Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.




*****


99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

lunes, 31 de mayo de 2010

Israel atacó una flota de ayuda humanitaria .

El asalto del Ejército israelí a una flotilla de barcos con ayuda humanitaria para Gaza causó más de una decena de muertos, y amenaza con convertirse en una crisis diplomática internacional. La ONU, la Unión Europea y la Liga Árabe, que han condenado duramente el ataque, se movilizan para mantener reuniones de urgencia tras el asalto a la "Flotilla de la Libertad", formada por seis barcos y más de 750 personas. Mientras crece la lista de países que han convocado a los embajadores de Israel, aún no se conocen las cifras exactas de la "masacre", como la definió el presidente palestino, Mahmud Abás, mientras que para Hamás se trata de un "crimen contra la Humanidad".

Photobucket

Uno de los barcos que formaban la flotilla que zarpó el pasado jueves desde Turquía, junto a otras ocho embarcaciones.


El Ejército israelí ha reconocido la muerte de diez activistas, pero medios locales cifran las víctimas entre 14 y 20 muertos, así como entre 30 y 60 heridos, en el asalto, llevado a cabo por miembros de una unidad de elite en aguas internacionales, a unas veinte millas de la franja palestina. Los testimonios de las víctimas afirman que los soldados israelíes descendieron sobre las cubiertas desde helicópteros abriendo fuego, mientras las imágenes de televisión mostraban la evacuación de un cadáver, una camilla ensangrentada y restos de sangre en el suelo de la embarcación, así como los soldados israelíes que la abordaron.

La portavoz del Ejército de Israel, la comandante Avital Leibowitz, aseguró que los tripulantes abrieron fuego, trataron de apuñalar y lanzaron piedras a los soldados. El asalto a la flotilla, cuya principal responsable es la ONG turca IHH, ha causado una oleada de ira en Turquía, donde unas 10.000 personas protestaron en el centro de Estambul.

El Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, que ha cancelado una gira en Latinoamérica por el incidente, ha avisado de que el ataque tendrá "consecuencias" y ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, como lo ha hecho el Líbano.

A la espera de que Naciones Unidas decida al respecto, sí que han confirmado reuniones extraordinarias los ministros de Exteriores de la UE, esta tarde, y los países miembros de la Liga árabe, mañana.

El Vaticano expresó "gran preocupación" y "dolor" por "la inútil pérdida de vidas humanas", según su portavoz, Federico Lombardi. Francia y Alemania han mostrado su "conmoción" y han "exigido", como España e Italia, una investigación exhaustiva de lo sucedido, que también ha solicitado la jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon, además de pedir que se depuren responsabilidades. Algunos miembros del Parlamento Europeo han ido más allá en su condena y han unido sus voces a las de varios mandatarios árabes y asiáticos para el desbloqueo inmediato de los accesos a Gaza.

Así lo han hecho el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, y el emir de Qatar, jeque Hamad bin Jalifa al Zani, para quien "todos los que hablan de libertad, justicia y democracia están llamados ahora a hacer algo para romper este bloqueo para que no se pierda la sangre de estos mártires".

La Liga árabe ha convocado para mañana una reunión de urgencia de su comisión permanente en El Cairo, tras calificar lo sucedido de "crimen" y de "acción terrorista". Para su secretario general, Amro Musa, el asalto es una "clara señal de que Israel no está preparado para la paz".

En ese sentido, ha sorprendido que Abás, que ha decretado tres días de luto en los territorios palestinos, no suspendiera, sin embargo, las negociaciones indirectas que mantiene con Israel. Por su parte, el jefe de Gobierno en Gaza del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, convocó de urgencia a sus ministros y calificó el ataque de "brutal", mientras que la secretaría del grupo en Damasco instó a la reacción a la comunidad internacional y consideró cómplices a quienes no se pronuncien sobre esta "agresión atroz".

Tanto el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, como el de Exteriores, Avigdor Lieberman, han convocado esta mañana reuniones de urgencia, mientras su número dos, Dani Ayalón, responsabilizó de las muertes a los miembros de la flotilla. Ayalón dijo que los activistas respondieron a los soldados con armas y llegó a relacionar a los organizadores de la flotilla humanitaria con Al Qaeda.

http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-146705-2010-05-31.html

Internet potenciará inteligencia, pero degradará la privacidad.

El uso intensivo de Internet en la búsqueda de información para la vida cotidiana cambiará por completo lo que entendemos por inteligencia durante la próxima década, potenciando nuestro cerebro, pero también degradará nuestra privacidad.

Photobucket
¿La dependencia de buscadores como Google nos hará seres humanos más inteligentes o más estúpidos? Esa es la pregunta principal de una investigación realizada por el Pew Research Center de EE. UU. Archivo

* Internet siempre a la mano evita tener que recordar mucha información
* ‘Inteligente’ será quien sepa buscar y relacionar gran cantidad de datos



Pablo Fonseca Q. pfonseca@nacion.com

Así lo señala el informe El futuro de Internet, publicado recientemente por el Pew Research Center de Estados Unidos.

La exposición permanente a gran cantidad de información y la interacción con buscadores que cada vez entienden mejor lo que necesitamos, hará superfluo manejar gran cantidad de datos en la memoria humana y más bien obligará a las personas a desarrollar sus capacidades para relacionar, rápidamente, distintas fuentes de conocimiento, se explica en el estudio.

Las conclusiones de El futuro de Internet están basadas en una encuesta y entrevistas realizadas a 371 expertos y 524 usuarios intensivos de Internet sobre cómo imaginan Internet en el 2020.

El 50% de los consultados ha estado utilizando Internet al menos desde el año 1992.

Nueva inteligencia. El 81% de los expertos y el 76% de los usuarios encuestados se declararon a favor de la idea de que Internet provocará una mejora significativa de la inteligencia humana para 2020.

La mayoría acepta que el ser humano ya no tendrá que recordar mucho ni guardar en su cerebro detalles, pero sí pensar más y de una forma mucho más crítica.

“La tecnología no es el problema, sino los rasgos de carácter inherente a las personas. Internet y los buscadores solo permiten a las personas ser más de lo que ya son. Si están motivados y son astutos, utilizarán las nuevas herramientas para explorar en nuevas e interesantes maneras de aprender. Si son perezosos o incapaces de concentrarse, encontrarán nuevas maneras de ser distraídos y perder el tiempo”, dice el informe.

En el 2020 buena parte de la vida humana se desarrollará dentro en un ambiente de completa conexión a Internet. Distintos dispositivos –desde el reloj de pulsera hasta el servidor que manejará los electrodomésticos– estarán permanentemente recibiendo y enviando información y tomando las decisiones más lógicas automáticamente.

El ser humano, por lo tanto, tendrá menos asuntos “sin trascendencia” a los cuales atender.

“Tenemos que pensar que en diez años nuestra definición de inteligencia será muy diferente. Será ‘inteligente’ aquello que funciona en red y permite unir y dar un nuevo sentido a aquello que no son más que bits de información separados”, explicó Christine Greenhow, de la Universidad de Minesota y quien participó en el estudio.

La evolución que plantea Internet, recuerda el estudio, en el fondo no es diferente a otras revoluciones ya vividas por la humanidad.

Platón, por ejemplo, llegó a criticar en sus inicios la escritura porque consideraba que el pensamiento solo podía existir dentro de él mismo; es decir, en la mente de los humanos y no en lo escrito.

También hubo críticas de algunos sectores conservadores tras la invención de la imprenta de caracteres móviles en Occidente.

Esos sucesos cambiaron la forma de pensar de los humanos y ayudaron a crear la sociedad actual. Ahora, Internet cambiará la forma de pensar de los humanos actuales y ayudará a formar la sociedad del futuro, se afirma.

Poca privacidad. La popularización de Internet plantea para los expertos un escenario donde la idea de privacidad también cambiará.

En este apartado será clave el concepto de autenticación; es decir, el estar seguro de que una persona que ingresa a un sitio web y pide un servicio es quien dice ser.

“La presión para autenticación de los usuarios de Internet está creciendo y muchas solicitudes son legítimas. Nuevos métodos para lograrla están siendo explorados pero aún no está claro cuáles prevalecerán en el mercado”, dice el informe del Pew Research Center.

“Conforme crezca el e-comercio, el e-gobierno, la e-democracia y la e-educación, sistemas de identificación robustos serán más y más comunes en la vida cotidiana”, comentó Ismael Peña López, de la Universidad Abierta de Cataluña y quien participó en el estudio.

No obstante, el informe asume que nuevas regulaciones legales les darán a las personas cierto nivel de privacidad, por debajo del actual, pero lo suficiente como para que utilizar un pseudónimo y no el nombre real no sea mal visto en el mundo de Internet.

La confidencialidad de datos muy calificados no solo se mantendrá, sino que también se crearán sistemas para asegurarla.

Mención aparte recibieron las redes sociales, responsables desde ahora –pero más en el futuro– de que las personas olviden el sentido de decir algo o comportarse en Internet anónimamente.

Las redes sociales dejan constancia pública de pensamientos, opiniones y actuar. Pronto se potenciará el concepto de “responsabilidad informativa”, tratando de captar a más usuarios de edad adulta, quienes crecieron en un mundo donde no informaban a todo el planeta (literalmente) cuál película irían a ver al cine, cómo les fue de vacaciones o si su matrimonio está en crisis.

Para Stewart Baker, abogado especialista de la firma Stepteo & Johnson, en el 2020 el anonimato en Internet será como el anonimato en la vida real de nuestro días: cuando nos encontramos a alguien que no conocemos en una calle solitaria apuramos el paso, cambiamos de acera y salimos de ahí lo antes posible.

http://www.nacion.com/2010-05-30/AldeaGlobal/NotaPrincipal/AldeaGlobal2390508.aspx

Allah te ama.

luz

ما أروع هذا الدين

What a wonderful this religion

!Qué maravillosa es esta religión!


وما أكرم رب العا لمين

!y qué generoso es Al-lah

تكون جالسا وذنوبك تغفر


Be sitting and then your sins are forgiven

Estás sentado y Al-lah te está perdonando tus pecados


وخطاياك تمحي

Tus pecados se eliminan


And erase your sins


وحسناتك تزداد


The good deeds grow

y tu balanza se llena con buenos hechos



ومنزلتك ترتفع عند الله

y tu grado cada vez sube más

Your status is up to God



وأنت لا تعلم كيف؟؟

And you do not know how?

y tú no sabes cómo, si no haces nada


كل ذلك وأكثر

All this and more

todo eso y más



بدعوة محب لك في الخافية

At the invitation of loving you in undisguised



Por una petición interior a Al-lah de alguien que te quiere



أو بصدقة قد نسيتها جارية

Or charity may have forgotten ongoing

o alguna obra de caridad sadaka que has hecho y has olvidado



أو بكلمة طيبة اهتدت بها قلوب لاهية

o con una palabra que guió a un corazón perdido

Or a good word has guided the hearts of the weak


اسأل الله لي ولك العافية

Pido a Al-lah para mi y para ti todo el bien

Asked God to you and me wellness

domingo, 30 de mayo de 2010

Las corridas de toros vistas desde el Islam.

Photobucket

El Parlamento catalán debate sobre si prohibir o no las corridas de toros. Los defensores de las corridas alegan que se trata de una tradición ancestral, parte del patrimonio cultural de la humanidad, en el cual el hombre y el toro se enfrentan en igualdad. Los partidarios de la prohibición alegan que se trata de una sangrienta salvajada, en la cual se tortura de forma innoble a un ser vivo, para puro deleite de las gentes.

