosa. No menciona por su nombre la diverticulitis que padeció ni se refiere a las hemorragias que llevaron a los especialistas de su equipo médico a intervenirlo en varias o muchas ocasiones, con riesgo de perder la vida en cada una.

Pero en lo que sí se explaya es en el relato del sufrimiento vivido. Y no muestra inhibición alguna en calificar la dolorosa etapa como un calvario.

“Yo ya no aspiraba a vivir, ni mucho menos... Me pregunté varias veces si esa gente (sus médicos) iban a dejarme vivir en esas condiciones o me iban a permitir morir... Luego sobreviví, pero en muy malas condiciones físicas. Llegué a pesar cincuenta y pico de kilogramos.”

“Sesenta y seis kilogramos”, precisa Dalia, su inseparable compañera, que asiste a la charla. Sólo ella, dos de sus médicos y otros dos de sus más cercanos colaboradores están presentes.

–Imagínate: un tipo de mi estatura pesando 66 kilos. Hoy alcanzo ya entre 85 y 86 kilos, y esta mañana logré dar 600 pasos solo, sin bastón, sin ayuda.

“Quiero decirte que estás ante una especie de re-su-ci-ta-do”, subraya con cierto orgullo. Sabe que además del magnífico equipo médico que lo asistió en todos estos años, con el que se puso a prueba la calidad de la medicina cubana, ha contado su voluntad y esa disciplina de acero, que se impone siempre que se empeña en algo.

–No cometo nunca la más mínima violación –asegura–. De más está decir que me he vuelto médico con la cooperación de los médicos. Con ellos discuto, pregunto (pregunta mucho), aprendo (y obedece)...

Conoce muy bien las razones de sus accidentes y caídas, aunque insiste en que no necesariamente unas llevan a las otras. “La primera vez fue porque no hice el calentamiento debido, antes de jugar básquetbol.” Luego vino lo de Santa Clara: Fidel bajaba de la estatua del Che, donde había presidido un homenaje, y cayó de cabeza. “Ahí influyó que los que lo cuidan a uno también se van poniendo viejos, pierden facultades y no se ocuparon”, aclara.

Sigue la caída de Holguín, también cuan grande es. Todos estos accidentes antes de que la otra enfermedad hiciera crisis y lo dejara por largo tiempo en el hospital.

“Tendido en aquella cama, sólo miraba a mi alrededor, ignorante de todos esos aparatos. No sabía cuánto tiempo iba a durar ese tormento y de lo único que tenía esperanza es de que se parara el mundo”, seguro para no perderse de nada. “Pero resucité”, dice ufano.

–Y cuando resucitó, comandante, ¿con qué se encontró? –le pregunto.

–Con un mundo como de locos... Un mundo que aparece todos los días en la televisión, en los periódicos, y que no hay quién entienda, pero el que no me hubiera querido perder por nada del mundo –sonríe divertido.

Con una energía sorprendente en un ser humano que viene levantándose de la tumba –como él dice– y con la mismísima curiosidad intelectual de antes, Fidel Castro se pone al día.

Dicen, los que lo conocen bien, que no hay un proyecto, colosal o milimétrico, en el que no se empeñe con una pasión encarnizada y que en especial lo hace si tiene que enfrentarse a la adversidad, como había sido y era el caso.

“Nunca como entonces parece de mejor humor.” Alguien que cree conocerlo bien le dijo: “Las cosas deben andar muy mal, porque usted está rozagante”.

La tarea de acumulación informativa cotidiana de este sobreviviente comienza desde que despierta. A una velocidad de lectura que nadie sabe con qué método consigue, devora libros; se lee entre 200 y 300 cables informativos por día; está pendiente y al momento de las nuevas tecnologías de la comunicación; se fascina con Wikileaks, la garganta profunda de Internet, famosa por la filtración de más de 90 mil documentos militares sobre Afganistán, en los que este nuevo navegante está trabajando.

–¿Te das cuenta, compañera, de lo que esto significa? –me dice–. Internet ha puesto en manos de noso-tros la posibilidad de comunicarnos con el mundo. Con nada de esto contábamos antes –comenta, al tiempo que se deleita viendo y seleccionando cables y textos bajados de la red, que tiene sobre el escritorio: un pequeño mueble, demasiado pequeño para la talla (aun disminuida por la enfermedad) de su ocupante.

–Se acabaron los secretos, o al menos eso pareciera. Estamos ante un periodismo de investigación de alta tecnología, como lo llama el New York Times, y al alcance de todo el mundo.

–Estamos ante el arma más poderosa que haya existido, que es la comunicación –ataja–. El poder de la comunicación ha estado, y está, en manos del imperio y de ambiciosos grupos privados que hicieron uso y abuso de él. Por eso los medios han fabricado el poder que hoy ostentan.

Lo escucho y no puedo menos que pensar en Chomsky: cualquiera de las trapacerías que el imperio intente debe contar antes con el apoyo de los medios, principalmente periódicos y televisión, y hoy, naturalmente, con todos los instrumentos que ofrece Internet.

Son los medios los que antes de cualquier acción crean el consenso. “Tienden la cama”, diríamos... Acondicionan el teatro de operaciones.

Sin embargo, acota Fidel, aunque han pretendido conservar intacto ese poder, no han podido. Lo están perdiendo día con día. En tanto que otros, muchos, muchísimos, emergen a cada momento...

Se hace entonces un reconocimiento a los esfuerzos de algunos sitios y medios, además de Wikileaks: por el lado latinoamericano, a Telesur de Venezuela, a la televisión cultural de Argentina, el Canal Encuentro, y a todos aquellos medios, públicos o privados, que enfrentan a poderosos consorcios particulares de la región y a transnacionales de la información, la cultura y el entretenimiento.

Informes sobre la manipulación de los poderosos grupos empresariales locales o regionales, sus complots para entronizar o eliminar gobiernos o personajes de la política, o sobre la tiranía que ejerce el imperio a través de las trasnacionales, están ahora al alcance de todos los mortales.

Pero no de Cuba, que apenas dispone de una entrada de Internet para todo el país, comparable a la que tiene cualquier hotel Hilton o Sheraton.

Esa es la razón por la que conectarse en Cuba es desesperante. La navegación es como si se hiciera en cámara lenta.

–¿Por qué es todo esto? –pregunto.

–Por la negativa rotunda de Estados Unidos a darle acceso a lnternet a la isla, a través de uno de los cables submarinos de fibra óptica que pasan cerca de las costas. Cuba se ve obligada, en cambio, a bajar la señal de un satélite, lo que encarece mucho más el servicio que el gobierno cubano ha de pagar, e impide disponer de un mayor ancho de banda que permita dar acceso a muchos más usuarios y a la velocidad que es normal en todo el mundo, con la banda ancha.

Por estas razones el gobierno cubano da prioridad para conectarse no a quienes pueden pagar por el costo del servicio, sino a quienes más lo necesitan, como médicos, académicos, periodistas, profesionales, “cuadros” del gobierno y clubes de Internet de uso social. No se puede más.

Pienso en los descomunales esfuerzos del sitio cubano Cubadebate para alimentar al interior y llevar hacia el exterior la información del país, en las condiciones existentes. Pero, según Fidel, Cuba podrá solucionar pronto esta situación.

Se refiere a la conclusión de las obras de cable submarino que se tiende del puerto de La Guaira, en Venezuela, hasta las cercanías de Santiago de Cuba. Con estas obras, llevadas adelante por el gobierno de Hugo Chávez, la isla podrá disponer de banda ancha y posibilidades de acometer una gran ampliación del servicio.

–Muchas veces se ha señalado a Cuba, y en particular a usted, de mantener una posición antiestadounidense a rajatabla, y hasta han llegado a acusarlo de guardar odio hacia esa nación –le digo.

–Nada de eso –aclara–. ¿Por qué odiar a Estados Unidos, si es sólo un producto de la historia?

Pero, en efecto: hace apenas como 40 días, cuando todavía no había terminado de “resucitar” se ocupó –para variar–, en sus nuevas Reflexiones, de su poderoso vecino.

“Es que empecé a ver bien clarito los problemas de la tiranía mundial creciente... –y se le presentó, a la luz de toda la información que manejaba–, la inminencia de un ataque nuclear que desataría la conflagración mundial.”

Todavía no podía salir a hablar, a hacer lo que está haciendo ahora, me indica. Apenas podía escribir con cierta fluidez, pues no sólo tuvo que aprender a caminar, sino también, a sus 84 años, debió volver a aprender a escribir..

“Salí del hospital, fui para la casa, pero caminé, me excedí. Luego tuve que hacer rehabilitación de los pies. Para entonces ya lograba comenzar de nuevo a escribir. El salto cualitativo se dio cuando pude dominar todos los elementos que me permitían hacer posible todo lo que estoy haciendo ahora. Pero puedo y debo mejorar... Puedo llegar a caminar bien. Hoy, ya te dije, caminé 600 pasos solo, sin bastón, sin nada, y esto lo debo conciliar con lo que subo y bajo, con las horas que duermo, con el trabajo.”

–¿Qué hay detrás de este frenesí en el trabajo, que más que a una rehabilitación puede conducirlo a una recaída?

Fidel se concentra, cierra los ojos como para empezar un sueño, pero no... vuelve a la carga:

“No quiero estar ausente en estos días. El mundo está en la fase más interesante y peligrosa de su existencia y yo estoy bastante comprometido con lo que vaya a pasar. Tengo cosas que hacer todavía.

–¿Como cuáles?

–Como la conformación de todo un movimiento antiguerra nuclear –es a lo que viene dedicándose desde su reaparición. Crear una fuerza de persuasión internacional para evitar que esa amenaza colosal se cumpla representa todo un reto, y Fidel nunca ha podido resistirse a los retos–.

“Al principio yo pensé que el ataque nuclear iba a darse sobre Corea del Norte, pero pronto rectifiqué porque me dije que ése lo paraba China con su veto en el Consejo de Seguridad...

”Pero lo de Irán no lo para nadie, porque no hay veto ni chino ni ruso. Luego vino la resolución (de Naciones Unidas), y aunque vetaron Brasil y Turquía, Líbano no lo hizo y entonces se tomó la decisión.”

Fidel convoca a científicos, economistas, comunicadores, etcétera, a que den su opinión sobre cuál puede ser el mecanismo mediante el cual se va a desatar el horror y la forma en que puede evitarse. Hasta a ejercicios de ciencia ficción los ha llevado.