¿Cuál sería el punto de vista islámico sobre este asunto? Evidentemente, el Sr. Islam no existe y por tanto no puede darnos su opinión, y yo no represento a nadie más que a mí. Por mi parte, no tengo la menor duda de que el islam está de parte de la prohibición de las corridas. Para ello, me baso en aquellos dichos del Profeta Muhammad en los cuales alentó a tratar bien a los animales, e incluso en el hecho de que prohibió costumbres árabes anteriores en las que los animales sufrían.

El Profeta prohibió a sus seguidores el causar daño a cualquier animal y les pidió que se aseguraran de estar cumpliendo con sus derechos. Los animales tienen su dignidad. En el Corán se dice que tienen alma y que forman comunidades igual que los humanos. Y los versículos 37-38 del capítulo 6 señalan que los animales también accederán al Paraíso.

En una ocasión, Muhammad contó la historia de un hombre que, tras una larga caminata y al sentir sed, bajó a un pozo para beber. Al salir, ve a un perro jadeando de sed que comía barro. El hombre se dice: “este perro está tan sediento como lo estaba yo”, y vuelve a bajar, llena su zapato del agua, lo agarra con sus dientes y vuelve a subir para dar de beber al perro. Dios le agradeció su buena obra y le perdonó los pecados. Le preguntaron entonces “Oh, Muhammad, ¿tendremos entonces una recompensa por ser buenos con los animales?”. El Profeta contestó: “Cualquier bien que se haga a una criatura viva obtiene una recompensa”. Muhammad no distinguía entre hacer el bien a los humanos o a otros seres vivos.

En otra ocasión, el Profeta narró la historia de una mujer que fue arrojada al Fuego del infierno por tratar mal a su gato: no le dio de comer ni de beber mientras lo tuvo encerrado, ni le dejó salir para que se alimentara de insectos y cazara sus presas. Y también prohibió cazar por placer. Dijo: “Quienquiera que mate a un gorrión o a un animal mayor sin respetar su derecho a existir, tendrá que dar cuenta por ello en el Día del Juicio”. Y en otra tradición dice que será el propio pájaro quien le pedirá cuentas por lo que le hizo, y pedirá a Dios que le haga justicia.

Como vemos, los animales tienen sus derechos. El hombre puede usar a los animales para su bien, esto forma parte de sus necesidades naturales, pero no puede usarlos a su capricho: no son bestias sin alma a los cuales se pueda tratar de cualquier modo. Se permite el uso de la piel de los animales para vestirse, pero únicamente de las pieles provenientes del ganado, de los animales muertos de forma natural o de los animales sacrificados para servir de alimento. Hay un hadiz que podría aplicarse hoy en día al uso de las pieles para abrigos de lujo: “No conduzcas en sillas de montar hechas de seda o pieles de leopardo”.

Por si fuera poco, el Profeta prohibió las peleas de animales. Una tradición explica que el Profeta prohibió hacer pelear a los animales entre ellos, debido a que la gente provocaba a los animales para hacerlos pelear hasta que uno de ellos fuera picoteado o desangrado hasta la muerte. En consecuencia, se considera haram (prohibido) consumir la carne de los animales que mueren en estas peleas.

También prohibió el juego de maysir, que consistía en el reparto de las diversas partes de un camello, al cual los participantes lanzaban sus flechas. Ahí donde tocaba cada flecha, esa parte correspondía al flechador. Muhammad prohibió a los arqueros el usar gallinas o animales similares como blancos de práctica. El Profeta se refirió con palabras muy duras a quien utilizaba a un ser vivo como blanco.

Por todo ello, no puedo sino suscribir lo dicho por el escritor Francisco González Ledesma en el Parlamento catalán: “El que pague por ver cómo a un ser vivo y noble le clavan eso debería pedir perdón a su conciencia y pedir perdón a Dios”. Y también las palabras de Jesús Mosterín, afirmando que el hecho de ser una tradición ancestral no es una excusa.

También son tradiciones la ablación del clítoris o la costumbre china de vendar los pies de las niñas o la costumbre india de quemar vivas a las viudas, y nadie duda de que deben ser prohibidas. El problema se da cuando miramos con ojos críticos las tradiciones salvajes de los otros y somos indulgentes con las nuestras. Se me dirá, con razón, que en los casos mencionados no se trata de animales, sino de personas. A esto solo puedo contestar: en el fondo de la cuestión está el desprecio de los animales, típico de determinada tradición occidental, y del cual los toros no son más que un ejemplo extremo. Un desprecio que delata una de los rasgos más oscuros de nuestra civilización, del cual los toros son una evidencia.


http://abdennurprado.wordpress.com/2010/03/24/las-corridas-de-toros-vistas-desde-el-islam/

"Israel es uno de los principales enemigos de la humanidad".

Photobucket


Comentarios del sociólogo estadounidense desde Nueva York


James Petras
CX36 Radio Centenario



Chury: Petras, lo del comienzo siempre es que nos adelantes qué temas ocupan tu tiempo en este momento en materia de análisis

Petras: Hay varias cosas. Una sensacional que confirma nuestras peores pesadillas sobre la política de Israel. La segunda es el deterioro de la situación de la guerra colonial en Afganistán y tercera la incapacidad del Gobierno de arreglar el asunto del derrame del pozo de petróleo en el Golfo de México. Estas son las cosas más importantes

Chury: Bien, hablemos de la pesadilla, me parece bueno eso como análisis

Petras: Bueno, en The Guardian, que es el diario prestigioso de Inglaterra, publicaron un documento que descubrió un investigador de Israel con Sudáfrica durante la época del apertheid, durante el período de gobierno racista por el año 1975, donde Israel ofrece armas nucleares, armas bacteriológicas y químicas al régimen racista para que las usara contra los africanos. ¡Y ese fue un ofrecimiento de armas genocidas porque fíjate que usar armas nucleares o de bacterias y virus contra una población de varias docenas de millones de personas! Que las ofrecieron pero el gobierno de Sudáfrica no las aceptó por razones que no son muy claras. Algunos dicen que por razones económicas pero otros dicen que fue porque tenían miedo que pudiera afectar también a la población blanca. Pero lo interesante de eso es que el gobierno de turno en Israel, era un gobierno laborista, el gobierno de Simón Péres que era Ministro de defensa de Isaac Rabin que es el mártir y héroe. Eso descalifica a todos los judíos socialdemócratas en el exterior que simplemente condenan al Likud, y a Netanyahu pero fíjate que el régimen laborista fue el autor de esta propuesta de ofrecer armas nucleares para apoyar a uno de sus pocos aliados de la época: el régimen blanco racista condenado por todas partes. En la misma época, un poco más tarde por el año 1982, 83, cuando prestaron armas y asesoría a Ríos Montt que era el gran asesino de más de 200.000 indígenas y destruyendo aldeas enteras en Guatemala. Entonces cuando analizamos la situación contemporánea de Irán ahora, que ofrece en una transacción con Turquía y Brasil intercambiar el uranio por una porción que podría utilizar por razones médicas, son los israelíes que amenazan otra vez ahora con usar armas nucleares. Y son los más influyentes sobre la política estadounidense de rechazar este tremendo ofrecimiento que consiguieron Turquía y Brasil.

Otra vez tenemos este estatus de Israel como uno de los principal enemigos de la humanidad y el principal exponente del uso de armas nucleares en una forma genocida. Eso me parece muy importante. Y una cosa más para anotar: las principales organizaciones judías en Estados Unidos no han dicho una palabra crítica sobre el documento donde Israel ofrece armas nucleares a Sudáfrica. Incluso los progresistas aquí se quedan en un silencio monstruoso y eso me sorprende un poco pero indica que en la medida que están vinculados con Israel, hay una caída hacia lo que podríamos llamar la política de genocidio.

Éste es un tema que voy a explorar en un próximo trabajo.

Photobucket


Chury: Petras, ¿cuál es el propósito de Israel al ofrecer armas a Sudáfrica, qué busca con eso?


Petras: Obviamente no estamos hablando del régimen actual de los africanos, estamos hablando de los colonos blancos que ocupaban el gobierno en esa época. Y son tres razones fundamentales. Primero, porque las relaciones de Sudáfrica con Israel eran muy próximas, uno apoyaba al otro. Segundo, ambos tenían sus regímenes coloniales; en el sur de África contra los africanos y los israelíes con la opresión de los palestinos. Tenían una coincidencia ideológica y política profunda. Y tercero, Israel estaba siempre buscando mercados para vender sus armas que era su principal exportación y aparecía Sudáfrica que tenía problemas para comprar armas, particularmente estas armas genocidas. Entonces era una de las posibilidades para los comerciantes de armas en Israel que son el sector industrial más influyente y más poderoso

Chury: ¡Con razón en su momento yo recuerdo que dijeron -y ahora uno lee a través de la historia- que la guerra de Malvinas estaba financiada precisamente por Israel y Sudáfrica. Eso se comentó mucho y hay editoriales que aún tienen sus libros y la gente puede consultar si así lo quiere.

Petras: Bueno, yo no creo eso. Creo que Tatcher era la principal financista porque Tatcher aprovechó esta campaña para saltar en las encuestas, en el chauvinismo, y con este pobre sentido inglés del imperio siempre. Creo que este fue un factor. Nunca encontré ningún dato de Israel o los judíos metidos en Malvinas, pero sí tenemos la documentación sobre Guatemala, tenemos la documentación sobre Sudáfrica y tenemos la documentación sobre las amenazas nucleares hacia Irán. Esos son documentos. Tenemos incluso declaraciones propias de los israelíes en el caso de Irán.

Chury: Petras, por aquí dejamos esto. Me habías hablado de otros dos temas. Uno que tiene que ver con la política interna de los Estados Unidos. Podríamos abordarlo.

Petras: Bueno, la política interna aquí es hacia varias propuestas legislativas. Primero, hay una ley de regulación de los bancos que está muy debilitada últimamente pero que trata de imponer algunas restricciones sobre la especulación para que los bancos no utilicen los depósitos de los ahorristas para especular de una forma descarada. Y esta legislación aparentemente va a ser aprobada pero incluso los bancos están lanzando una campaña para debilitarla más. En algún caso impone algunas condiciones pero en el fondo hay tantas cláusulas que dudo que vaya a prohibir lo peor que son lo que llaman los derivados.O sea la forma de especular sobre seguridades y bonos sin ningún respaldo en la economía real, la economía productiva. Es otro de los bluff del señor Obama para satisfacer a la mayoría del pueblo que está muy enojado con los bancos por causa de la crisis y utiliza esta legislación y un discurso crítico a los bancos para tratar de recuperar la popularidad. Pero efectivamente no creo que sea un gran salto. Lo mejor que tiene podríamos decir que es que impone algunos controles al margen de lo que propiamente se puede decir que son estafas.

La otra cosa que está en la noticia es la impotencia del gobierno de actuar sobre la extensión del petróleo sobre las playas de Estados Unidos, que está destruyendo la fauna y la vegetación allá en el sur y extendiéndose hacia otros estados como Alabama, Louisiana y hacia Florida. Y fíjate que hablan de los pájaros y los animales que son muy perjudicados, pero hay miles y miles de personas, yo digo que más de 300.000, que se han perjudicado en sus trabajos, sus ingresos y su capacidad de pagar hipotecas. Si calculamos el conjunto de pérdidas de los sectores económicos afectados por el petróleo, son mucho más que cualquier ingreso por petróleo. Es decir, si no teníamos el petróleo en esta área, la economía es mucho más importante. La economía de pesca, la economía de turismo, la economía de servicios, etc. Y tiene mucho más valor que las exploitaciones petroleras y de eso nadie habla. Nadie habla de las pérdidas de trabajos y las opciones alternativas a explotar el petróleo en condiciones peligrosas. Si uno hace una simple evaluación de costos y beneficios, uno concluye que deja el petróleo y se enfoca sobre algo más sostenible con el ambiente que al final de cuentas da un balance mucho más positivo que las pérdidas que hemos visto que vamos a sufrir con la extracción.