“¡Piensen, piensen!”, anima en las discusiones. “Razonen, imaginen”, exclama el entusiasta maestro en que se ha convertido en estos días.

No todo el mundo ha comprendido su inquietud. No son pocos los que han visto catastrofismo y hasta delirio en su nueva campaña. A todo esto habría que agregar el temor, que a muchos asalta, de que su salud sufra una recaída.

Fidel no ceja: nada ni nadie es capaz de frenarlo siquiera. El necesita, a la mayor brevedad, convencer para así detener la conflagración nuclear que –insiste– amenaza con hacer desaparecer a una buena parte de la humanidad. “Tenemos que movilizar al mundo para persuadir a Barack Obama, presidente de Estados Unidos, de que evite la guerra nuclear. El es el único que puede, o no, oprimir el botón.”

Con los datos que ya maneja como un experto, y los documentos que avalan sus dichos, Fidel cuestiona y hace una exposición escalofriante:

–¿Tú sabes el poder nuclear que tienen unos cuantos países del mundo en la actualidad, comparado con el de la época de Hiroshima y Nagasaki?

“Cuatrocientas setenta mil veces el poder explosivo que tenía cualquiera de las dos bombas que Estados Unidos arrojó sobre esas dos ciudades japonesas. ¡Cuatrocientas setenta mil veces más!”, subraya escandalizado.

Esa es la potencia que tiene cada una de las más de 20 mil armas nucleares que –se calcula– hay hoy día en el mundo.

Con mucho menos de esa potencia –con tan sólo 100– ya se puede producir un invierno nuclear que oscurezca el mundo en su totalidad.

Esta barbaridad puede producirse en cosa de unas días, para ser más precisos, el 9 de septiembre próximo, que es cuando vencen los 90 días otorgados por el Consejo de Seguridad de la ONU para comenzar a inspeccionar los barcos de Irán.

–¿Tú crees que los iraníes van a retroceder? ¿Tú te los imaginas? Hombres valientes, religiosos, que ven en la muerte casi un premio... Bien, los iraníes no van a ceder, eso es seguro. ¿Van a ceder los yanquis? Y, ¿qué va a pasar si ni uno ni otro ceden? Y esto puede ocurrir el próximo 9 de septiembre.

“Un minuto después de la explosión, más de la mitad de los seres humanos habrá muerto, el polvo y el humo de los continentes en llamas derrotarán a la luz solar y las tinieblas absolutas volverán a reinar en el mundo”, escribió Gabriel García Márquez con ocasión del 41º aniversario de Hiroshima. “Un invierno de lluvias anaranjadas y huracanes helados invertirá el tiempo de los océanos y volteará el curso de los ríos, cuyos peces habrán muerto de sed en las aguas ardientes... La era del rock y de los corazones trasplantados estará de regreso a su infancia glacial...”

De La Jornada de México.
Especial para Página/12.


http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-152291-2010-08-31.html

Los ayudadores.

Photobucket

A los ayudadores se les reconoce fácilmente: cuando nada quie­res de ellos aparecen en tu vida, y cuando les pides ayuda te esquivan.

Jaime Richart

Es decir, te ayudan a la fuerza, por su propio inte­rés aunque desde luego no manifiesto. Ayudadores son los paí­ses de la coalición infer­nal que dicen haber a ido Afganistán a meter a cañonazos la “democra­cia” capitalista, y ayudadores son los cooperantes que van a todas partes y a veces, más o menos voluntariamente, hacen de ca­beza de puente de los invasores. Como los misioneros de la igle­sia británica fueron en el siglo XIX al centro de Africa para tapar las zonas pudendas del cuerpo, mientras los tela­res de Manches­ter redo­blaban la producción y venta de sus paños para cubrirlas…

Pero ¿queda alguien en el mundo que a estas alturas crea que las le­giones imperiales, re­forzadas por la “coalición internacional”, fue­ron a Afganistán a bus­car a un fantasma? Pues no. Ahora no es eso, ahora es, como dicen algunos periodistas y escritores, que han ido a salvar a las mujeres de las garras de los talibanes y del burka. Como si un hombre con gorra estuviese por encima de otro con boina, o al revés, o como si una mujer con piercing fuese superior a otra to­cada de yihab, o como si una mujer con burka fuese inferior a una mu­jer en bragas...

He aquí unos cuantos ejemplos de lo que son algunas costumbres en el mundo, que a un espíritu fino invitarían a avergonzarse de la preten­sión de unificar el planeta con las costumbres que se van exten­diendo en occidente. Las refiere Montaigne en sus Essais, algu­nas de las cua­les aún perduran.

“Existen pueblos donde se vuelve la espalda para saludar y donde jamás se mira a quien se pretende honrar. Los hay donde, cuando el rey escupe, la dama favorita de la corte tiende la mano; y en otra na­ción los más encumbrados entre quienes le rodean se agachan al suelo para recoger su inmundicia en un paño. Los bárbaros en abso­luto son más extraordinarios para nosotros que nosotros para ellos, ni con mayor motivo. En una misma nación, las vírgenes enseñan sus partes pudendas, y las casadas las cubren y esconden con sumo cuidado. En otra parte la castidad sólo se aprecia al servicio del matrimonio, pero las jóvenes pueden entregarse a su antojo y, si están encintas, producirse abortos con medicamentos apropiados a la vista de todo el mundo. En otro sitio, cuando un mercader se casa, todos los mercaderes invitados a la boda se acuestan con la es­posa antes que él –y cuanto más son, más honor y más reputa­ción tiene ella de firmeza y capacidad-; si se casa un funcionario, lo mismo; lo mismo si es un noble. Hay sitios donde se ven burdeles públi­cos de varones, e incluso matrimonios; donde las mujeres van a la guerra junto a sus maridos; donde no sólo se llevan los anillos en la nariz, en los labios, sino en las mejillas y en los dedos de los pies; donde los hijos no son los herederos: lo son los hermanos y sobri­nos; donde se llora la muerte de los niños y se festeja la de los ancia­nos; donde duermen en las camas diez o doce juntos con sus mujeres; donde hacen hervir el cuerpo del fallecido y después lo tritu­ran, hasta que se forma como un caldo que mezclan con el vino y lo beben; donde la sepultura más deseable es ser comido por los perros; en otras partes, por los pájaros; donde las mujeres dan a luz sin quejarse ni pasar miedo; donde ellas orinan de pie, y los hom­bres agachados; donde se hace circuncidar a las mujeres; donde se matan los piojos con los dientes, como los monos, y encuentran horri­ble verlos aplastar con las uñas; donde no se cortan, en toda la vida, ni cabellos ni uñas; en otro sitio se corta sólo las uñas de la dere­cha, y las de la izquierda se dejan crecer por elegancia. Donde los padres ceden a sus hijos, los maridos a sus esposas, para que los gocen los huéspedes pagando; donde es honesto hacer hijos a la propia madre, y que los padres se unan a sus hijas, y a sus hijos; donde en los festines, se ceden mutuamente los hijos sin distinción de parentesco. En un sitio se alimentan de carne humana; en otro es obligación piadosa matar al padre a cierta edad. Hay naciones que se ocultan para comer. Algunos esconden su vida y la sustraen a la vista de los demás. Otros esquivan la salud y la vivacidad como si fue­ran características hostiles y dañinas. Hay pueblos que maldicen su nacimiento y bendicen su muerte, y otros que aborrecen el sol y adoran las tinieblas. Cuentan que el filósofo Zenón sólo tuvo trato con una mujer una vez en la vida, y que lo hizo por cortesía, para no parecer que desdeñaba el sexo con excesiva obstinación”…

Bien, todo esto (y mucho más que omito para no cansar) que re­lata Montaigne nos parece de otro mundo pero ocurre en éste. Son tan va­riadas las formas de cultura que es un crimen tratar de mundiali­zar una sola de ellas, y más aún que se intente a cañona­zos. La verda­dera cultura es eticológica: examina la ajena desde los concep­tos de ésta, y no desde la nuestra y los nuestros. La gran cul­tura se abstiene de juzgar la extraña, de la misma manera que la liber­tad de expresión per­fecta está en el silencio. Amar al prójimo es dejarle en paz. Y hablando de otros mundos ¿te gustaría que seres de otras galaxias vinieran a matarnos y a diezmarnos para ense­ñarte cómo has de vivir y qué debes hacer?

Porque si la filosofía de la injerencia fuera tan positiva y respeta­ble, las naciones que a sí mismas se tienen por civilizadas, antes que lle­var a efecto invasiones de otros continentes para liberar a las muje­res asesinando de paso masivamente a niños, a mujeres, con o sin burka, y a ancianos, deberían empezar por librar a su propia socie­dad de la canalla que hay en los altos mandos y en los presi­dentes occidentales, que instigan las guerras, o las empiezan, para sa­quear las riquezas de los territorios que invaden.

¿Qué civilización es ésta que dicta sus normas y su “democracia” con drones (armas supermortíferas manejadas a miles de kilómetros de distancia desde una pantalla), bombas de racimo, fósforo blanco… cuando hay tanto ladrón, tanto loco y tanto asesino refina­dos que presiden la pirámide de los dirigentes “democráticos”?

Y cuando tanto se alaba la libertad, ¿cómo es que no respetan la li­bertad de las so­ciedades que no pertenecen a nuestra cultura? ¿no son también derechos humanos conservar sus costumbres? ¿Mere­cen algún respeto esos puñados de naciones dirigi­das por “conservado­res” precisamente, que protegen la toca de las monjas, el traje talar de los curas, los ridículos abalorios de pa­pas y obispos, los rituales infantiles de reyes y monarquías, los protoco­los de los secto­res de sociedad que viven de ellos? ¿De dónde sale el derecho in­alienable que se arrogan, de autopro­clamarse árbitros de la cultura que no les gusta cuando hasta hace bien poco la mujer española no podía hacer sino lo que el marido le consintiera?

La sociedad occidental y sus dirigentes no hacen más que mirar la paja que hay en otras culturas, pero se niegan a ver las muchas vi­gas que hay en la propia. No han aprendido, ellos, tan civilizados, tan religiosos, tan necios… que la regla universal es que si uno va a tierras cuyas costumbres no son de tu gusto ni las comprende­s ni te adapta­s a ellas, lo que has de hacer es marchar­te. (Lo mismo que cuando otros vienen a tu país, perturban las tu­yas y no se ajustan a ellas, debes echarles).

Los verdaderos derechos humanos empiezan por el famoso y senci­llo consejo “vive y deja vivir”: justo del que se ríen los ayudado­res armados de napalm, los bañados en éticas sospecho­sas u oscu­ras y los rebozados en cristiandad.


http://www.kaosenlared.net/noticia/los-ayudadores

Guerra: crimen organizado contra la humanidad.

Photobucket


Toda guerra no es otra cosa que terrorismo organizado amparado en excusas pueriles.
originario


En la última década los gastos militares mundiales, encabezados como siempre por EEUU, se incrementaron en un 37 por ciento. Y sólo en el año 2005, ascendieron a la escalofriante cifra de 1,18 BILLONES de dólares (Fuente: Instituto Internacional de Investigación por la Paz _SIPRI- de Estocolmo.)En la última reunión de la FAO con 193 representantes y jefes de gobierno del mundo, se calculó que el número de hambrientos (no el de pobres, cuidado) en el mundo es de 850 millones, a los que habría que añadir otros 150 millones de afectados por las consecuencias del cambio climático (escasez de cosechas, desertización, catástrofes naturales), y los desplazados forzosos por las guerras intestinas en África y en otros lugares. Por tanto nos hallamos ante la cifra impresionante de 1.000 millones de hambrientos o personas en situaciones límite a los que podríamos sumar los pobres del resto del mundo, que en España hace cuatro años eran más de 8 millones y en EEUU, más de cuarenta millones. Así podríamos seguir sumando favelas brasileñas, banlieus parisinos y otras bolsas semejantes de pobreza en todo el mundo rural y urbano, hasta alcanzar, con los anteriores, esos dos de cada tres habitantes del Planeta sumidos en distintos grados de miseria.

Si nos centramos exclusivamente en los 1000 millones de desesperados, y analizamos la solución de la FAO con los gobiernos mundiales resulta que hasta dentro de 7 años no se habrá podido solucionar el hambre de tan sólo la mitad de esos 850 millones iniciales con que ellos cuentan, lo que supone que más o menos cuatrocientos millones de esos ya habrán muerto en los próximos siete años, a no ser que su hambre sea tan disciplinada que sepa esperar pacientemente las resoluciones de la o­nU. Dividamos entre los 1.000 millones de hambrientos que no desean morir esos 1,118 billones de gastos militares dispuestos para matar y nos encontraríamos con que a cada hambriento corresponden nada menos que 19.666,66 dólares al año, o sea, 1638 dólares al mes. ¿Se imaginan tal cosa? Esto supondría no sólo acabar con el hambre, sino con muchas más necesidades.

Y si ahora nos parece que deberíamos abarcar a más población del tercio mundial de pobres, otros 1.000 millones al menos, aún saldrían a más de 810 dólares mensuales por persona repartiendo el total del gasto armamentista. Imagínense los ingresos familiares que supondría esa cantidad en los países pobres, y, por supuesto, entre los pobres de los países ricos. Esto potenciaría la demanda en productos y servicios a nivel mundial, y relanzaría la economía de todo el Planeta a niveles de bienestar desconocidos hasta el momento en la historia. Y tan sólo basta emplear el dinero que se usa para matarnos entre nosotros en dinero para que vivamos. Claro está que tendríamos que replantearnos el sistema de producción para tener economías sostenibles y no agresivas con la naturaleza.

Alguno puede pensar que esos recursos extraordinarios serían un regalo al que no se tiene derecho. ¿Tal vez sí se tiene derecho a las guerras y a las bombas? ¿Es que ahora resulta que la muerte tiene prioridad? Para los gobiernos de este mundo que invierten en armamento más que en gastos sociales y en educación, la muerte tiene prioridad. Para la conciencia de una persona moralmente sana, en cambio, es todo lo contrario, por eso existen en tantas partes del mundo presos de conciencia, muchos grupos espirituales y o­nG que defienden los derechos humanos y denuncian la perversión de la guerra. Y si pensamos en otro aspecto de la defensa de la vida, la defensa del medio ambiente , es mucho más corriente multar, detener o hacer la vida imposible a Green Peace y a cualquiera que denuncie u obstaculice industrias venenosas que a los mismos productores del veneno. Esto es lo que hacen los gobiernos, pues para ellos la muerte sigue teniendo prioridad. Como siempre sucede desde la época de la Caverna de Platón, el mensajero es el culpable.

Pero las inversiones militares se justifican como guerras preventivas como la de Irak, con argumentos cínicos, como la de Afganistán, o como las guerras justas que defiende el Vaticano, completamente olvidado del pacifismo cristiano desde hace dos mil años. ¿Tienen consistencia esos argumentos para justificar la guerra? Pues no. Ni moral (recordemos el 5º Mandamiento sin letra pequeña: No matarás) ni legal: Nadie tiene derecho a invadir territorios como nadie tiene derecho a invadir tu casa y menos a mataros a ti o a tu familia para quedarse con la despensa.
¿Entonces por qué se hacen las guerras? Pues por las mismas razones que las hacían los asirios: por ambiciones de poder, por codicia, por envidia, por soberbia, enfermedades todas ellas de una conciencia inmoral. Tan inmoral como los gobiernos que las organizan y quienes les apoyan, que son todos los inmorales del mundo civil o religioso.

Pero ¿y si hiciésemos el esfuerzo de imaginarnos que cada uno de nosotros ha conseguido ya superar en su propia conciencia esos mismos elementos que desencadenan las guerras?, ¿serían posibles? Yo creo que no. ¿Quién de nosotros no tomaría por loco a cualquier jefe de gobierno que intentase enviarnos a matar por esas razones? ¿Con qué argumentos los sanguinarios jefes militares justificarían nuestro interesado patriotismo, ese prejuicio-base que ayuda a alistarse a los soldados ingenuos para convertirlos en carne de cañón, por la misma razón que el dinero ayuda a alistarse a los mercenarios?

"General: Tu tanque es poderoso, pero tiene un defecto: necesita un hombre que lo quiera guiar”.
(poema de B-Brecht)


Cuando ese hombre no exista, cuando se rebele contra la guerra, se acabarán los tanques. Y por supuesto, los gastos militares. Entonces no sólo podremos comer todos y vivir con dignidad, sino lo que es tan importante como eso: florecerá la civilización de la paz. Y eso sólo será posible, no nos engañemos, cuando se termine en el mundo el rencor, el odio, la envidia, la ambición, el deseo de reconocimiento y el deseo de tener más allá de lo que se precisa para llevar una vida digna. Pues estos deseos, que siempre tienen consecuencias negativas para un tercero o para la madre Tierra son en realidad, en lo profundo, los detonantes de las guerras. Estos son los deseos que hacen posible finalmente que el tanque del general tenga un servidor dispuesto a matar a su hermano.

http://www.kaosenlared.net/noticia/guerra-crimen-organizado-contra-humanidad

CADA COSA EN SU LUGAR.

Photobucket

Países con gobiernos genuflexos ante los intereses norteamericanos,de los cuales son ejemplos Costa Rica, Panamá y Colombia.

…“si Usted expresa opiniones como éstas, o se atreve a realizar preguntas como las señaladas, se convierte en un personaje peligroso a quien mueven intereses desestabilizadores”…

Alfonso J. Palacios Echeverría.


Como parte de la campaña mundial dirigida hacia desacreditar cualquier gobierno elegido democráticamente por el pueblo en América Latina, que no esté encuadrado dentro de los parámetros del pensamiento neoliberal, se señalan toda clase de acusaciones, infundadas o no, acerca de los más diversos tópicos. Y entre estos países se encuentran Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua, en el extremo más atacado, y luego Argentina, Brasil, Ecuador y Uruguay.

Y lo peor de toda esta fanfarria se fundamenta en que los países que impulsan los ataques y las campañas de desacreditación, entre quienes se encuentran los Estados Unidos de América y algunos Europeos, y que expresan las acusaciones más virulentas, no son, ni remotamente, los adalides de lo que defienden: la democracia participativa, la libertad, la defensa de los derechos humanos y del medio ambiente, la justicia social, el combate a la corrupción, para citar unos pocos.

Puede cualquiera, por estar afiliado a una corriente de pensamiento político determinado, estar de acuerdo o no estarlo con la situación de un país o de otro, pero resulta denigrante -para quienes estamos alejados de fanatismos políticos- ver cómo se tergiversa la historia en beneficio de los ataques intencionados, y cómo se utilizan situaciones coyunturales para denigrar un gobierno específico cuando quien lo hace arrastra una larga historia de injusticias, explotación, irrespeto de los derechos humanos, guerras motivadas por intereses depredadores de los recursos del atacado bélicamente, persecuciones sangrientas, apoyo a las fuerzas más obscuras de dictaduras que se han dado en este continente, destrucción del medio ambiente y el irrespeto más absoluto de los derechos humanos. En otras palabras: sin el más mínimo asombro de vergüenza se autodenominan defensores de los valores más excelsos, cuando no son más que ladrones y asesinos.

A los que -como yo- nos ha tocado vivir bastante más de medio siglo, y que hemos sido sufridos espectadores y en cierta forma sobrevivientes de épocas en las que han sucedido los fenómenos más aberrantes de la historia latinoamericana, nos avergüenza contemplar hasta qué punto se ha llegado en la manipulación del pensamiento de los ciudadanos comunes y corrientes de todosnuestros países.

Muchos podrían ser los ejemplos que sería conveniente consignar en esta páginas, pero voy a señalar unos pocos.

El primero tiene que ver con Venezuela. Podemos o no podemos estar de acuerdo con ese extraño personaje que dirige el país, pero el señor Chávez ha sido elegido y ratificado varias veces por su pueblo, a pesar de todas las campañas apocalípticas que se han desatado el interior y en el exterior de Venezuela en su contra. (A las que el responde en igual tono, por cierto).

Podemos o no podemos estar de acuerdo con las medidas que se toman a nivel de gobierno, que atentan directamente contra los intereses privados de grupos poderosos económicamente y de empresas transnacionales, dependiendo de nuestra orientación política. Pero ¿nos hemos preguntado alguna vez por qué el pueblo venezolano, en su gran mayoría, respalda a su gobierno? ¿Nos hemos olvidado de aquella asquerosa corrupción que caracterizaba al país, antes de Chávez, en donde muy pocos se apoderaron dela riqueza nacional, entre grupos locales de empresarios y empresas transnacionales, abandonando al pueblo a situaciones miserables?

Estas son las dos preguntas clave. Y en su respuesta está la prueba de la manipulación mediática.