Chury: Uno desde acá desde el sur, seguramente menos "tecnologizado", piensa que hay otro agravante y es que tecnológicamente no previeron que eso pudiera ocurrir ni para tratar de evitarlo

Petras: Eso es típico de las industrias extractivas que piensan en la ganancia inmediata, y las consecuencias a mediano o largo plazo no entran en el cálculo porque los directivos simplemente están pensando en lo que los accionistas grandes van a decir en el trimestre próximo. Ese es el cálculo de los directivos .Por eso tratan de bajar los gastos de seguridad y aumentar la extracción. Eso es típico. Ahora, lo que falta en este contexto es un gobierno capaz de intervenir y de decir ustedes no pueden continuar así porque están poniendo en peligro todo lo que existe alrededor. Pero Obama y su equipo no sólo que no impusieron ningún control sino que han perdido un mes sin tomar medidas decisivas. Incluso alcaldes y gobernadores de los estados afectados que no son exactamente gente progresista sino que son de la derecha, han denunciado la falta de liderazgo federal, la incapacidad de mover a los ingenieros, la guardia civil o lo que sea que tenga capacidad. Y no buscan apoyo por ejemplo de Irán que tiene una enorme capacidad en este sentido y el gobierno a pesar de los ataques estadounidenses ha ofrecido equipos que tienen experiencia y no se lo ha aceptado. Es como Nerón en Roma, el señor Obama habla mucho y no hace nada.

Chury: Paso a otro tema pero que es realmente uno de los temas en este momento. No hace mucho estábamos hablando contigo y te preguntábamos hacia dónde podría apuntar la crisis de Grecia y tú nos alertabas sobre España y Portugal. Parece que los vaticinios se han dado porque la crisis parece estar afectando a esos dos países actualmente.

Petras: Sí, los están afectando y hay movidas populares de sindicatos, Pero fíjate una cosa importante: en la última semana los medios de comunicación de masas han dejado de publicar lo que está pasando. De repente pasan línea y dicen bueno, Grecia no existe, los afectados, los trabajadores, los pensionistas perjudicados no existen. Hay simplemente el enfoque sobre lo que va a hacer la Unión Europea para financiar al gobierno para que se quede endeudado para siempre. Pero el hecho es que la crisis, la quiebra económica se está profundizando; la desocupación en Grecia en los últimos 3 meses ha crecido de 10 a 13 por ciento y creciendo. En España los recortes sociales más profundos están afectando los gastos sociales, los empleos, los beneficios. Hay alguna movida entre los sindicatos reformistas para hacer algo. Amenazan con una huelga general pero al final de cuentas no hay nada planificado y no hay ningún plan de lucha consecuente. Y por eso creo que otra vez enfrentamos un gran tema que es situaciones que objetivamente han provocado enorme descontento, han perjudicado enormemente al pueblo. Pero sin un liderazgo consecuente y revolucionario las cosas no marchan o marchan de una forma simbólica, una protesta, una denuncia, una comisión de estudios pero que el hecho es que si no surge un liderazgo clasista e independiente en las peores condiciones de crisis, las cosas no cambian. Simplemente como me dice un empresario en España, cuando estaba anunciada una huelga: bueno, un día de descanso para nosotros porque mañana volveremos al trabajo. Ya los capitalistas han incorporado estas protestas dentro de su itinerario. Dicen bueno, el martes voy a usar mi computadora y haré teleconferencias para arreglar las cosas y mañana voy nuevamente a la oficina.

Chury: Es una gran verdad. Aquí ocurre exactamente lo mismo con los paros porque la central sindical es parte del gobierno


Petras: Bueno, hay presiones de abajo por eso tienen que actuar porque sino en el caso de España muchos sindicatos dependen de la contribución voluntaria, no es obligatorio contribuir para financiar los sindicatos. Una cosa que debilita el control de las bases sobre la dirigencia, es el hecho de que muchos sindicatos, muchas de las cúpulas, reciben millones de euros para lo que llaman formación profesional. Y estas transferencias del estado hacia la cúpula de los sindicatos son millonarias y sirven como un apoyo de buenos salarios, viáticos, viajes y la segunda casa y por esta razón tenemos el problema de que los sindicatos formalmente son independientes pero tienen una dependencia profunda con el financiamiento del estado o para el caso específico, para la Unión Europea formación profesional. Quiere decir financiar el reformismo y el conformismo de las direcciones sindicales.

Chury: La realidad no se cambia parando cada 3 meses cuatro horas como decías antes. Eso no va a cambiar la realidad empresarial.

Petras: Lo que falta es una combinación de paros estratégicos que afecten a los sectores neurológicos del gobierno: el transporte por ejemplo, las comunicaciones y los sectores más importantes en las exportaciones del país, que son los principales ingresos para el estado. Eso sí puede ser una palanca para influir. Tampoco se puede marchar en plena lucha sindical si no hay una coordinación política, una representación de un partido incluso en el Parlamento para hacer las denuncias y las investigaciones para que haya algún mecanismo legal para combinar con la lucha extra- parlamentaria. Pero eso ya está muy distante; los partidos estan con el sistema , que dominan los parlamentos. Es un gran problema

En España hay pequeños grupos de partidos comunistas que están en oposición, pero no tienen suficiente influencia, están al margen de lo que está pasando en la cámara legislativa

Chury: Petras, te agradezco muchísimo todos estos análisis como siempre. Quedamos convocados para el próximo lunes

Petras: Bueno, un abrazo fuerte y saludos a todos allá: los taxistas, los camioneros y todos los que están escuchando hoy día y un abrazo grande para vosotros.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106727&titular=%22israel-es-uno-de-los-principales-enemigos-de-la-humanidad%22-

Ochocientos navegantes amenazados por Israel frente a las costas de Gaza.

Photobucket


¿Va a imponer eternamente su ley el Estado judío?


Silvia Cattori
www.silviacattori.net


Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos


La «Flotilla de la libertad» (*) se dirige resueltamente hacia Gaza con 800 personas y un pesado cargamento: diez mil toneladas de material urgente. En Gaza la esperan; tiene todo su derecho [a viajar ahí]. Actúa humanamente, pacíficamemte, pero no por ello deja de estar amenazada por la marina israelí

El desafío lanzado por la flotilla (con el apoyo generalizado de personas que se niegan a permanecer en silencio e inertes mientras Israel encierra a un millón y medio de palestinos en lo que ha transformado en un "universo concentracionario") es intolerable para el Estado hebreo que hasta el momento ha podido actuar por encima de las leyes sin ser sancionado.

El ejército israelí espera a la flotilla en pie de guerra. Su Estado Mayor ha anunciado el reconocimiento de los barcos y la detención de los pasajeros que se nieguen a su dictado: ejerce un chantaje y exige que la flotilla descargue su ayuda no en Gaza como es su derecho legítimo, sino en el puerto israelí de Ashdod.

Esta flotilla encarna la conciencia y el valor de individuos procedentes de todas partes del mundo que demuestran que personas reunidas por un objetivo noble pueden hacer más para contrarrestar la política criminal de Israel que todas las grandes potencias, que todas las ONG financiadas por estas mismas potencias y que todas las agencias de la ONU a las órdenes de estas potencias.

Y, sin embargo, en la gran prensa occidental no se dice nada o casi nada. Nada de nada desde los días en que estos barcos convergen hacia Gaza y las semanas en que Israel amenaza. Para nuestros medios se trata de ocultar todo lo posible a su público lo que semejante expedición saca a la luz, sobre todo el hecho de que desde hace cuatro años Israel somete a un millón y medio de civiles a un bloqueo inhumano con la complicidad de nuestros Gobiernos supuestamente defensores de los derechos humanos.

Sólo los medios árabes y musulmanes, así como los nuevos medios en general, han dado la cobertura que merece a este excepcional convoy humanitario.

Por su importancia y dimensiones, este convoy marítimo es algo inaudito. Es una empresa gigantesca. Es un gesto de generosidad y de humanidad realizado gracias al esfuerzo de miles de personas anónimas.

Pero para nuestros periodistas islamófobos y sometidos a la propaganda israelí la vida de un niño árabe, de una población musulmana que votó en favor de la resistencia contra el ocupante israelí, no vale nada.

¡No se toca a Israel! En nuestra llamada prensa «libre» es de buen tono criticar a Irán, porque Irán es el principal objetivo de Israel desde que se ha destruido Iraq. En Irán no hay 10.000 presos políticos; en la tierra ocupada por Israel, sí. En Irán no hay un campo de concentración que encierra a un millón y medio de personas; en la tierra ocupada por Israel, sí. En Irán no hay [aviones] drones y F15 que sobrevuelan noche y día y pueden lazar bombas en cualquier momento sobre las familias. En Gaza bajo ocupación colonial israelí, sí…

Una Flotilla de la Libertad que comprende nueve barcos, fletados por pueblos organizados que consideran intolerable el bloqueo terrestre, marítimo y aéreo impuesto por Israel, navega desde hace varios días sin que la prensa occidental llamada «libre» haya difundido a su público ninguna imagen, ninguna reseña. Los nuevos medios de comunicación, por su parte, lo hacen mejor.

Hasta el momento los medios tradicionales han ignorado cuanto han podido a esta flotilla de barcos. También la muy pro israelí televisión suiza romana –un servicio público– se ha guardado bien, hasta la fecha, de mostrar imágenes de este convoy que pone a Israel en una situación embarazosa y empaña su imagen. Para nuestros periodistas conformistas se trata de no atraer la atención del público sobre una realidad poco gloriosa: el encierro inhumano por parte de la ocupación israelí de millón y medio de palestinos en un campo de concentración de otra época.

Los participantes en esta flotilla y quienes los apoyan son la vanguardia de una humanidad que nuestras autoridades, nuestras democracias y nuestros periodistas carentes de ética pisotean sin vergüenza.

Los agentes de propaganda israelí tienen ya toda una batería de declaraciones dispuestas a ser destiladas en el momento de su dura intervención en el mar para decir que a Gaza no le falta de nada y que la flotilla lleva un apoyo a los «terroristas» de Hamás -en realidad, la autoridades elegidas por un pueblo que es adulto.

No podemos sino expresar nuestra cólera contra nuestras autoridades que no han hecho nada para sacar a Gaza de esta situación inicua y permanecen silenciosas frente a las amenazas de Israel; y recordar a los periodistas que su silencio cuando hay acciones que incriminan a Israel los convierte en cómplices de su constante barbarie.

Cualquier persona que tenga un poco de humanidad debe reaccionar, debe enviar mensajes, llamamientos a los jefes de las redacciones de los medios de comunicación públicos, debe protestar contra su silencio cómplice.

(*) Véase:

- http://savegaza.eu/eng/

- http://www.ihh.org.tr/anasayfa/fr/

- www.flotilla2010.net


Fuente: http://www.silviacattori.net/article1233.html?var_mode=calcul

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106830

Por algo la llaman "pornografía bélica".

Photobucket

Tanya Cariina Hsu
Global Research


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens




“Y así, hasta el fin de la historia, el asesinato criará asesinato siempre en nombre del derecho, del honor y de la paz, hasta que los dioses, fatigados de sangre, creen una raza que pueda comprender"...

George Bernard Shaw, Monólogo de César. César y Cleopatra, 1898


La guerra siempre ha excitado, su emoción es tan antigua como la propia humanidad. Es intensa; es cruda; es primitiva. Alcanza cada nervio, es tan carnal que linda con lo sexualmente erótico. Y muchos que no pueden participar quieren mirar.

La llaman pornografía bélica. [1]

Como una manera de soslayar las interceptaciones de compras con tarjetas de crédito originadas en Iraq y Afganistán, hay soldados que canjean sus propias secuencias de muertes enemigas por vídeos clasificados X en sitios de pornografía sexual. El personal militar presenta regularmente miles de esos ‘vídeos snuff’ [vídeos de violaciones y crímenes, N. del T.] realzados con música rock heavy metal; mientras más gráficas son las secuencias, mayor es el rating atribuido por los espectadores del sitio de Internet.

Cuando se publicaron las fotos de Abu Ghraib, el Pentágono trabajó horas extra para afirmar que los abusos contra los prisioneros eran incidentes aislados realizados por un puñado de personal militar aberrante. Aunque es evidente que la mayoría del personal militar no siente placer al matar, es sin embargo indiscutible que la demanda de fotografías y vídeos de pornografía bélica muestra una euforia endémica de la humillación, degradación y muerte del enemigo.

Con Abu Ghraib vino una embestida de vídeos personales en YouTube y sitios de pornografía bélica como www.gotwarporn.com. Millones de visitas de espectadores ansiosos de ver más sólo refuerzan su popularidad. En 2004, 30.000 soldados se habían registrado sólo en un sitio en Internet. [2] Los militares de EE.UU. no han hecho nada por cerrar los sitios, descartando los vídeos como imposibles de rastrear, a pesar de las coordenadas GPS, los tiempos y los datos de rastreo claramente visibles en las cintas. Sólo un sitio en Internet, www.nowthatsfuckedup.com , fue cerrado por el alguacil local de Polk Country, Florida, quien procesó al propietario del sitio por obscenidad. [3] Fuera de eso el Pentágono ha considerado apropiado permitir que los sitios existan, evidencia de que "los chicos siempre serán chicos". [3] El portavoz del Comando Central, Matt McLaughlin, dijo que aunque las Convenciones de Ginebra prohíben fotografías de detenidos o de cuerpos mutilados, los militares “no tienen una política específica sobre la toma de fotos de los fallecidos mientras esas fotografías no violen las prohibiciones mencionadas”. [4] Ni el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, los Marines, el Estado Mayor Conjunto, el Congreso, ni la Casa Blanca han intervenido para terminar con esos vídeos explícitos, y ni un solo soldado ha sido sancionado por diseminar los materiales.

El fenómeno tiene una valiosa doble finalidad. El canje de secuencias de la guerra por otras de contenido sexual contiene deseo. En el terreno, lejos de casa, el sexo por computador significa que los soldados son menos motivados para seducir –o peor todavía, atacar– a muchachas para lograr alivio, históricamente una norma en la batalla. Ahora todo está disponible en línea, directamente en sus computadores personales en el desierto.

Haga clic aquí para ver el vídeo: http://www.liveleak.com/view?i=f35_1227819846

También es propaganda útil; el apoyo para los soldados de EE.UU. es esencial para la continuación de la ocupación. Mientras en guerras pasadas seguía siendo un cometido de los ministerios gubernamentales y de las plataformas mediáticas, la propaganda es ahora convenientemente distribuida por los que participan directamente en la lucha. La pornografía bélica permite que los voyeristas no sólo sientan la satisfacción obtenida si se alistan en la causa, sino impone una esperanza de éxito en una guerra contra el terror. La guerra vende, la pornografía bélica realmente vende, y la paz no es buena para el negocio de la industria de la defensa.

Si no es para garantizar las represalias perpetuas contra objetivos estadounidenses, sea en el exterior o en el extranjero, ¿por qué se permite que los vídeos permanezcan en el dominio público?

Precisamente, como la matanza de civiles puede verse desde el confort de un sillón en EE.UU., los vídeos son fácilmente accesibles para el mismo enemigo que los militares de EE.UU. tratan de erradicar. Después de todo se trata de una red mundial. El iraquí que ha visto cómo toda su familia fue destrozada por una bomba estadounidense, el afgano que no ha visto nada fuera de la guerra desde que nació, el paquistaní que sufre los drones de EE.UU. que lanzan misiles contra su tierra: todos pueden ver las mismas escenas en sus propias casas. También oyen los gritos excitados de un soldado mientras goza lanzando explosivos contra los hogares de las familias, contra una madre y un hijo que caminan por una calle, o contra un grupo de hombres que vuelven después de un día de trabajo. También pueden ver los macabros maltratos y mutilaciones por perros mientras desgarran los restos de un soldado iraquí, o ven la compilación de vídeos de "identificación de partes internas del cuerpo" que yacen dispersas sobre el suelo, con vítores audibles en el fondo de soldados mientras entablan combate. Al contemplar la pornografía bélica, el enemigo también siente un ardiente arrebato. No del golpe eléctrico de la adrenalina que circula por su cuerpo cuando aprieta un gatillo, sino de la pasión vengadora.

La guerra en el siglo veintiuno es más compleja que el argumento de una desensibilización inherente a la generación de juegos de computador, de soldados que ven objetivos simplemente como pinchazos en una pantalla –mientras más alto el número alcanzado mayor es su puntaje-. Como es sabido, quienes aprenden agresión de juegos de vídeo se involucren con más facilidad en una conducta agresiva. [5] Antes, el crujido de una puerta en la noche, un cuchillo sangriento alzado en una cinta de horror de los años sesenta, una ventana que se abría repentinamente en una tormenta bastaban para aterrar a un hombre como en una pesadilla. Hoy en día los soldados se ríen cuando ven estallar las cabezas o arrancar las extremidades, ya que han crecido con una dieta continua de lo mismo en celuloide, televisión, y juegos letales digitalizados como Combate Mortal y God of War.

Si la ternura genera ternura, si la comida sana genera buena salud, si la lectura mejora los logros académicos, ¿cómo puede dejar de generar violencia la violencia?

La metodología del combate táctico ha cambiado drásticamente en la guerra moderna, los operadores de sistemas en EE.UU. realizan gran parte de la matanza. Mientras conducen al trabajo con café y un donut en la mano, los técnicos militares pueden leer sus correos, entrar a sus estaciones del centro de comando, lanzar unos pocos misiles a miles de kilómetros de la zona de conflicto, almorzar, disparar unas pocas armas más matando a unos pocos afganos e iraquíes más, llamar a sus esposos o esposas para ver si hay que comprar algo en el supermercado camino a casa antes del juego de béisbol de los niños, sólo para volver tranquilamente a hacer lo mismo al día siguiente después de pasar una buena noche. Hombres, mujeres y niños inocentes de una religión y cultura diferente son irrelevantes. No hay emoción ante el resultado; están insensibilizados a las consecuencias.

La guerra da autoridad y control, la vida del otro depende enteramente de si se aprieta un gatillo o un interruptor. Sin embargo, no llamamos terrorismo o violencia cuando es ordenado por la justicia divina en nombre de Dios y la patria; la violencia y el terrorismo se reservan para un enemigo que defiende a su país contra la ocupación extranjera. El único martirologio honorable es el que lleva puesto un uniforme.

La pornografía bélica no puede equipararse con las secuencias noticiosas de la guerra, como la información de la carnicería causada por tropas extranjeras mostrada cada noche por al-Jazeera u otros canales regionales de televisión. Tampoco puede compararse con los horribles vídeos de cautivos extranjeros decapitados: esos incidentes no tuvieron lugar por deporte, placer o diversión. Fueron mensajes claros de represalias por la tortura presenciada en Abu Ghraib, y advertencias a Occidente para que se mantenga fuera de tierras musulmanas. Al contrario, la pornografía bélica alardea de la caza y de la matanza, del recuento de cuerpos y de la masacre.

Como se trata de una guerra por computador, la corriente de adrenalina dura poco. Cuando un soldado está lejos de su objetivo, a miles de metros en el aire o a miles de kilómetros en una sala de control, sólo es una dosis corta. Hay que repetirla continuamente para asegurar la misma excitación.

Antes un soldado vivía la batalla cara a cara con su enemigo, viendo claramente los blancos de los ojos de su oponente. La adrenalina de una muerte duraba mucho tiempo, los momentos finales del enemigo revivían eternamente. Mientras la vida abandonaba a uno, el otro volvía a casa con la imagen grabada en su cerebro, sin jamás hablar de ella, sin olvidarla.

Las viles atrocidades cometidas durante las Cruzadas o durante la Edad Media no fueron reveladas hasta cientos de años después, documentos latinos desempolvados y analizados. Veteranos de la Primera y de la Segunda Guerra Mundial volvieron a casa del frente, y se respetaba su privacidad y sus experiencias. Vietnam alteró para siempre la percepción de la guerra. Los Despachos de Guerra de Michael Herr de 1977 revelaron los conflictos viscerales dentro de las almas de los hombres que combatieron. Su libro llevó el horror tácito de la guerra a la primera plana de la televisión y provocó un nuevo género de películas estremecedoras.

La pornografía bélica se define generalmente como una fascinación con armas sobredimensionadas y uniformes brillantes, tanques de alta tecnología y misiles teleguiados, “una panoplia de imágenes como sustituto aséptico de pornografía sexual”. [6] O como explicó Linda Williams, profesora de estudios cinematográficos y retórica en la Universidad de California Berkeley: “Es narcisista; muchachos que se juntan para admirar sus juegos. Tiene que ver con que exhibamos orgullosamente nuestras armas y esto tiene algo sexual”. [7]

Es más que una metáfora.


La guerra intensifica los apetitos. Detiene el tiempo, y amplifica los sentidos hasta un éxtasis terrible. El amor a la guerra es “tan intenso… que no tuvo límites, ni siquiera la muerte”. [8]

Esa fue la brutal sinceridad sobre la excitación que los hombres pueden sentir al matar cuando es sancionado por gobiernos, según William Broyles, Jr. en 1984, en uno de los ensayos más francos sobre la guerra jamás escritos. En Vietnam, los marines lo llamaban “follar con los ojos”. Broyles escribió que la mayoría de los hombres que han estado en la guerra recuerdan cómo “nunca en sus vidas han aumentado tanto una sexualidad”. El “toque suave, seductor del gatillo”, la “intensa belleza” del fósforo blanco que emite su humo blanco mientras aniquila a una población: son las sensaciones para las que vivían los adictos a la guerra, que “no podían lograr una erección a menos que usaran la postcombustión de sus [cazabombarderos] F-4”. Y porque la mayoría de los hombres que habían estado en la guerra tenían que admitir que en lo más profundo de su ser la amaban tanto como a cualquier cosa que les había ocurrido antes o después, “¿cómo lo explicas a tu mujer, tus hijos, tus padres, o a tus amigos?”. [9]

La depravación de la muerte por una sensación sexual no es única en el caso de los soldados. Existen aquellos que tienen “un voyerismo obsesivo que nos atrae a los vídeos del 11-S”. [10] Incluso hay quienes miran una y otra vez las secuencias que muestran la destrucción de las torres del World Trade Centre, no por lo aterrador de los ataques sino porque experimentan un placer enfermizo al ver a tantos seres saltando a la muerte, quemados vivos o aplastados en los desplomes. “Dudo que sea la única persona del mundo a la que la visión de la destrucción de dos de los más altos edificios de EE.UU. le proporcionó placer sexual”, dijo Chris Korda, líder de la Iglesia de Eutanasia. [11] “Las interminables repeticiones del avión que penetra en la torre eran inconfundiblemente pornográficas, completadas con llamas y escombros saliendo a chorros en cámara lenta… Las torres eran manifiestamente fálicas, y sus colapsos parecían una pérdida de erección posteyaculatoria.”

El vídeo de Korda, I Like to Watch no sólo representa la forma más abyecta de sociedad, sino que muta la guerra y la pornografía sexual con imágenes del 11-S en busca de un deleite grotesco ante la muerte. Cuesta argüir un caso válido para alguna diferencia entre los voyeristas de estos vídeos y los que ven pornografía bélica. Ambos sienten con sadismo la misma carga extática al mirarlos, y sólo las víctimas permanecen muy alejadas.