Resulta realmente asombroso contemplar cómo se tergiversan las realidades históricas, cómo se olvidan intencionalmente pasajes enteros de la historia de los países atacados, y como los pueblos han sido embrutecidos sistemáticamente por los gobiernos, siguiendo las instrucciones de poderes superiores a ellos, debilitando la educación formal y dificultando en cierta forma su acceso a ella, para que no posean la capacidad crítica indispensable para percibir el engaño y la mentira.

El segundo tiene que ver con Bolivia. El atávico odio hacia las etnias originarias de nuestro continente, característico de los imperios Español e Inglés en sumomento, que causaron el más grande genocidio que se conozca en la historia, y heredado por el actual imperio (el norteamericano) al punto de exponer en documentos oficiales que el surgimiento de los movimientos indígenas en Latinoamérica “atenta contra la seguridad nacional y los intereses norteamericanos en la región “, está detrás del aborrecimiento hacia el señor Morales y su gobierno.

Lo acusan de “cocalero”, olvidándose que el consumo de cocaína existe, precisamente, porque el negocio miles de veces millonario del consumo, en los Estados Unidos, por ejemplo, está manejado por capos “gringos” que jamás salen capturados en su dizque redadas, y mucho menos en la prensa de ese país. ¿Ha leído Usted, le pregunto, alguna noticia relacionada con la captura de los capos de la droga norteamericanos en su propio territorio? ¿Verdad que no? ¿No será que la captura de los capos quebraría el inmenso andamiaje de la distribución de la droga en ese país, y el consecuente negocio de lavado de capitales, que representa un porcentaje nada despreciable del comercio gringo?

Además, el señor Morales ha sido elegido por su pueblo, el boliviano, y ratificado posteriormente en las urnas.

Estos son dos ejemplos básicos para justificar el título de este artículo: cada cosa en su lugar.

Sin embargo, nada dicen los medios de prensa controlados por los intereses económicos que se ven afectados por gobiernos nacionalistas, acerca de otros países con gobiernos genuflexos ante los intereses norteamericanos, de los cuales son ejemplos Costa Rica, Panamá y Colombia. Y si Ud. los ubica en el mapa, se dará cuenta que están ubicados en el puro centro del continente, demasiado cerca del canal de Panamá. ¿Será pura coincidencia? ¿Tienen algo que ver los tratados para la ubicación de bases militares (en una nueva modalidad) en Colombia y en Panamá, con los intereses geopolíticos y militares norteamericanos? ¿Tiene algo que ver, también, la ruptura de la soberanía costarricense a través de un tratado, dizque para el control de tráfico de drogas, que permite la llegada de descomunales naves de guerra, marítimas y aéreas a su territorio?

Si Usted expresa opiniones como éstas, o se atreve a realizar preguntas como las arriba señaladas, se convierte en un personaje peligroso a quien mueven intereses desestabilizadores.

La conclusión es que detrás de todos estos movimientos de tira y encoje, de amenazas veladas y de otras no tanto, de las campañas mediáticas que tienen como propósito denigrar a quienes no se arrodillan ante los gobiernos imperiales, que sabemos que son manipulados a su vez por los grandes intereses económicos y financieros, más que ideológicos,lo que prima es el interés comercial. Pero no existe forma de hacer llegar estas ideas a través de los medios de comunicación tradicionales de nuestros países, porque ellos están –casi en su totalidad- manejados por los mismos intereses.

La adoración del dios Baal, ese terrible becerro de oro que ha sido una maldición histórica de milenios, prima sobre el dolor de las gentes. Sobre todo la de los países pobres y poco desarrollados.

http://www.kaosenlared.net/noticia/cada-cosa-en-su-lugar

Socavones de abusos laborales

Photobucket

MINERÍA-CHILE

Por Daniela Estrada

SANTIAGO, 30 ago (IPS) - Mientras las autoridades chilenas apelan a diversas estrategias para rescatar a los 33 mineros atrapados en una mina en la norteña región de Atacama, trabajadores llaman a la dirigencia política a abordar los problemas de fondo que detonaron esta situación.


"Nosotros saludamos al gobierno cuando se preocupaba exclusivamente de encontrar a los compañeros. Estuvimos tranquilos porque queríamos saber qué pasaba con ellos. Pero ahora que sabemos que felizmente están con vida, es hora de decir basta a tanto abuso", dijo a IPS el presidente de la sindical Confederación Minera de Chile (Confemin), Néstor Jorquera.

La Confemin agrupa a más de 18.000 trabajadores de la pequeña, mediana y gran minería metálica y no metálica privada de Chile. Este país, con 17 millones de habitantes, es el principal productor de cobre del mundo.

El 5 de este mes, 32 trabajadores chilenos y uno boliviano de la mina San José, de donde se extrae cobre y otros minerales, quedaron atrapados a casi 700 metros de profundidad tras un derrumbe interior. De propietarios nacionales, el yacimiento se emplaza en la región de Atacama, a unos 800 kilómetros al norte de Santiago.

Luego de angustiosos 17 días de exploraciones con sondas, los mineros dieron muestras de vida enviando a la superficie notas que indicaban que se encontraban a salvo en un refugio. Los distintos planes de rescate que ejecuta en estos momentos el gobierno de Sebastián Piñera podrían demorar entre dos a cuatro meses.

Para Jorquera, la ratificación del Convenio 176 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre seguridad y salud en las minas, adoptado en 1995 y que entró en vigor en 1998, sería la mejor forma de comprobar si es efectivo o no el renovado interés de los dirigentes políticos por mejorar las condiciones de trabajo al interior de los yacimientos.

Este instrumento ratificado hasta ahora por 24 países --sólo por Brasil y Perú en América Latina-- obliga a normar legalmente cuestiones que fallaron en la mina San José, como la suspensión de las actividades por motivos de seguridad y la existencia de dos vías de salida independientes en yacimientos subterráneos.

"Si un trabajador se encuentra en una mina con condiciones que no le dan seguridad, automáticamente informa y deja de trabajar, y está protegido por el Convenio", explicó Jorquera. "Pero si tú haces eso hoy día en cualquier yacimiento (chileno) te despiden", aseguró.

La ratificación del Convenio 176 no figura hasta ahora dentro del paquete de iniciativas anunciadas por el gobierno derechista de Piñera en respuesta al grave accidente minero, que es investigado por la justicia.

El 23 de este mes, el mandatario creó la Comisión para la Seguridad en el Trabajo, con ocho expertos, para analizar las normas de higiene y seguridad laboral en un plazo de 90 días.

Otras medidas informadas el viernes 27 son la creación de una Superintendencia de Minería, la reestructuración del Servicio Nacional de Geología y Minería, el aumento del financiamiento para la fiscalización y la conformación de un comité asesor, de nueve expertos, para revisar el Reglamento de Seguridad Minera.

Pero diversos actores, como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Concertación de Partidos por la Democracia, la coalición centroizquierdista que gobernó Chile entre 1990 y marzo de este año, criticaron la total ausencia de dirigentes sindicales y actores sociales en esas comisiones.

Además de la ratificación del Convenio 176, Jorquera llamó a centrarse en el problema de fondo que, a su juicio, es la débil legislación laboral existente, que impide fortalecer la sindicalización, que debilita las huelgas y que avala que los trabajadores subcontratados no gocen de los mismos beneficios que los contratados por las empresas mandantes.

"Todo lo que está pasando es consecuencia de la mala legislación que tenemos. Yo no le echo la culpa a este gobierno, pues el problema viene de mucho tiempo atrás. No hay voluntad de querer realmente cambiar las cosas", no sólo para los mineros, criticó.

"Los grandes responsables del accidente son la poca conciencia del empresariado y el apoyo directo e indirecto que le da el Estado" al no detener los abusos de los que son víctimas los trabajadores, acusó.

Es el caso de la mina San José, de la compañía San Esteban, que en dos décadas fue objeto de varios accidentes fatales y fiscalizaciones que sólo derivaron en recomendaciones y suspensiones temporales. Pocas semanas antes del derrumbe, la empresa había sido nuevamente autorizada a funcionar luego de que un minero perdiera una pierna en medio de la faena.

En 2009, se registraron 191.685 accidentes laborales en todo el país y 443 muertos en estas circunstancias. En el primer trimestre de este año los fallecidos ascendieron a 155.

"Nuestra normativa es relativamente rigurosa y exigente, aunque podría mejorarse. El problema es otro", dijo a IPS Carmen Espinoza, directora del no gubernamental Programa de Economía del Trabajo y académica de derecho del trabajo y seguridad social de la privada Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

El nudo crítico, a su juicio, "es la falta de cultura de prevención de parte de las empresas, principalmente, y de los trabajadores, que por razones lógicas siempre están pensando en mantener el empleo más que en la seguridad de su trabajo". Por otro lado, "están las precarias condiciones de las instancias de fiscalización", agregó.

"En materia de seguridad estamos lejos de que las organizaciones sindicales recuperen el rol activo que tenían en el pasado", por falta de información, capacitación y fuerza, cuestionó Espinoza.

"Nosotros creemos que el aumento de la sindicalización ayudaría a equilibrar las regulaciones de seguridad, más allá de las sanciones a las empresas", dijo a IPS Marco Canales, consejero nacional de la CUT, la principal organización sindical del país, también preocupada por los trabajadores de la construcción y de la agricultura, entre otros.

"Muchas veces (los integrantes de) las comisiones de seguridad al interior de las empresas, al no tener un respaldo legal, al no existir sindicato o no tener fuero terminan siendo despedidos por denunciar las anormalidades que ocurren. Creemos que estos elementos están excluidos de la discusión en este gobierno", planteó el dirigente.

En 2009, la tasa de sindicalización alcanzó a 12,5 por ciento de la fuerza de trabajo ocupada, según la gubernamental Dirección del Trabajo, muy por debajo del promedio de los países industrializados que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, entidad a la que Chile ingresó este año.

"Creo que lo que no se ha atendido suficientemente en el debate actual es el rol que cumple nuestro contexto constitucional. Mientras se siga teniendo como centro la fuerza que se le da al rol económico, difícilmente vamos a tener mejoras en lo que es el desarrollo de las personas", reflexionó Espinoza.

http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=96292

Una suciedad chiquita

Photobucket

WikiLeaks

Juan Gelman
Página 12


Hay guerras sucias de todo tipo, enormes como la que segó la vida de 30.000 personas inermes a manos de la más reciente dictadura militar argentina. Otras son chicas y, al parecer, el Pentágono habría desatado una contra Julian Assange, el coordinador del sitio WikiLeaks que difundió 75.000 documentos internos de las fuerzas armadas que combaten en Afganistán (ver Página/12, 29/7/10). Abundan en informes sobre matanzas de civiles y ejecuciones extrajudiciales, entre muchas otras cosas, y su publicación en periódicos importantes puso los pelos de punta a la Casa Blanca.

Assange, ciudadano australiano que reside actualmente en Suecia, fue acusado de violar a dos mujeres y todo resultó muy extraño. La fiscal María Häljebo Kjellstrand emitió en las últimas horas del viernes 20 una orden de arresto contra Assange en razón de la denuncia de las dos presuntas violadas, que afirmaban que lo fueron en un espacio de tres días. Eva Finné, la fiscal general, anuló la orden 24 horas después por falta de pruebas. Declaró que estaba en curso una investigación por acoso sexual, un delito mucho menos grave que la violación para la justicia sueca (www.telegraph.co.uk, 22/8/10). Lo mejor vino después.

Una de las dos mujeres dio marcha atrás rápidamente: el domingo dijo al diario Aftonbladet que la sorprendía el cargo de violación propinado a Assange, negó que hubiera violencia en el encuentro que tuvieron y sugirió que, en realidad, habían discutido porque él se negaba a usar condón. En tanto, el ombudsman del sistema judicial ordenó que se investigue cómo se filtró la noticia a la prensa, ya que apenas habían transcurrido minutos entre la emisión de la orden de arresto y su aparición en un tabloide. Según el británico The Guardian, la información habría sido proporcionada por la policía sueca (www.guardian.co.uk, 22/8/10). Curioso, sí.

Assange se apresuró a señalar con el índice al Pentágono, que calificó de “absurda” esa pretensión. “El 11 de agosto –señaló Assange–, los servicios de inteligencia de Australia me advirtieron de que debía esperar cosas de este tipo” (//news.smh.com.au, 24/8/10). Afinó luego esta imputación: “No tenemos evidencias directas de que esto venga de la inteligencia estadounidense o de alguna otra. Algo podemos sospechar pensando a quién beneficia la historia”. No parece casual que el escándalo estalle ahora: Assange había prometido publicar otros 15.000 documentos secretos de la guerra de Afganistán y ofreció al Pentágono que los leyera antes para borrar todo aquello que podía afectar el curso de la guerra y/o la seguridad de los informantes. El Pentágono se negó: su política es borrar a WikiLeaks de la faz de Internet.

Otra extravagancia. Una de las mujeres afirmó que había conocido a la otra en una conferencia impartida por Assange (www.telegraph.co.uk, 22/8/10). No existen estadísticas sobre el número de violadas que asisten a las conferencias de sus violadores, pero no deben de ser muchas. Según The Telegraph, la segunda se acercó a la primera, le confió lo sucedido y logró que ésta la acompañara a la policía para presentar la denuncia. ¿Es que las mujeres que padecen esa bárbara violencia se reconocen a primera vista?

Algo interesante: la entrevistada por Aftonbladet “descartó la idea de muchos teóricos de la conspiración de que las incriminaciones de violación se debían a alguna ‘sucia trampa’ por la actitud de desafío al gobierno de EE.UU. asumida por WikiLeaks. Dijo: ‘Los cargos contra Assange no fueron, desde luego, orquestados por el Pentágono’”. Un “desde luego” que no puede evitar el olor a excusa anticipada. En particular porque el Pentágono difundió las acusaciones por Twitter con bastante frenesí.

Scott Horton reveló hace meses la existencia de un documento clasificado del Centro de Inteligencia del Ejército que subrayaba la necesidad de no limitarse a anular los servidores y las bases de datos de WikiLeaks: además había que neutralizar a los individuos que operan el sitio (//file.wikileaks.org, 15/3/10). En las 32 páginas del informe se nombra a Assange a saciedad, se califica de “acto delictivo” su labor y se aboga por incoar un proceso que “logre con éxito destruir el centro de gravedad” de WikiLeaks. Ese centro no es otro que Assange mismo.

Las denuncias contra el australiano fueron precedidas de una campaña contra Bradley Manning, analista de inteligencia preso en Kuwait por filtrar a WikiLeaks el video Asesinato colateral. Filmado desde un helicóptero Apache, muestra claramente el asesinato de un miembro de la agencia Reuters y el ataque a quienes acudieron a ayudarlo, entre ellos dos adolescentes que resultaron heridos. Manning es sospechoso de pasar los documentos que Assange difundió y la campaña se centró en su condición declarada de gay. Típico de EE.UU.: es notorio que las noticias, ciertas o falsas, sobre la sexualidad de un político, un candidato, un periodista, pueden acabar con su carrera. Casi le quitan la presidencia a Bill Clinton.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-152003-2010-08-26.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=111941&titular=una-suciedad-chiquita-

Los rostros de la insurgencia afgana

Photobucket

Samuel
Quilombo



En agosto las cadenas de televisión Channel 4 (Reino Unido) y SBS One (Australia) emitieron imágenes de un documental (10 y 20 minutos respectivamente) sobre la insurgencia afgana, elaborado por el veterano periodista noruego Paul Refsdal. Puede adquirirse una versión más completa de 26 minutos en Journeyman Pictures. En 2009 Refsdal, que hace 25 años ya había retratado a los muyahidines cuando luchaban contra los soviéticos, logró introducirse en un grupo talibán del este de Afganistán. A pesar de la publicidad de los citados medios, no es el primer occidental que lo hace. En 2007 ya comenté el vídeo realizado por Claire Billet para France24. Otro periodista, Nir Rosen, también pudo seguir de cerca "al enemigo" -aunque no les grabó- en un reportaje escrito para Rolling Stone.El vídeo que dejo aquí -mientras dure en la red- es la versión reducida de Channel 4: http://www.youtube.com/watch?v=uwvzDIr8zzE&feature=player_embedded

Aún así, la película de Refsdal (pueden leer también la transcripción en inglés) constituye un documento excepcional. Si Billet mostró un grupo guerrillero en una provincia cercana a Kabul, Refsdal -que aparece brevemente en el vídeo- se esconde en las montañas de Kunar con un grupo que dirige el comandante Mohammad Dawran Safi, también conocido como Qari Dawat (otro vídeo, de Al Jazeera, muestra a los estadounidenses desplegados en la misma zona). Dawran era un importante terrateniente que terminó por convertirse en un guerrillero. El documental no aclara cuál es su adscripción, esto es, si está vinculado a un grupo talibán determinado. Falta un análisis que explique el contexto.

Cuando se rodaron las imágenes Dawran vivía escondiéndose en cabañas de piedra con sus hombres y su familia. Los estadounidenses pusieron a su cabeza: 400.000 dólares. El vídeo muestra cómo el grupo de Dawran, agazapado en lo alto de la montaña, ataca convoyes de la OTAN con una vetusta ametralladora. Su principal herramienta de comunicación son los walkie-talkie y los teléfonos móviles. Aunque con frecuencia hagan referencias a la religión, el comportamiento de los guerrilleros no parece el de unos furibundos fanáticos. En realidad, muestran actitudes no muy diferentes a las de los jóvenes invasores contra los que combaten. Sus motivaciones parecen antes políticas que estrictamente religiosas y limitada a un espacio bien concreto, ya sea Afganistán o simplemente la zona montañosa donde vive el grupo del comandante Darwan. En ningún momento muestran interés alguno por imponer la sharia en Europa o Estados Unidos, como insisten algunos. En una ocasión Dawran pregunta a Refsdal:

"Luchamos por la libertad, nuestra religión Islam y sus principios. Luchamos por la libertad de nuestra tierra. ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Por qué nos combaten? ¿Están oprimidos? ¿Están siendo tratados de manera injusta? ¿Viven en una dictadura?"


He aquí la clave. Ni la estrategia, ni el número de soldados, ni la tecnología: la diferencia fundamental entre la insurgencia y las tropas de la OTAN estriba en las respectivas subjetividades. La disposición de los rebeldes afganos (en este caso talibanes) para luchar contra los ocupantes y contra los afganos próximos al régimen político implantado por aquéllos no encuentra equivalente en los soldados europeos o norteamericanos que se encuentran allí desplegados. Darwan y los suyos combaten en su valle, entre hombres a los que les unen lazos colectivos y afectivos muy fuertes*. Por esta razón el Pentágono insiste en adiestrar tropas indígenas y en una estrategia de contrainsurgencia con la población local. Intentan aplicar -sin éxito- el consejo de Nicolás Maquiavelo: "sin milicias propias no hay Principado seguro; más aún, está por completo en manos de la fortuna, al carecer de medios de defensa contra la adversidad. Que siempre fue creencia y opinión de los hombres prudentes que nada hay tan débil e inestable como la fama o el poder que no se apoya en las propias fuerzas. Y ejércitos propios son los compuestos por súbditos o por ciudadanos o por siervos tuyos: los demás son mercenarios o auxiliares." (El Príncipe, cap. XIII). En buena medida, será porque los soldados del nuevo ejército afgano en buena medida razonan como mercenarios.

No obstante, no todos los guerrilleros son disciplinados. Darwan comenta cómo tuvo un traidor entre los suyos al que terminó por perdonar en lugar de ejecutarlo. Otro lugarteniente suyo, Omar, trataría de obtener dinero del periodista Paul Refsdal. Sucedió así: tras una noche movida en la que el grupo tiene que adentrarse en las montañas para esconderse ante la proximidad de las fuerzas especiales estadounidenses, Dawran le pidió a Refsdal que suspendiera su proyecto y regresara a Kabul y le comunicó que intentarían contactarle al cabo de un mes. Por su parte, su lugarteniente Omar le dejó un número de teléfono para que pudiera volver a verle en dos semanas. Una trampa que llevaría al secuestro de Refsdal, aunque sólo por una semana, como relata con más detalle en una entrevista.

Varias semanas más tarde los estadounidenses bombardearon el lugar donde se refugiaba Dawran. No está claro si el comandante sobrevivió. Refsdal asegura que sí, siguiendo declaraciones de algunos testigos, y que su mujer y dos de sus tres hijos, que aparecen en la película, murieron como consecuencia del ataque.


* Esto con independencia del proyecto político islamista que encarnan los talibanes: una liberación puede preservar o traer consigo otras servidumbres y opresiones, como demostraron los talibanes del Mullah Omar cuando llegaron a controlar la mayor parte de Afganistán a finales de los años noventa.


Fuente: http://www.javierortiz.net/voz/samuel/los-rostros-de-la-insurgencia-afgana

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=112112

USA, un sistema que lo abarca todo.