Los vídeos de guerra pornográfica alimentan al enemigo. Garantizan virtualmente que los estadounidenses estén bajo continuos ataques de musulmanes agraviados mucho después de cualquier cuenta regresiva o retirada de tropas en Oriente Próximo y Asia. Mientras cualquier iraquí, afgano o paquistaní tenga la oportunidad de ver esas secuencias grotescas de sus familiares y vecinos masticados y escupidos para divertir a otros en un continente lejano, habrá poco espacio vital para una conclusión pacífica. En el mejor de los casos, sólo puede haber un cese temporal. La disponibilidad de pornografía bélica no presenta una pausa tradicional para un cese al fuego, ni una negociación aceptable, y ninguna diplomacia efectiva. La guerra del terrorismo continúa, un juego al gato y al ratón de quién disparó primero o último, que asegura la Guerra Prolongada desmentida tan a menudo en público.

“El poder de la guerra, como el poder de la vida, emana del corazón del hombre. El primero produce muerte, el segundo vida”, creía Broyles. “No es por accidente por lo que los hombres aman la guerra, ya que el amor y la guerra se encuentran en el centro del hombre.” Para convertir ese amor en paz, el amor a la vida debe ser mayor de lo posiblemente imaginado.

Si el enemigo tiene plena consciencia de la medida en la que los estadounidenses aman y adoptan la muerte… ¿qué posible motivo tiene para mantenerse silenciosamente pasivo, y no atacarlos?

Notas

1 Jean Baudrillard, The Conspiracy of Art: Manifestos, Texts, Interviews, (MIT Press: Boston) 2005, p.205

2 “Carnage.com”, Jessica Ramirez, Newsweek, 10 de mayo de 2010; en línea en http://www.newsweek.com/id/237182

3 Polk Country Sheriff’s Office, News Room, Notice of URL maintenance under Chapter 847: Florida State Statutes, Bartow, Florida

4 “The Porn of War”, George Zornick, The Nation, 22 de septiembre de 2005; en línea en http://www.thenation.com/article/porn-war

5 Craig Anderson, PhD, "Violent Video Games: Myths, Facts, and Unanswered Questions", Psychological Science Agenda, American Psychological Association, octubre de 2003; en línea en http://www.apa.org/science/about/psa/2003/10/anderson.aspx

6 Mattei Pasquinelli, “Warporn Warpunk! Autonomous Videopoesis in Wartime,” (Saria Reader: Delhi) 2005 p.496; en línea en http://www.sarai.net/publications/readers/05-bare-acts/03_matteo.pdf

7 “War porn”, Emma Brockes, The Guardian, 26 de marzo de 2003; en línea en http://www.guardian.co.uk/uk/2003/mar/26/military.iraqandthemedia

8 William Broyles Jr., “Why Men Love War”, Esquire, noviembre de 1984; en línea en http://www.wsu.edu/~hughesc/why_men_love_war.htm

9 Ibíd.

10 Mattei Pasquinelli, “Warporn Warpunk! Autonomous Videopoesis in Wartime”, (Saria Reader: Delhi) 2005 p. 492; en línea en http://www.sarai.net/publications/readers/05-bare-acts/03_matteo.pdf

11 “Rev. Korda en "I Like to Watch"”, Marshall Dury, The Maine Campus, University of Maine; acceso en línea en http://www.churchofeuthanasia.org/catalog/iltow_int1.html


Tanya Cariina Hsu es una investigadora y analista política especializada en Arabia Saudí y EE.UU. Es colaboradora frecuente de Global Research.

Fuente: www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=19329


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106716&titular=por-algo-la-llaman-%22pornograf%EDa-b%E9lica%22-

¿Es desarrollado el primer mundo?

Photobucket



Radael Bautista
Bolpress


Photobucket

La pregunta no tiene tanto la intención de estar dirigida a los países ricos sino al llamado tercer mundo; porque se trata de una pregunta que ni siquiera la imagina el llamado primer mundo (aun cuando padezca la crisis financiera, lo que procura como salida proviene de la nostalgia metafísica de una opulencia siempre de carácter infinito). Los países ricos son incapaces de cuestionar aquello que persiguen de modo ciego e irresponsable. Por eso el desarrollo, para ellos, se constituye en algo sagrado; por aquello que consideran sagrado están dispuestos a sacrificar a todo el planeta.

En 1550, Domingo de Santo Tomas, a cuatro años del descubrimiento de la mina del Potosí, ya anunciaba la existencia de “una boca del infierno”, donde los españoles sacrificaron millones de almas “a su nuevo dios que es el oro”. En la actualidad, el neoliberalismo produjo el milagro que espera el “greed is good/God” (la codicia ya no era sólo buena sino que era el nuevo ídolo): que el 5% más rico posea más que todo el 95% restante. La riqueza del primer mundo, desde la invasión y conquista del Nuevo Mundo, tiene un precio: la producción sistemática de miseria planetaria. Por eso la pregunta debemos hacerla, con preferencia, al sur, porque ¿cómo podría el beneficiario del robo pensar siquiera en cuestionar el robo?

Se trata, entonces, de un cuestionamiento que, de modo reflexivo, deben realizarse, a sí mismos, los pueblos empobrecidos del planeta. Para que haya desarrollo en el primer mundo, éste debe producir subdesarrollo en el resto del mundo; es decir, condición para el desarrollo de ellos, ha sido y es el subdesarrollo nuestro. No hay riqueza sin producción paralela de miseria; porque los indicadores de riqueza se mueven en una infinitud siempre insatisfecha, por eso las curvas de la ganancia, del crecimiento y del desarrollo se expresan siempre en aproximaciones asintóticas al infinito (la espiral de acumulación es concéntrica, la distribución ocurre por asignación, que lo decide la oferta y la demanda; estos factores deciden la vida y la muerte de la humanidad y, ahora, del planeta). Por eso también el socialismo se encuentra en entredicho, pues si el capitalismo busca la maximización de las ganancias, el socialismo persigue índices mayores de crecimiento; ambos parten de la infinitud, pero los recursos naturales no son infinitos sino finitos. En eso consiste la falacia del desarrollo moderno; se trata de un concepto que parte de una referencia metafísica: el mito (de la ciencia moderna) del “progreso infinito”. Cuando se piensa la economía desde la infinitud, se hace, inevitablemente, abstracción de la condición humana y de la vida toda (la infinitud es posible lógicamente pero es empíricamente imposible); prescindir de la vida y de la muerte conduce a una ilusión: pensar que todo es posible, que se puede, por ejemplo, explotar a la naturaleza y a trabajo humano al infinito. El concepto de desarrollo moderno es ilusorio. Pero esta ilusión oculta algo más grave: es una ilusión que nos conduce al suicidio colectivo.

Los resultados de la Cumbre de los Pueblos cuestionan, de modo decidido, a los responsables de la crisis medioambiental (lo cual era necesario), pero el asunto sigue latente si es que los afectados no cuestionan, a su vez, sus propios afanes. Porque la tendencia conservadora (de una forma de vida, la moderna, que ha colonizado casi todos los ámbitos de la vida humana) no sólo se encuentra “arriba” sino también “abajo”. Es decir, el grado de disponibilidad a una transformación real que pueda surgir de una nueva conciencia planetaria depende, en última instancia, del grado de autoconciencia que se tenga de modo efectivo. La conciencia aparece por un entender la situación, pero entender no es todavía producir una nueva realidad; hay nueva realidad cuando la conciencia, por proceso reflexivo, ha hecho, de sí, proyecto revolucionario, es decir, cuando la conciencia se ha hecho autoconciencia y hace de su vida anticipación de lo que anuncia.

La autoconciencia anticipadora constituye el espíritu revolucionario de la nueva época. Ante éste, la realidad cede, es decir, se abre, porque lo potencial de lo nuevo ha acontecido y ha transformado a la realidad toda.

La realidad defectuosa que padecemos es este sistema-mundo moderno. Es el ser que, como realidad, se nos ha impuesto; por eso hay primer mundo y tercer mundo, hay desarrollados y atrasados, hay ricos y pobres, ellos son todo, nosotros no somos nada. Desde Parménides, la filosofía de la dominación expresa: el ser es, el no ser no es (el ser es el bien absoluto, el no ser es el mal absoluto); esta es la justificación ontológica para que los ejércitos del ser “limpien” sin asco al “eje del mal”. Aquello que llamamos realidad es una producción humana; que es histórica y no como la ciencia moderna entroniza y justifica como “el único mundo posible”. El llamado fin de las ideologías apareció con este mito que se creyeron las ciencias sociales. Desde entonces, los críticos disminuyeron, y los pocos que quedaron fueron los locos que el mundo mediático se afanaba en desprestigiar (los idiotas los trataban de idiotas, los nuevos Belarminos condenaban a los nuevos Galileos).

Habíamos caído en la trampa que se hace la clase media (en todo lado): por no estar abajo se somete voluntariamente al de arriba (cree que el desastre no le va a llegar hasta que le llega, como en gringolandia). Por eso la pregunta va más allá de cuestionar una economía. Lo que contiene esa economía, la capitalista, es una forma de vida que, para hacerse efectiva, produce una racionalidad pertinente para su desarrollo. Esa racionalidad produce un conocimiento que, en cuanto ciencia y filosofía, contiene y expresa los valores últimos sobre los cuales se levanta esa forma de vida. El capitalismo nace, como sistema mundial, desde la posibilidad de la centralidad europea; expresa, gestiona y desarrolla esa centralidad: para que haya centro debe haber periferia. La constitución del resto del mundo en periferia es consustancial a la constitución de un centro. La propia constitución de la subjetividad europeo-moderno-gringo-occidental es impensable sin la des-constitución de la subjetividad del 80% de la humanidad restante. Por eso se trata de un proyecto de dominación que, para hacerse efectivo, necesita producir una racionalidad que exprese y justifique la experiencia desde la cual la dominación como proyecto de vida se hace realidad efectiva. Es el paso de la conquista a la colonización como “acto civilizatorio”. La violencia del conquistador se vuelve algo bueno, la resistencia de las víctimas algo malo; una vez que la víctima ha sido racializada como inferior entonces se naturaliza su condición: ante los ojos del dominador será siempre esclavo, atrasado, subdesarrollado, sin educación, sin cultura, sin libertad, sin democracia, por eso, sin voz ni voto en las decisiones mundiales (la compra de apoyo a las prerrogativas del G7 en las cumbres expresa eso: no son seres humanos, por eso se los puede comprar como cosas).

Esa racionalidad produce una acción racional que desarrolla, en todos los ámbitos de la vida, la reproducción sistemática del dominio, de modo hasta autóctono y doméstico. La experiencia inaugural con que nace el mundo moderno (la conquista del Nuevo Mundo), se expresa como praxis universal; la dominación aparece en todos los ámbitos de la vida descomponiendo y desarticulando toda otra forma de vida. La acción racional que produce esta racionalidad (que hace de la razón un ejercicio explicito de dominación) lo expone la ciencia como paradigma de toda acción: la acción medio-fin. La economía la traduce como costo-beneficio. Lo que provoca esto, es la objetualización de las relaciones humanas, la inevitable mercantilización de toda la vida. Se trata de una lógica nefasta (cuando regula todas las acciones humanas) que va destruyendo todo a su paso, produciendo una ética de la irresponsabilidad absoluta que, en lenguaje neoliberal, llama externalidades a todo lo que ella provoca. Si el afán de riqueza (la motivación de la ganancia) constituye el fin de toda acción humana, entonces la lógica medio-fin regula toda acción humana (los fines son siempre específicos, de modo que el actor no se interesa por nada más que no sea su fin preciso, lo cual le hace ciego de todas las consecuencias que pueda provocar su acción específica; por eso cuando persigue exclusivamente la ganancia, desaparece toda moral, y toda consideración ética se subordina al propósito que, de modo científico, ha sido calificado como racional, es decir, como verdadero, es decir, como bueno).