Photobucket

Iroel Sánchez
Rebelión


¿Cómo puede querer alguien decir la verdad sobre el fascismo, al que se opone, si no quiere decir nada en contra del capitalismo, que es lo que lo causa? ¿Cómo podrá hacerse practicable su verdad? Bertolt Brecht, Cinco obstáculos para decir la verdad

Quizá por eso que el escritor cubano José Lezama Lima llamó azar concurrente, al gobierno de los Estados Unidos le ha tocado presentar su informe de rendición de cuentas ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en vísperas del quinto aniversario del desastre humanitario que constituyó el impacto del Huracán Katrina. El 28 de agosto de 2005 Katrina golpeó Nueva Orleans, mostrando en carne viva las profundas desigualdades existentes en la sociedad norteamericana. El 28 de agosto es también el día en que en 1963 el reverendo Martin Luther King pronunció su conocido discurso I Have a dream ante el monumento a Abraham Lincoln en Washington DC.

Este 28 de agosto de 2010, el conservador Tea Party, integrado en su mayoría por estadunidenses blancos que acusan de socialista a Barack Obama, reunió más de 300 mil personas en el mismo lugar donde habló hace 37 años el líder por los derechos civiles. La convocatoria ultraderechista se dedicó a homenajear a los militares que han combatido por Estados Unidos y en ella hablaron Gleen Beck, locutor radial y líder del Partido, y Sarah Pailin, la candidata a vicepresidenta por el Partido Republicano en las pasadas elecciones.

Para horror del Tea Party, en el informe presentado por la Administración Obama a la ONU, se reconocen excesos en el trato a los inmigrantes, se habla de cambiar el “defectuoso sistema migratorio”, y de clausurar la cárcel de Guantánamo; también se plantea la necesidad de mejorar la justicia racial, la igualdad de género y los derechos de los homosexuales, así como de acabar con la discriminación contra musulmanes e inmigrantes asiáticos y árabes. Por otra parte, organizaciones de derechos civiles han señalado que el informe ignora asuntos como los derechos de los detenidos, la garantía de condiciones carcelarias dignas, el combate a los abusos en los arrestos a inmigrantes y la disminución de las diferencias raciales en la aplicación de la pena de muerte. El Tea Party se ha hecho célebre por oponerse a la regularización de inmigrantes y a la cobertura universal de salud, además de condenar la construcción de un centro cultural musulmán cerca de donde estuvieron las Torres Gemelas.

Para entender los móviles del pensamiento conservador norteamericano existe una referencia muy documentada en el libro La doctrina del shock de la escritora y activista social Naomi Klain. Ella dedica un capítulo de su obra a analizar los efectos de Katrina en Nueva Orleans en su relación con el neoliberalismo impuesto desde Estados Unidos al mundo, y su práctica extrema por la administración de W. Bush. La autora titula esa parte de su investigación “El apartheid del desastre”, y cita allí a un arrepentido creyente del libre mercado que afirma: “El derrumbe de los diques de Nueva Orleans tendrá consecuencias tan profundas para el neoconservadurismo político como el hundimiento del Muro de Berlín las tuvo para el comunismo soviético”. Y -junto a la guerra en Iraq y la debacle financiera- las tuvo, la derrota del Partido Republicano en 2008 así lo demuestra. Sin embargo, alentado por la crisis económica, se está produciendo un reagrupamiento de fuerzas ultrareaccionarias y revanchistas en Estados Unidos que se parece demasiado a lo acontecido en la Alemania pre-hitleriana. El “honor alemán” y la xenofobia fueron banderas agitadas por Hitler para ascender al poder en una Alemania golpeada por la crisis. El discurso de Sarah Pailin ante el monumento a Lincoln acaba de llamar a “restaurar el honor de Estados Unidos” y “recuperar valores americanos”.

La causa de lo que está sucediendo en Estados Unidos estriba en algo que no dice el informe que ha enviado el State Department a la ONU. Es que el racismo y el desprecio hacia pobres e inmigrantes están instalados en la dinámica de funcionamiento de un sistema que coloca las cosas por encima de los seres humanos. La orden que recibieron los policías de Nueva Orleans fue “disparad a los saqueadores”, como se han atrevido a confesar algunos de aquellos funcionarios cinco años después. “Cualquier cosa que cruce la calle y que sea más oscura que una papel marrón va a recibir un disparo”, es la frase con que se lanzó a la cacería humana un grupo de espontáneos vigilantes blancos por aquellos días. Razón tenía el hombre negro que vimos entonces -en un reporte de la Televisión Española- negarse a bajar desde una alta ventana y reclamar que le avisaran al gobierno cubano, que ése lo ayudaría.

Pocos días después del impacto del huracán sobre el Sur de los Estados Unidos, el líder cubano Fidel Castro presidió en La Habana la constitución del Contingente Médico Henry Reeve. Era una oferta rápida y eficaz de ayuda a los damnificados de Katrina. La filosofía que proclama las “personas primero” fue rechazada por la soberbia de quienes se obsesionan en “proteger la propiedad”. Los pobres, abandonados a su suerte por lo que Naomi Klein llama capitalismo del desastre, no pudieron ser atendidos por los médicos cubanos. Desde enero de 2009 hay un presidente negro en la Casa Blanca, pero hace pocos meses los soldados norteamericanos desembarcaron en Haití con similares objetivos que en Nueva Orleans y no por azar encontraron allí a médicos del Contingente Henry Reeve. Esta vez se enfrentaron cara a cara las dos filosofías. Bastaría preguntar al pueblo haitiano para saber de qué lado está la razón.

En su libro, Naomi Kein se apoya en la respuesta de una gran pensadora ante el comportamiento de los colonialistas franceses en Argelia para explicar el neoliberalismo. Ella cita a Simone de Beavouir: “Protestar en nombre de la moral contra «excesos» o «abusos» es un error que sugiere complicidad activa. No hay «abusos» o «excesos» aquí, simplemente un sistema que lo abarca todo”.

Blog del autor: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2010/08/29/derechos-humanos-en-usa-un-sistema-que-lo-abarca-todo/

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=112150

Amenazas que asustan

Photobucket

American Curios


David Brooks
La Jornada


Nuevas amenazas aparecen en todos los lugares, o así parece según noticias recientes. De hecho, este país ha creado amenazas exteriores para justificar guerras, invasiones, intervenciones, medidas de seguridad internas, tortura, casi siempre en nombre de la libertad y la defensa de los derechos humanos y la paz. Pero tal vez son las amenazas internas, nacidas aquí, las que resultan más peligrosas.

Algunos ejemplos de todo esto surgieron esta semana. Entre las curiosidades amenazantes:

La CIA identificó a la filial de al-Qaida en Yemen como la amenaza más urgente para la seguridad nacional estadunidense, reportó el Washington Post. Por primera vez desde el 11 de septiembre de 2001, la CIA percibe a estos grupos afiliados, y no el núcleo centrado ahora en Pakistán, como la principal amenaza, y con ello altos funcionarios del gobierno de Barack Obama están proponiendo una escalada de las operaciones estadunidenses ahí, incrementando operaciones militares clandestinas en Yemen.

Por otro lado, en el transcurso de la semana altos oficiales militares han insistido abiertamente en que es muy posible que sea necesario alargar los plazos establecidos por Obama sobre la presencia militar en Afganistán, y que fijar fechas para una retirada sólo beneficia al enemigo talibán.

La corrupción en el gobierno aliado de Hamid Karzai en Afganistán ha sido identificada como una de las principales amenazas a la estrategia estadunidense para estabilizar ese país, pero esta amenaza se complicó aún más esta semana cuando el New York Times reveló que Mohammed Zia Salehi, ex jefe de administración del Consejo de Seguridad Nacional de Afganistán, asistente de Karzai, y que está al centro de una investigación de corrupción de alto nivel ha estado en la nómina de la CIA. El diario escribió que la relación de Salehi con la CIA subraya "profundas contradicciones en el centro de la política del gobierno de Obama en Afganistán, con oficiales estadunidenses demandando simultáneamente que Karzai erradique la corrupción en su gobierno mientras, a veces, subsidian a las mismas personas sospechosas de perpetrarla".

En medio de todas estas guerras abiertas y clandestinas, aparecen nuevas amenazas dentro de las filas castrenses que no provienen de un "enemigo". Ante registros de crecientes niveles de suicidios, el Pentágono evalúa cómo mejorar sus programas de prevención en todos los servicios armados, ya que entre 2005 y 2009 más de mil 100 integrantes de las fuerzas armadas se han suicidado, y esa cifra se ha incrementado en el año, reporta la agencia Ap.

Dentro de Estados Unidos estas "amenazas" son traducidas por fuerzas derechistas en un incesante mensaje difundido masivamente que repite: el país está bajo ataque no sólo de al-Qaida sino del mundo musulmán por un lado, y por otro de las olas de inmigrantes que provienen de allá afuera, sobre todo del sur. Eso nutre fobias antimigrantes y crímenes de odio. Esto alimentó el debate nacional en torno a la posible construcción de un centro comunitario y mezquita a dos cuadras del sitio conocido como zona cero, donde estaba el World Trade Center, que la derecha considera un insulto a la memoria nacional. Esta semana un taxista fue atacado por un joven blanco en Nueva York que le preguntó si era musulmán, y cuando el chofer le dijo que sí, el joven sacó una navaja y lo hirió. Mientras tanto, un pastor evangélico en Florida, Terry Jones, anunció que hará una hoguera con ejemplares del Corán para conmemorar el 11 de septiembre en este aniversario, ya que el libro "está lleno de mentiras", afirma. Y las encuestas registran que cada vez más estadunidenses sospechan que el propio presidente, cristiano, es musulmán y, peor, "socialista".

Pero la guerra y sus consecuencias no son la amenaza que más preocupa a los estadunidenses, sino el desempleo y la incertidumbre económica, según las encuestas recientes. Pero no hay una respuesta militar para enfrentar esa amenaza, ni se puede responsabilizar a una amenaza extranjera por la crisis.

A la vez, hay cosas que hacen pensar que tal vez la amenaza más peligrosa de todas es el nivel de conciencia del público en general en medio de guerras y crisis económicas. Por ejemplo, una encuesta reciente de Adweek/Harris Poll descubrió que entre las opciones de ser más ricos, más jóvenes, más inteligentes o más esbeltos, 44 por ciento prefirió ser más rico, 21 por ciento más esbelto, 14 por ciento más inteligente y 12 por ciento más joven.

O sea, mientras persisten las guerras y las crisis devastando este y otros países, no sólo es notable que se realicen encuestas como ésta, sino que, peor, entre sus resultados se revelan cosas como que lo que menos desea la gente es más inteligencia. Tal vez eso explica cosas como el resultado de otra encuesta donde la mayoría de los estudiantes estadunidenses que están por ingresar a las universidades creen que Beethoven es un perro, reportó la agencia Afp.

Esta amenaza sí asusta.

Hay otra grave amenaza en el ámbito militar. Esta semana el comandante de más alto rango del servicio más selectivo y más "macho" de las fuerzas armadas, los marines, declaró que la abrumadora mayoría de éstos se opone a compartir dormitorios con gays y lesbianas. El general James Conway, uno de los críticos que se oponen a la reforma que permite a los gays ingresar en las fuerzas armadas –argumentan que eso sólo agregará más tensión a una fuerza ya bajo presión por las largas guerras–, dijo que tal vez una solución sea solicitar que los compañeros de cuarto de los soldados gays sean voluntarios, informó la agencia Reuters. Al parecer esto asusta más a ciertos marines que enfrentar al "enemigo".

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/08/30/index.php?section=opinion&article=029o1mun

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=112145

sábado, 28 de agosto de 2010

Prensa flamenca revela grabaciones secretas que acusan a Iglesia

Photobucket

Bruselas, (dpa) - El ex cardenal primado de Bélgica, Godfried Danneels, presionó para que no salieran a la luz algunos casos de presuntos abusos sexuales a menores por parte, entre otros, del ex obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, denuncia hoy el periódico "De Standaard".

"Hay que cubrir un tupido velo sobre todo este escándalo, hay que ocultar esto cuanto antes", dijo Danneels, en una conversación hasta ahora secreta con un sobrino de Vangheluwe - supuesta víctima de abusos sexuales hace varios años-, en las grabaciones en exclusiva que publica hoy el diario flamenco.

Vangheluwe, de 74 años, dimitió de su cargo en abril pasado, tras admitir que participó en prácticas sexuales y tocamientos durante casi 13 años seguidos, según informa hoy la prensa flamenca.

La semana pasada, informaciones de la prensa flamenca revelaban que el sobrino del ex obispo de Brujas presionó al purpurado para que presentara su dimisión: "Si no dimites antes de Semana Santa (la pasada Pascua), será peor para tí", le habría amenazado.

Revelaciones de la cadena de radio flamenca VRT apuntaban además a que Vangheluwe "compró" el silencio de la víctima, su sobrino, y el de la familia de éste a base de "cuantiosos sobornos" durante varios años.

Hoy, el periódico flamenco "De Standaard", que ha informado profusamente y con detalles sobre los casos de presuntos abusos sexuales y pederastia en el seno de la Iglesia católica belga, asegura que el sobrino de Vangheluwe les ha "dado permiso" para revelar el contenido de una grabación (realizada con una minigrabadora por la propia víctima) durante una conversación entre éste y el ex cardenal Daneels.

La víctima quiere dejar claro que "nunca" recibió dinero de su tío a cambio de silenciar el caso, aunque admite que le pidió, de manera educada y cortés, que "reflexionara sobre lo que había hecho y que, en virtud de su conciencia, que presentara su dimisión".

Lo que sí queda claro, según la transcripción de las grabaciones que hoy publica "De Standaard", es que "el cardenal Daneels presionó a la víctima para que, literalmente, se corriera un tupido velo sobre el asunto y que no se volviera a hablar más del escándalo hasta que, al menos, el obispo de Brujas se jubilara".

"Me siento ahora víctima de una sucia campaña de acoso por parte de la Iglesia católica", asegura la víctima.

http://www.elpais.cr/articulos.php?id=31148

Cine en campamento esperanza.

Photobucket
El video, de 25 minutos, los muestra jugando al dominó con fichas fabricadas por ellos. Cinco de los mineros estaban deprimidos y no querían aparecer. Se trabaja silenciosamente sobre un plan B, que podría alcanzar el rescate antes de lo previsto.

IMAGENES DE LOS MINEROS ATRAPADOS REFLEJADAS EN UN VIDEO QUE FUE PASADO A SUS FAMILIARES


El video, de 25 minutos, los muestra jugando al dominó con fichas fabricadas por ellos. Cinco de los mineros estaban deprimidos y no querían aparecer. Se trabaja silenciosamente sobre un plan B, que podría alcanzar el rescate antes de lo previsto.

Por Emilio Ruchansky

Desde Copiapó


Las primeras imágenes grabadas en alta definición de los trabajadores atrapados en la mina San José recorrieron todas las pantallas de los noticieros y conmovieron al puñado de familiares que las vieron a última hora del jueves en el Campamento Esperanza. “Parecían estar bien, con el ánimo en alto, estamos contentos de verlos. A Mario (Gómez) lo encontramos muy flaquito y ojeroso”, dijo Bélgica, hermana de Linialent Gómez, quien vio a su marido en los noticieros, desde un hotel en Copiapó. “La llamé. Estaba llorando y estaba contenta también”, comentó la mujer, que asistió a esa especie de función privada para los familiares, que ya empezaron a turnarse para aguantar la espera en el campamento. Ayer circuló una noticia acotada para no despertar expectativas ni adentro ni afuera de la mina: hay un plan B para rescatar a los 33 titanes antes de diciembre, como estaba anunciado.

La cámara, ingresada con el objetivo de diagnosticar enfermedades en la piel por la humedad y en los ojos por el polvo, fue operada por Mario Sepúlveda, ex dirigente sindical, y sirvió para que el equipo de psiquiatras y psicólogos advirtiera con preocupación cierta depresión o tristeza. De hecho, cinco mineros no quisieron aparecer en la filmación y otros, acostados, ni siquiera abrían los ojos para saludar. La transmisión de las imágenes en el campamento se convirtió en el momento más emotivo desde que el domingo pasado apareció la prueba de vida.

“Mario levantaba los brazos y se le caían las lágrimas, estaba tan emocionado como nosotros. Pero la verdad es que no estaban todos felices, ni abajo ni en el campamento. Muchos familiares se fueron preocupados porque los vieron muy mal a los suyos”, dijo Bélgica. Su cuñado, rosario en mano, pidió objetos para armar un altar. “Es una persona fundamental en términos espirituales, que tiene hartos conocimientos, nos ha ayudado mucho”, comentó Sepúlveda, iluminando el lugar con una linterna, al presentar a Gómez en el video que dura 25 minutos y se proyectó dos veces sobre la pared-lona del comedor del Campamento Esperanza, para que los familiares pudieran grabarlo con sus celulares.

Claro que lo religioso no opaca los chistes verdes, los propios rescatistas contaron que cuando sube “la paloma”, el aparato que sirve para enviar víveres y medicamentos principalmente, vuelve con mensajes como: “Nunca estuve tanto tiempo adentro. Firmado: el eyaculador precoz”. El ingenio, como se pudo ver en el video, transformó unos papeles en fichas de dominó. “Bueno, puedo decir que éste es nuestro casino”, bromeó Sepúlveda cuando mostraba a cuatro mineros con el torso desnudo, su-dados por el calor, y sentados alrededor de una tabla roja jugando al dominó, alumbrados con el casco de uno de ellos.

Las camillas que estaban en el refugio se transformaron en camas, al igual que algunos cartones. Más adelante, mientras los mineros mandaban saludos a sus padres, hijos, hermanos, novias e hijos, Sepúlveda mostró el tanque donde guardan agua y un tarrito que detalló: “Sirve para lavarse los dientes, la carita y la limpieza básica entre comillas”. También abrió el botiquín donde estaba el alcohol, el dentífrico y el desodorante. “Aquí oramos, hacemos reuniones y decidimos todo en asambleas”, dijo el conductor del video sobre el refugio.

Pocos pasos después, se oían las risas de los mineros. La linterna delató una pared donde había un almanaque con una chica semidesnuda y otra posando en un poster. Y nuevamente Sepúlveda: “No podía faltar esto”.

“Quiero agradecer a todas las familias de mis compañeros aquí presentes el tener ese coraje de no dejarnos desamparados. Supimos lo que hicieron allá afuera y les vamos a dar un aplauso”, dijo sobre el final Carlos Barrios. Luego cantaron el himno nacional y gritaron, al igual que la primera vez que hablaron con el exterior, el “ceacheí”, un cántico futbolero: “¡Chi chi chi, le le le! ¡Viva Chile!”. Sus familiares acompañaron los cantos con lágrimas y abrazos e iluminados con las fogatas que noche a noche comparten en el Campamento Esperanza.

Allí, cada vez se ve menos gente desde que el gobierno pidió a los familiares que retornen a la normalidad, prometiéndoles que los tendrán al tanto de las novedades. Ayer, el jefe técnico de las labores de rescate, André Sougarret, dijo que estaba lista la tercera sonda, que llegó hasta el taller de la mina, al que pueden acceder los mineros atrapados. Esta sonda de ocho centímetros de diámetro, comentó, sería el plan B paralelo para rescatarlos antes del tiempo estipulado.

“Tenemos también un plan C y un plan D”, dijo y no habló más para evitar “especulaciones”. La siempre sonriente intendenta de Atacama, Ximena Matas, sólo agregó que sobre esta sonda podría trabajar un taladro de aire reverso, como el que se utilizó al principio del rescate pero de mayor tamaño. La plataforma de cemento donde se ubicará la perforadora Strata 950, el plan A, ya está lista y la máquina operará entre el domingo y lunes próximo.

Abajo, los 33 titanes esperan con ansias la promesa de huevos duros, jugo de naranja y jamón que se les proveerá el fin de semana. Luego de que se les negara cerveza y alcohol, ayer algunos mineros pidieron, más bien rogaron, por atados de cigarrillos. Esta vez los rescatistas accedieron parcialmente al pedido, aunque la respuesta más bien parece un chiste de mal gusto: les enviarán chicles de nicotina.



http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-152149-2010-08-28.html

Los héroes del pueblo y sus verdugos

Photobucket

Por Osvaldo Bayer

Desde Bonn, Alemania

He estado nuevamente en Hofgeismar, en ese paisaje verde que es el centro de Alemania, en la antigua residencia de un príncipe donde hoy está una academia evangélica dedicada a la discusión de los grandes temas nunca solucionados de la humanidad. Allí se realizó un seminario preparatorio para la Feria del Libro de Francfort, que este año –en octubre– estará dedicada a la Argentina.