Por eso, detrás del concepto de desarrollo, está una acción racional que contiene, a su vez, una concepción de racionalidad, que expresa un proyecto determinado e histórico; una forma de vida que, para hacerse efectiva, ha producido las instituciones apropiadas para ordenar el mundo de acuerdo a sus intereses. El conocimiento que sostiene a esas instituciones, sostiene también a los individuos, que son (de)formados académica y mediáticamente para ser fieles de un sistema que los recicla a gusto y antojo (los genios en matemáticas son destinados a las finanzas y los nuevos investigadores a satisfacer las exigencias del mercado, las transnacionales y la guerra; importa poco las necesidades de la humanidad y de la vida en el planeta). En ese sentido, el desarrollo funciona como una prerrogativa que ni siquiera expresa necesidades humanas (menos naturales) sino necesidades corporativas; el desarrollo va ligado a la competencia, lo que hace todavía más cruel la carrera por el desarrollo; ganar o tener más que el otro se convierte en sinónimo de más desarrollado.

Ese afán expresa, precisamente, lo que el desarrollo, en esencia es; porque la competencia es sólo pensable en situación de contienda, oposición o rivalidad, además de una implícita conciencia de desigualdad, donde el aprovechamiento de ventajas y desventajas es fundamental. Es decir, el desarrollo (que se hace por competencia) es lo que proyecta una racionalidad instrumental. Por eso, cuando se tiende al cambio de modelo económico (de modo automático), como el socialista, sin la tematización de la racionalidad que presupone el nuevo modelo, se cae en la reproducción de lo mismo que se criticaba. Porque lo que hace el capitalismo, tampoco es desplazar a otros modos de producción e instaurarse como el único; ni el esclavismo, ni la economía rural, precolonial, comunal, etc., desaparecen con el capitalismo. Lo que hace la lógica del capital es descomponer los modos de producción existentes, rearticulando estos en torno a las exigencias del capital y del mercado. Pensando la posibilidad de otro modelo económico, la pregunta sería: ¿cuál vendría a ser el criterio articulador de una nueva economía?, a su vez, ¿qué concepto de racionalidad y acción racional necesitamos producir para proponer una nueva economía?

Cuando hablamos de racionalidad nos estamos moviendo, no sólo en un ámbito científico, sino en aquello que trasciende y presupone la propia ciencia: el mundo de la vida. La racionalidad del mundo que nos presupone es la racionalidad que, en última instancia, nos constituye como sujetos. Pero con la racionalidad moderna sucede algo paradójico. Ella prescinde, en sus elucubraciones, de la humanidad, del mundo y de la vida; cuando piensa, hace abstracción de la muerte y de la vida, por eso deviene en racionalidad formal, carente de todo contenido real. Por eso el conocimiento que desarrolla, en cuanto economía, se convierte en economía para la muerte; el desarrollo que propone, es desarrollo del mercado y del capital, la naturaleza y la humanidad le importa poco. Modernizar todo significa expandir el mercado (donde hay todo para comprar, hasta seres humanos, si es que se tiene dinero) y el capital; subordinarnos al mundo de las mercancías, es decir, al mundo de las apariencias (donde por tener todo acabo no teniendo nada, porque las apariencias son espejismos que provocan ilusiones que no llenan nada, sólo generan adictos insaciables; por tener todo provoco que los demás no tengan nada) ¿Qué significa modernizar el Estado, la economía, la política, sino continuar pensando desde la lógica del desarrollo, la ganancia, la competencia, el mercado y el capital?

Por eso volvemos a insistir la pregunta. Porque está bien criticar el desarrollo del primer mundo pero, si nosotros, solapadamente, pretendemos ese mismo desarrollo, es decir, ser ricos también, entonces no hay margen de disponibilidad efectiva y lo que, en verdad, proyectamos, es una recaída en lo mismo. Por ejemplo, si se efectuara la deuda climática como indemnización a los países pobres (algo similar a la mercantilización de los derechos de emisión de gases de efecto invernadero); suponiendo que los países ricos tengan tal cantidad real de dinero (no la desequilibrada impresión de dólares sin respaldo alguno que los gringos acostumbran a hacer), la pregunta necesaria que se debe realizar es la siguiente: ¿es ético recibir ese dinero? Si la riqueza producida por el primer mundo es inmoral, es decir, es dinero maldito, ¿cómo podemos creer que ese dinero sería parte de la solución? Sería algo así como creer que el dinero del asesino puede devolverle la vida a la víctima. Porque los países ricos pueden, de modo eficaz (porque los ricos siempre lo han hecho), utilizar su poder económico para comprar su absolución; en este caso, quienes vendan su alma al diablo, confirmarían que los encantos del desarrollo moderno son irresistibles.

Los países pobres requieren inversión, capital de arranque; imaginemos entonces este escenario: los pobres se unen, en respuesta a aquello, los ricos ofrecen resarcimientos jugosos; ¿cuántos no pactarían ante semejante oferta?, resultado, la unión se fractura y la lucha queda desarticulada. Por eso un imperio no negocia con los pueblos sino con sus gobiernos. Por eso de la Cumbre de los pueblos salen mejores perspectivas; por eso, para clarificar lo pasos siguientes, es necesaria esta reflexión. La deuda climática no debe pretender significar una deuda que pueda sufragarse simplemente con más dinero; eso sería entrar en el juego de los ricos, que creen que el dinero lo puede todo, hasta comprar el cielo. Además, la lógica de la deuda es otro de los pilares del desarrollo moderno. Con esa lógica destruyeron nuestras economías y las reordenaron a sus intereses: la deuda es impagable, por eso mismo debe ser pagada, con sangre; cobrar las deudas que nos impusieron significaba literalmente desangrar a nuestros pueblos. Si cuando exigimos la devolución de todo lo robado, eso quiere decir seguir robando, entonces, al final, socapamos el robo mismo.

El problema es mayúsculo cuando nos damos cuenta que seguir robando es herir de muerte a la Madre. El primer paso real, si de deuda hablamos, sería la condonación de toda la deuda externa del tercer mundo, además de la creación de un nuevo sistema financiero mundial de regulación pública (donde las decisiones no sean destinadas a las transnacionales, bancos comerciales o de inversión –sus fondos de cobertura o especulativos–, inversionistas, compañías de seguros, etc., pues estos son adictos a la especulación de productos básicos y derivados, así como a la manipulación del movimiento de precios en los mercados de valores y de divisas), cuyos indicadores pasen, de entes abstractos como las cifras, a necesidades concretas como la producción y reproducción de la vida, en todas sus manifestaciones. Así no se logra riqueza, es cierto, pero tampoco se produce miseria; la falacia del desarrollo consiste en creer que produciendo más y más riqueza, se logra la felicidad. Si para producir más riqueza debo producir miseria en otros lados, entonces mi felicidad es infelicidad para los demás, lo que pudo haber sido bendición se convierte en maldición.

Por eso esta crisis pone en tela de juicio el desarrollo moderno (que también los pobres pueden querer aspirar, porque es un desarrollo que deslumbra). La crítica a la modernidad no tiene que ver con afanes culturalistas, afirmaciones de la diversidad, etc., sino de juicios de realidad que interpelan a la humanidad toda: en cinco siglos se ha venido desarrollando un proyecto exclusivista del 20% rico del mundo, en desmedro y a costa, no sólo de la humanidad, sino del planeta mismo. Por eso el grito es unificado (y los empobrecidos del primer mundo se suman a ello) y reclama un nuevo orden mundial, que remedie el desorden actual y apueste por alternativas sostenibles que hagan posible un mundo en el que quepan todos. Un “mundo sin alternativas” es un mundo sin futuro; sólo un pensamiento decadente, como el neoliberal, podía haber postulado semejante clase de mundo. Lo caduco del pensamiento del norte consiste en su carencia de utopías, la opulencia genera el conservadurismo, por eso el pensamiento que produce es profundamente conservador. La historia ya abandonó al norte, la historia ahora pertenece al sur. El espíritu del nuevo tiempo está anidando en el sur.

Pero la tendencia conservadora es lo que aún pervive y se rearticula a nivel también mundial, sobre todo, cosa paradójica, entre los jóvenes (por eso no es raro que los contingentes activos de resistencia en Venezuela sean juveniles, los cautivos de los medios). Esta tendencia se reproduce también entre los pobres, pues no sólo los ricos son conservadores, también suelen serlo los pobres, sobre todo aquellos que han conocido, de algún modo, la riqueza. El deslumbre de la riqueza no es anodino; por eso, el temple del pobre no se encuentra tanto en su capacidad de lucha sino en su disposición revolucionaria; se puede luchar para ser rico también, pero para ser rico se debe producir nuevos pobres. Es el drama de las revoluciones burguesas; luchan contra el poder feudal abanderando los más grandes ideales, para después traicionarlos y reproducir aquello contra lo cual habían luchado. Entonces, la pregunta no es mera retórica, y apunta a la reflexión exhaustiva del sujeto que constituye la esperanza de esta lucha global.

En la lucha, lo que primero se construye, no son las trincheras defensivas, sino el potencial de disponibilidad del sujeto; esto quiere decir: que toda lucha física presupone una lucha espiritual (por eso, a una guerra se llega con lo que se es, pero también con lo que no se es, es decir, si hay potencial de disponibilidad, la concurrencia es exitosa, de lo contrario, lo que se produce es desagregación; si la disponibilidad no asiste como un todo unificado, el todo se diluye, la derrota acontece porque se ha concurrido de modo derrotado). Cuando los objetivos de la lucha rebasan lo estrictamente humano, el ámbito espiritual se hace más necesario: el espíritu no es algo ajeno a la política sino su forma más acabada. Luchar por la vida, en sentido eminente, requiere de una disponibilidad trascendental; no se trata de una lucha particularista sino de una lucha que tiene que ver con el todo de la vida. Esto produce, necesariamente, una visión holista de la lucha misma, porque si la vida no está escindida o dividida, nuestras luchas tampoco lo están, y todas, si son luchas honestas de liberación, no pueden andar extraviadas sino reunidas. Lo sustancial de la “Cumbre de los Pueblos sobre el Cambio Climático”, más allá de los contenidos expresados, está en el hecho mismo del potencial de disponibilidad del sujeto que emerge, como momento constitutivo de un poder de interpelación global; productor de un nuevo sentido común, que sea capaz de cuestionar y sustituir las creencias moderno-occidentales por un nuevo horizonte universal de justicia, amplificada ahora a la naturaleza.

Por eso la esperanza no proviene de los países ricos sino de las víctimas de un desarrollo que socava, no sólo sus vidas, sino la vida del planeta mismo. Los países ricos se encuentran en el ojo de la tormenta de una crisis que provocaron las instituciones que ellos mismos crearon; el supuesto conocimiento infalible que produjeron no pudo prever la crisis financiera, es más, una vez desatada la crisis, no saben cómo hacerle frente. El conocimiento que sostienen a sus instituciones no es pertinente para pensar una crisis de semejante magnitud, menos para hallarle soluciones. Ese conocimiento no descubre estos problemas, más bien los encubre. Por eso responden de modo ciego. Lo mismo pasa con la crisis climática. La apuesta de los países ricos sólo apunta al fracaso de la humanidad. Si el ser humano es el centro de todo lo que conocemos como vida, la modernidad ha corrompido ese nuestro lugar, al hacer de aquello un privilegio y no una responsabilidad.

Detrás de todas las estratagemas que arguye el primer mundo para deslindar responsabilidades, se encuentran un conjunto de creencias, a las cuales, no quieren ni saben cómo renunciar. Una de esas creencias irrenunciables es el desarrollo. Los efectos negativos de ese desarrollo los han padecido, desde hace cinco siglos, la humanidad y el planeta entero. La idea de ese desarrollo proviene, decíamos, de la formulación científica del “progreso infinito”. Sobre esta idea se levanta la ciencia moderna y, como postulado económico, el capitalismo. Observemos de nuevo la falacia en que incurre este postulado de la ciencia moderna: un progreso infinito supone recursos también infinitos; ahora bien, ¿son la humanidad y la naturaleza infinitos? El postulado del “progreso infinito” es producto de teoría, pero empíricamente no hay nada que pueda sostener proyecciones infinitas; es decir, es una pura ilusión, no es realista. La modernidad no es nada realista, es más ilusoria de lo que ella se imagina.

En su lucha contra la teología medieval, de modo inconsciente, adoptó sus ilusiones como delirios; fue cuando empezó a prometer todo aquello que prometía la iglesia, de ese modo se convirtió en la nueva idolatría. Bajó el cielo medieval y lo proyectó, como realizable, en términos de futuro; todo sería posible en el tiempo venidero, hasta la inmortalidad. La era de la tecnología moderna nació con esa ilusión. Por eso empezó su camino de modo ciego; teniendo por norte el infinito, ya no fue posible ver lo finito de la condición humana y de la naturaleza. La naturaleza había sido degradada cualitativamente; ahora sólo importaba como objeto: espacio plano, homogéneo e infinito (de nada servía saber que la tierra era redonda, pues para la ciencia seguía siendo plana). La matematización de la realidad terminó por reducir la vida del planeta a un conjunto de cifras, en rojo y negro, ganancias y pérdidas, de una contabilidad que se movía en la ilusión de la infinitud.

Aparecen las nociones de crecimiento, acumulación, desarrollo etc., y todas ellas con la ilusión del “progreso infinito”. La economía se encargó de sistematizar este marco categorial. Entonces, el sistema económico que aparece, el capitalismo, no es el fondo de la cuestión. El capitalismo es la determinación económica de una racionalidad que subyace a esta economía. Para que la economía aparezca, ya no como ciencia de la producción de los medios de vida, sino como ciencia de los negocios, debe operarse previamente un concepto de ciencia pertinente a esta transformación. Porque lo que sistematiza la economía capitalista, decíamos, es una determinada acción racional, la cual presupone siempre una racionalidad que es, en definitiva, la que digita la lógica con la cual es posible hablar del sistema económico del capital. Quien pone el dedo en la llaga y dice con su nombre propio lo que significa esta acción racional, es Franz Hinkelammert. Se trata de una acción racional con arreglo a la codicia. La codicia es destructiva porque pervierte hasta la justicia, por eso se trata de una codicia que se hace en cumplimiento de la ley; el propio concepto de ley que desarrolla la modernidad (que dice que es ridículo otorgarle derechos a quien no puede reclamarlos), no es nada más que la expresión jurídica de la codicia como regulador de la existencia. Por eso constituye el principio de vida del capitalismo.

No se trata de la codicia como envidia común y pedestre sino de la codicia convertida en forma de vida, que tiene en la ley a su garante normativo. No codiciar se convierte en algo subversivo; no codiciar significa ver al otro como prójimo y no como medio para la maximización de la codicia. En ese sentido, la ley con arreglo también a la codicia entra en contradicción con el amor al prójimo; desde la codicia el otro deja de ser sujeto, por tanto, deja de ser mi prójimo. Por eso los Bancos tienen a la policía para desalojar a la gente de sus casas y las entidades financieras mundiales a los gobiernos para reprimir al pueblo que no acepta ajustes estructurales (despidos, congelamiento de salarios, privatización de salud y educación, etc.).

El “greed is good” es, por decirlo de algún modo, el momento originario de un apetito hecho forma de vida, sistematizado de modo científico, y efectivizado (en cuanto dominación real) como economía política a nivel global. Pero en una acción racional con arreglo a la codicia, no basta que la codicia sea buena sino que, como principio de vida, debe ser lo divino, por eso, lo que es bueno para mí (así piensa el fetichista), es el ídolo al cual me inclino: “greed is God”. El principio de vida del capitalismo se transforma en el ídolo moderno; por eso el senador norteamericano Phil Gramm (además de vicepresidente del UBS Investment Bank) llamaba a Wall Street “holy place”, Bush padre recibía la bendición del pastor Billy Graham antes de invadir Irak, y cuando baby Bush decía “God is with us”, en realidad decía, “greed is with us”, la codicia, el “greed”, estaba con ellos.

Por eso se trata de una racionalidad irracional, de una acción racional que se vuelve acción irracional y produce, también, una ética de la irresponsabilidad. Si en el fondo del desarrollo moderno se encuentra esta racionalidad irracional, que produce una acción racional con arreglo a la codicia que, cuando se hace criterio de toda acción, produce el suicidio colectivo global, entonces tiene sentido hacernos la pregunta acerca del desarrollo moderno. Porque si, en última instancia, la aspiración de los países pobres sigue siendo un tipo de desarrollo semejante, entonces entramos en auto-contradicción: nos liberamos no para ser libres sino para ser ricos (por ejemplo, exportar a toda costa, porque los ricos del primer mundo pagan mejor que nuestros propios pueblos pobres). La liberación produce una nueva dominación. Europa cae en esa aporía. Padece centenariamente el dominio imperial romano y, sin embargo, su única aspiración consistirá en ser como Roma. La dominación fue tan efectiva que logró anular una subjetividad libre, y lo que produjo, fue el remedo de su condición, hasta en la decadencia. Es el complejo del dominado: admira tanto a su dominador que a lo único que aspira es a ser como él. La conquista del Nuevo Mundo le ofreció a Europa la posibilidad de efectivizar aquella aspiración; que es a lo que aspira alguien que no es libre: a dominar.

El señorío que despliega como constitución de su subjetividad se hace a costa de desconstituir la subjetividad del indio. El señorío que era cualidad divina y luego real, es asaltada por la codicia como principio de vida de los segundones; por eso llegan a estas tierras queriendo ser todos señores a costa de los indígenas, a quienes ven como sus vasallos naturales, tolerados sólo como servidumbre. Por eso la reacción es furibunda cuando su servidumbre se alza y hace gobierno y ahora habla en nombre de la naturaleza, en términos de Madre. Su respuesta es ridiculizar al indio insolente, no tolera el atrevimiento mayor: decir la verdad. Cuando la verdad no la dicen los cuerdos, tienen que decirla los locos; que es el modo como el sistema-mundo trata a quien dice la verdad. Ya en el principio ridiculizaron a Noé; es el modo como se muestra el temple del que habla con la verdad: primero se burlan de uno, luego se ríen, después de callan, y al final le siguen. Quienes al final quedan en ridículo son otros.

Si la cumbre levantó la irascible respuesta de los medios, es porque significa que otro mundo no sólo es posible sino más necesario que nunca, y esa conciencia es lo que destapa la mentira de la propaganda imperial. El desarrollo moderno ha producido ese veneno potencial que se llama coca cola, que es uno de los mayores causantes de diabetes en el mundo; así como ha logrado la producción acelerada de pollos (y toda producción pecuaria) en apenas tres meses, a base de hormonas que le hacen crecer e inflar de modo antinatural, además del hacinamiento cruel que sufren como potencial colérico transmitido a su propia carne (que se convierte en nuestro alimento diario). Ese tipo de producción está provocando todo tipo de enfermedades y trastornos. Otro de los logros del desarrollo moderno. Por eso preguntamos: ¿debemos llamar a eso desarrollo?

50% de emisión de gases de efecto invernadero proviene de la agroindustria, pero nuestras propias costumbres alimenticias sostienen a esa industria. La recomendación del presidente Evo es entonces cierta: dejemos los platos desechables y volvamos a los platos de barro; es decir, abandonemos lo artificial, la alternativa es volver a lo natural, porque somos naturaleza y, así como la naturaleza está diseñada con equilibrio, no hacemos una vida digna produciendo el desequilibrio. La riqueza seduce porque no hay verdad en ella, todo lo falso necesita de la seducción para conquistarnos; en realidad no se necesita demasiado para ser feliz, por eso se dice que el verdadero rico no es quien más tiene sino quien menos necesita. El “sumaj q’amaña” o vivir bien, parece ser la respuesta a esta crisis global, donde la lógica del dar se traduce, en praxis política, como servicio comunitario; el que aspira a ser señor no le gusta servir a los demás, en su lógica, el servicio es algo humillante, pero el servirse de los demás es algo meritorio, porque si en la lógica de la codicia, el otro desaparece como sujeto, como persona y como prójimo, ¿qué sentido tiene servir a quien le he despojado de su humanidad? Por eso, la forma de vida moderna no es vida, incluso para los beneficiados del norte, por eso su vida no es digna de ejemplo. Por eso volvemos a la pregunta: ¿deberemos seguir llamándoles desarrollados?

Fuente:http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2010052406

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106838&titular=%BFes-desarrollado-el-primer-mundo?-

Si algo no existe es el olvido.

Photobucket

El obispo de Mercedes-Luján Agustín Radrizanni usó un tono más sutil que Bergoglio y Aguer, pero el contenido de su predicación no fue muy distinto.


VIDELA, BIGNONE Y RIVEROS PIDEN AMNISTIA A TRAVES DE LA IGLESIA


A través de la jerarquía católica Videla, Bignone, Riveros y un centenar de sus camaradas pidieron una amnistía el 25 de mayo. Mientras la Iglesia no asuma la responsabilidad de su gestión, el gobierno dejará el pedido sin respuesta. La masividad de los festejos del Bicentenario frustró esa Operación Amnistía y mostró una sociedad unida y alegre, sin espacio para estas vueltas al pasado. Hasta los jefes de Estado Mayor bailaron con la murga que cantaba “Militares Nunca Más”.

Por Horacio Verbitsky

La masividad de los festejos por el Bicentenario de la Nación Argentina desbarató la Operación Amnistía, impulsada desde un cuidadoso segundo plano por el Episcopado Católico. La solicitud del perdón fue transmitida al gobierno nacional por un obispo de esa iglesia y lleva las firmas de los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Benito Bignone, el general Santiago Omar Riveros y el vicealmirante Hugo Siffredi, el comisario Miguel Etchecolatz y el sacerdote Christian von Wernich, el Turco Julián y El Nabo Barreiro, el ex jefe del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército Carlos Tepedino y su especialista civil en organizaciones religiosas Julio Cirino, los miembros del grupo de tareas de la ESMA Raúl Scheller y Pablo García Velazco, los procesados por la masacre de Margarita Belén y un centenar de ex militares, marinos, policías, penitenciarios y agentes civiles de Inteligencia detenidos por su participación en crímenes de lesa humanidad. Como la jerarquía eclesiástica obvió el protocolo para entregar la solicitud al Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, en forma extraoficial, sin una nota introductoria, el gobierno no le dará respuesta. Sólo contestará si el Episcopado se hace responsable de la solapada gestión que emprendió.

Desde hace tres décadas el Episcopado Católico repite que según el catecismo de esa entidad el sacramento de la reconciliación o la penitencia requiere algunas condiciones ineludibles: el reconocimiento de los yerros, su detestación y la búsqueda de posibles caminos de reparación. Pero la carta de Videla & Compañía no cumple con ninguna de esas condiciones. Los represores rechazan la justicia y no tienen la humildad de pedir perdón, por crímenes que no reconocen ni de los cuales se arrepienten. Sólo ofrecen olvidar el mal que les habrían hecho a ellos y no vengarse. Pese a que no se ajusta a sus propios cánones, la jerarquía católica se prestó a canalizar el planteo.