Antiguas construcciones rodeadas de bosques y jardines para caminar, pensar y discutir en voz baja, para escuchar el incesante lenguaje de los pájaros, que no se rinden.

Recuerdo que aquí estuvimos hace quince años recordando a Elisabeth Käsemann, la joven alemana asesinada por la dictadura argentina de la desaparición de personas. Recuerdo que en aquella reunión, a la que concurrieron representantes de los organismos de derechos humanos de diversas partes del mundo, habló el teólogo Ernst Käsemann, padre de la joven asesinada. Uno de los teólogos más famosos de Alemania, ese hombre no podía comprender la brutalidad y la perversión del sistema argentino de la desaparición.

A Elisabeth Käsemann, que había viajado a la Argentina para estudiar a fondo su situación social y redactar su tesis universitaria, la habían secuestrado, torturado bestialmente y luego asesinado a tiros. Estuvo en el campo de concentración “El Vesubio” y su verdugo fue el coronel Pedro Durán Sáenz.

Recuerdo el dolor del padre. Cuando supo de la muerte de su hija, viajó a la Argentina para recuperar su cuerpo. Y aquí vino ya la última gota del cáliz amargo que tuvo que soportar el padre: para recuperar ese cuerpo, debió entregar 22 mil dólares a un agente de los militares argentinos. No olvidaré nunca cuando en Hofgeismar el teólogo pronunció estas palabras que me siguen doliendo de pura vergüenza: “Qué país, Señor, es la Argentina, donde no sólo asesinan sino que también exigen dinero para entregar el cuerpo de la víctima a sus padres”. Me llenó de vergüenza esa afirmación, y de pesimismo sobre mi país.

Por eso cuando por fin, después de 33 años del asesinato de Elisabeth, en junio de este año, la Justicia argentina me citó como testigo en el juicio contra el asesino coronel Pedro Durán Sáenz, declaré lo comprobado en mi investigación realizada para el libro cinematográfico del film alemán Elisabeth. Lo pude mirar al asesino allí presente, pero el cobarde miró para otro lado. Treinta y tres años debimos esperar para que por lo menos se iniciara el juicio de quien fuera dueño de la vida y de la muerte en “El Vesubio”, uno de los lugares donde más se humilló, se vejó, se torturó y se “desapareció” a seres humanos.

Era algo imperdonable que los crímenes hubieran quedado impunes. Más todavía: este torturador y asesino –pese a todas nuestras denuncias– fue enviado por el gobierno de Alfonsín como agregado militar a la embajada de la democracia argentina a México. Sí, realidades argentinas.

¿Y qué hizo mientras tanto la Justicia argentina? Por ejemplo, en el acta de defunción de Elisabeth, el médico policial Carlos E. Castro señala que murió por balazos recibidos de frente, en un tiroteo. Cuando el cuerpo de Elisabeth fue revisado en Alemania por los médicos de la Justicia, éstos certificaron que los tiros habían sido disparados en la nuca y en la espalda. La pregunta es: ¿qué se hizo del médico policial Carlos Castro?, ¿no se lo juzga por su colaboración con los asesinos?, ¿qué hace hoy?, ¿goza de su jubilación, tranquilamente?

Lo repetimos una vez más: la verdad a veces tarda mucho, pero al fin llega: los asesinos ya están en juicio, mientras que un instituto de enseñanza para madres lleva el nombre de “Elisabeth Käsemann”, en su ciudad natal, Gelsenkirchen. Ojalá que en la Argentina, cuando se construyan casas a las familias que habitaban villas miseria, una de esas calles lleve el nombre de Elisabeth Käsemann, la bella joven extranjera que trabajó en esas villas y dio su vida por más dignidad para los humillados.

Regreso a Bonn y me encuentro con un abultado sobre. Me lo envían las Madres de Plaza de Mayo: son fotocopias de todos los documentos que presentaron los padres de los desaparecidos cuando éstos fueron secuestrados. Casi todos pedidos de hábeas corpus ante la Justicia, solicitudes de información ante la policía, ante los militares, ante la Iglesia Católica. Los leo y me digo: aquí está todo, aquí está la verdad de lo que fue el sistema de la represión de la dictadura. Porque en esas primeras denuncias de los padres están los testimonios de aquellos que presenciaron los secuestros, los allanamientos y las detenciones. Están los testimonios de vecinos, por ejemplo, que vieron llegar a los represores. Primero, los “grupos de tareas” se llevaban al “sospechoso”, a quien golpeaban bestialmente –se oían los gritos y los ruidos de los golpes–, luego se los arrastraba por la calle y más tarde llegaban los camiones que cargaban todo lo que encontraban en el domicilio y destruían lo que no tenía valor para ellos. Los padres denunciaban todo eso porque tal vez creerían que la Justicia iba a hacer precisamente eso, justicia. Pero están en esa documentación las resoluciones de los jueces rechazando los recursos de hábeas corpus, sencillamente “porque no corresponde”. Todos los nombres de esos jueces deberían publicarse en listas para eterna vergüenza de esos cobardes colaboracionistas, los que por supuesto siguieron siendo jueces después de la caída de la dictadura. Por ejemplo, veamos el caso de la profesora universitaria Liliana Elida Galletti, quien fue secuestrada el 13 de junio de 1977 por fuerzas uniformadas tanto del Ejército como de la policía, según testigos presenciales. Llegaron al domicilio Doblas 1083 de la Capital en cinco automóviles. Antes habían cerrado las calles adyacentes. Permanecieron allí dos horas. Se oyeron fuertes golpes, gritos y lamentos. Partieron después llevándose a la docente y poco después llegaron dos camiones, en los cuales viajaba personal policial y de las Fuerzas Armadas, que “sustrajeron diversas pertenencias, objetos del hogar, libros, papeles, ropa, tarea que insumió varias horas, y se retiraron a las 23”. La profesora Galletti, según los testigos, cuando se la llevaron “denotaba encontrarse en un estado de fuerte depresión y abatimiento”. Los padres iniciaron primero acciones de hábeas corpus ante el juzgado penal a cargo del doctor Somoza, secretaría del doctor Cuesta, y luego ante el Juzgado Federal del doctor Sarmiento, secretaría Fátima Ruiz López, ambos sin resultado, y luego ante la Cámara Criminal, Sala I, Capital Federal, pero no se realizó procedimiento alguno. El domicilio, totalmente saqueado, no fue jamás visitado por la Justicia. Ante el silencio, los padres iniciaron un nuevo pedido ante el Juzgado Nº 3 del juez Rivarola, secretaría Curutchet, obteniendo la respuesta de que ante el requerimiento de informes a las Fuerzas Armadas, éstas aseguraron “que la nombrada no se hallaba detenida”. Eso es todo. Luego hicieron presentaciones ante el Ministerio del Interior, cuerpos del Ejército y ante algunos dignatarios de la Iglesia Católica, obteniendo la misma respuesta.

Otro de los innumerables casos de terror llevados a cabo por los militares es el del soldado Alejandro García Martegani. El joven estaba haciendo el servicio militar en 1976 en el Batallón 601, de City Bell, cuando lo acusaron de estar vinculado con ideólogos de izquierda y, luego de estar detenido tres meses, lo mandaron el Regimiento de Infantería Nº 10 de Montaña a Covunco, Neuquén. Un mes después desapareció. No hubo más noticias de él. Los padres se trasladaron de Buenos Aires al regimiento neuquino donde el jefe del mismo, teniente coronel Ventura, les informó que el soldado García Martegani había salido de licencia y que no había vuelto, por lo cual se lo había declarado desertor. El padre del desaparecido no aceptó esa explicación. Se entrevistó con tres soldados conscriptos, quienes le relataron que la última vez que vieron al hijo fue en un auto donde había otras personas que se lo llevaban. Concurrió el padre, entonces, a la policía de Zapala, donde le informaron que ellos no tenían ninguna información de ese soldado. Hizo luego la denuncia ante el Comando en Jefe del Ejército, ante los ministerios correspondientes, ante la Justicia. Nunca hubo respuestas. El hijo había sido “desaparecido”. Lo más cobarde que se pueda esperar de un militar es que entregue a sus propios soldados, cuando tiene el deber de protegerlos. La vesania más manifiesta: eliminar a la propia persona de la que se es responsable, utilizando el poder omnímodo que da la propia institución al comandante. La pregunta es: ¿el teniente coronel Ventura fue juzgado alguna vez por este crimen tan artero? Y ese soldado no fue el único desaparecido. Hay muchos nombres denunciados que fueron víctimas de la misma acción que no puede ser calificada sino como la más baja de todas las traiciones.

En la documentación están todas las respuestas de los responsables. ¡Cuánta impotencia la de los familiares de los desaparecidos de aquel entonces! Por eso nos parece que la edición de esta documentación por la Editorial Madres de Plaza de Mayo será otro paso adelante para dejar aun más en descubierto en toda su brutalidad lo que fue ese período argentino y el fracaso de la mayoría de los que se titulaban como representantes de los intereses de la sociedad. Por eso este libro que editarán las Madres será una prueba de lo que fue el clima de miedo y de crimen oficial desatado. El poder leer con nombre y apellido a todos los que miraron para otro lado en vez de cumplir con sus obligaciones éticas fundamentales.

Pero, como decíamos, finalmente los crueles quedan para siempre condenados por la Historia. Los crímenes quedan develados por más oficiales que sean y por más que los cometan los poderosos.

Acaba de producirse un hecho que ha puesto contenta a toda la Europa democrática. Por primera vez, el gobierno turco ha reconocido uno de los tantos crímenes cometidos contra los armenios. Fue título de página en muchos diarios europeos: “Turquía culpable”. Se trata del asesinato cometido contra el periodista armenio Hrant Dink. Este periodista fue asesinado a tiros en la calle. Horas antes, un juzgado turco lo había acusado de “ofender a Turquía” y condenado a tres años de prisión. El periodista había denunciado el genocidio armenio cometido por Turquía a principios del siglo pasado, justamente con esa palabra: genocidio. Después de la condena, el periodista fue asesinado, a pesar de que iba custodiado por policías turcos.

Ayer se informó que el gobierno turco va a reconocer –ante el Juzgado Europeo de Estrasburgo– su responsabilidad de no haber ofrecido más seguridad al periodista, facilitando así su asesinato. Es tal vez un pequeño paso hacia el reconocimiento de ese genocidio que costó la vida de un millón y medio de hombres, mujeres y niños armenios.

Pasos hacia adelante en un mundo cargado de violencias creadas siempre por las injusticias sociales y el ansia de poder.

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-152148-2010-08-28.html