Setenta veces siete

Un grupo de laicos denominado “Proyecto setenta veces siete”, del que forma parte José María Sacheri, quiso participar del acto realizado en Luján hace tres semanas por el presidente del Episcopado, Jorge Bergoglio, pero no se llegó a un acuerdo. Setenta veces siete es la expresión del Evangelio para el perdón (Pedro pregunta si tiene que perdonar hasta siete veces las ofensas de su hermano. “Hasta setenta veces siete”, le responde Jesús. El pasaje se refiere a ofensas personales y el diálogo habría tenido lugar muchos siglos antes de que nacieran los estados nacionales y su justicia y se tipificaran los crímenes al por mayor contra la humanidad). Sacheri es hijo del ex conductor de la organización integrista Ciudad Católica, Carlos Sacheri, asesinado en diciembre de 1974 por un grupo que según el Ejército pertenecía al ERP22 mientras sus amigos sospechaban de la Triple A de José López Rega. “Setenta veces siete” se puso en contacto con el obispo emérito Carmelo Giaquinta, quien ese mismo día acompañó al grupo en una presentación en la Feria del Libro, durante la cual leyó un documento propio. Giaquinta es un teólogo que estuvo próximo al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y cuya casa fue ametrallada en 1976, según él porque alojó allí al sacerdote y militante montonero Justino O’Farrell. Ya como obispo fue uno de los pocos que hicieron una reflexión autocrítica, por haber festejado el campeonato mundial de fútbol de 1978 en las calles, “gritando como un estúpido el que no salta es un holandés”, en una Argentina “que tenía la obligación de estar de luto”.

La justicia como venganza

En la feria del libro, equiparó la justicia con venganza y odio y le opuso “el misterio del perdón”. Giaquinta no explicó la diferencia entre los crímenes de lesa humanidad por cuyos autores aboga y los pecados que enseñaba a perdonar Jesús, cuando aún no existía un tercero neutral como el Estado que al impartir justicia evitara una escalada de represalias. Su rudimentario fundamento evangélico es que Dios “hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos”. Su larga introducción teórica desemboca en un escueto final sobre “la reconciliación de los argentinos” que, según cree este obispo, están “prisioneros en el pasado” y sólo el perdón les permitiría desatarse esas presuntas ataduras para volver “a caminar como Nación”. Giaquinta advierte que no debe confundirse reconciliación con impunidad, pero no explica en qué consistiría en el concreto caso argentino. Cristo es “el reconciliador universal” y en consecuencia lo son la Iglesia, sus ministros y los fieles que disponen para ello de la oración, el Evangelio y los sacramentos, y “las iniciativas públicas y privadas de los cristianos”. Los únicos ejemplos que atina a proponer son la mediación de Juan Pablo II en la cuestión del Beagle y la denominada Mesa de Diálogo, con la que el senador Eduardo Duhalde legitimó su breve interinato a cargo del Poder Ejecutivo. Como es ostensible, ninguna de esas circunstancias son comparables con el perdón que el derecho internacional niega a los autores de crímenes contra la humanidad. Pero de inmediato Giaquinta añade que la Iglesia no puede presentarse “como un ente jurídico mediador ordinario de los conflictos sociales, pues ello desnaturalizaría su finalidad y dañaría a las instituciones mediadoras previstas en la Constitución”. Es decir, los tres poderes del Estado, que se pronunciaron por la imposibilidad de amnistiar esos delitos o cesar su persecución por el paso del tiempo. Giaquinta fue acompañado en la mesa por Arturo Cirilo Larrabure, hijo del coronel Argentino Larrabure, quien murió en cautiverio el 23 de agosto de 1975. Las Fuerzas Armadas, parte de la justicia federal y grandes medios de comunicación impusieron la idea de que el oficial había sido torturado y luego asesinado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), que lo había secuestrado un año antes al copar la Fábrica Militar de Villa María. Una investigación realizada por el periodista Carlos Del Frade señala que según el expediente original de la causa, que incluye la autopsia realizada en el momento del hallazgo del cuerpo, no hubo tortura ni asesinato y avala el relato del empresario René Vicari, secuestrado durante los últimos días de vida de Larrabure en una celda contigua. Otro panelista fue el ex montonero Luis Labraña.

La declaración impulsada por la Corporación de Abogados Católicos pidiendo que se clausure “la venganza, la persecución implacable”, el acto de Bergoglio con los laicos en Luján, la convocatoria para el 25 de mayo a una movilización en la Plaza de Mayo inspirada en la de Corpus Christi de 1955 y la cita de las cámaras patronales agropecuarias a manifestarse ese mismo día en las rutas, formaban parte de esta Operación Amnistía. El modelo de carta que se envió al gobierno por intermedio de la jerarquía fue sugerido por un sacerdote colombiano que asiste en las cárceles de ese país a parapoliciales detenidos. Pero la difusión temprana de lo que se estaba preparando y, sobre todo, la escasa asistencia a Luján para un acto que no se justificaba, a pocos días del Te Deum del 25 de mayo en la misma Basílica, el fiasco del llamamiento ruralista, que no reunió más de treinta personas en los principales puntos de reunión, y la ausencia de público para escuchar la prédica de Bergoglio, condenaron la jugada a la insignificancia. Hasta Clarín on line dijo que en la Plaza de Mayo apenas había “centenares de personas”.

Bergoglio y la política

La eficacia de los actos políticos de Bergoglio depende de que no sean vistos como tales. Su esquema habitual es una lectura del Evangelio, en la cual injerta conceptos políticos sin relación o con algún vago contacto con el tema, cuyo sentido se vuelve explícito en las interpretaciones de sus voceros oficiosos, en los principales diarios de la Capital. Así ocurrió cada vez que Bergoglio descargó su mal disimulado encono contra el gobierno que asumió en 2003. Esa es una de las razones por las cuales tanto el ex presidente Néstor Kirchner como la actual CFK han preferido no ponerse al alcance de su dedo recriminador. La opción no fue suprimir la anacrónica institución medieval del Te Deum, como sería razonable en una república secular, sino desplazarlo a otros lugares del país, en busca de obispos sin la motivación ideológica y política de Bergoglio, quien como parte de las luchas internas del peronismo tuvo fuerte influencia durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón, fue militante de Guardia de Hierro y ofreció la Universidad del Salvador para honrar al dictador Emilio Massera. Cuando el gobierno decidió solicitar el Te Deum del 25 en Luján, Bergoglio decidió realizar otro en la Catedral. Pero convertirlo en un acto político de la oposición requería del sigilo que se perdió cuando esos preparativos se hicieron públicos. Inquieto al quedar tan expuesto, en una institución cuya forma de hacer política es decir que está por encima de la política, tuvo que cambiar de planes y poner distancia, al punto de escabullirse hacia la sacristía para que ni lo saludaran los jefes políticos presentes, como los hermanos enemigos Maurizio Macrì y Francisco De Narváez. También decidió no leer un texto propio acerca del Bicentenario, sino el que la Comisión Permanente del Episcopado aprobó en marzo, más una zalamería hacia las autoridades que en el mismo momento estaban en la Basílica de Luján. Ese texto, “La patria es un don, la Nación una tarea” afirma que “la celebración del Bicentenario merece un clima social y espiritual distinto al que estamos viviendo”, que según los obispos sería “de confrontación permanente que profundiza nuestros males”. La pluma episcopal atribuye a presuntas deficiencias institucionales un alto costo social. En una excursión por terrenos que no son de su especialidad pregona que “la calidad institucional es el camino más seguro para lograr la inclusión” y como es usual agrega que “si toda la Nación sufre, más duramente sufren los pobres”. También opone “leyes que respondan a las necesidades reales de nuestro pueblo” a otras que atribuye a intereses ajenos a una imaginaria “naturaleza de la persona humana, de la familia y de la sociedad”. Es decir la reforma antidiscriminatoria del Código Civil en los artículos sobre el matrimonio.

Aguer sobre odio y venganza

El mismo día, en la Catedral de La Plata, su Arzobispo, Héctor Aguer, criticó que se prescinda “de la referencia fundante a las raíces” y a la tradición, “como si fuéramos seres sin herencia”. Esto explicaría el individualismo y una “inclinación atávica a la discordia”. Pero lo más grave sería la dramática “tergiversación de la historia, en la que se han filtrado imposturas manifiestas canonizadas como dogmas. Así ha ocurrido con sucesos clave del siglo XIX, y ocurre nuevamente con hechos más o menos recientes, observados con mirada tuerta, cuya interpretación sesgada mantiene abiertas heridas dolorosas, incentiva la división, perturba los ánimos y extravía el juicio de los jóvenes y de los desprevenidos”. Para Aguer “la memoria debe ser integral, la verdad completa; las medias verdades ofrecen mordiente al resentimiento, atizan los rencores, perpetúan el desencuentro. La aspiración ardiente a la justicia no debe servir de disfraz al odio y a la sed de venganza”. El “deber sagrado para quienes presiden la comunidad” sería “procurar la reconciliación”. Como Bergoglio, también Aguer habló del “recto ordenamiento jurídico de la sociedad” que los tres poderes del Estado deben tutelar y no deformarlo con “leyes inicuas que alteren la esencia natural del matrimonio, que minen la solidez de la familia y entreguen al estrago la vida de los niños por nacer”.

Memoria e Identidad

El arzobispo de MercedesLuján, Agustín Radrizzani, es una persona encantadora en comparación con sus colegas de Buenos Aires y La Plata. Carece de la ambición de poder y el ánimo belicoso de Bergoglio y de la manía por el control y la disciplina de Aguer. Su percepción de la realidad social se forjó en los años que pasó junto a Jaime de Nevares en Neuquén y luego como obispo del conurbano en Lomas de Zamora. Su preocupación por los más destituidos no es hipócrita ni oportunista. Tampoco está enfermo de hostilidad hacia el gobierno nacional. Por todas esas razones y porque Kirchner se resbaló del brazo del sillón en el que estaba sentado, CFK decidió pedirle que oficiara el Te Deum del Bicentenario. Radrizzani usó un tono más sutil que Bergoglio y Aguer, pero el contenido de su predicación no fue muy distinto. Dijo que le preocupaba un presunto “deterioro de nuestro acervo cultural” y reclamó que las leyes promuevan “la defensa de la vida, la familia y el bien común”. Luego de establecer que en ese día no diría más sobre “estos aspectos conflictivos” anunció que pensaría el futuro “desde nuestra identidad”, es decir el catolicismo, en cuatro dimensiones: memoria, identidad, reconciliación y desafíos. Memoria e identidad son dos conceptos emblemáticos de las luchas populares en las últimas décadas, asumidos por los organismos defensores de los Derechos Humanos y por la justicia. Radrizzani se apropió de ellos en una clave por completo distinta. La memoria sería la de la catolicidad del Estado, expresada en el Te Deum que acompañó a la Nación Argentina desde el 25 de mayo de 1810 (sin recordar la abierta oposición de los papas Pío VII y León XII a la Independencia americana y el consecuente alineamiento de los obispos de entonces con la potencia colonial). También exaltó un “plan de Dios”, que habría ayudado a superar conflictos, “a abrazar los ideales democráticos”, a recibir a millones de inmigrantes y a “cultivar el espíritu de tolerancia”, afirmaciones dogmáticas que los hechos de la historia desmienten. La misma operación aplicó a la identidad. Exaltó los valores cristianos que impregnaron la vida pública aun antes de la emancipación y dijo que unidos a la sabiduría de los pueblos originarios y a las sucesivas inmigraciones formaron “la compleja cultura que nos caracteriza”, dentro de la cual no incluyó a los otros cultos que también forman parte del país y que junto con agnósticos y ateos suman un cuarto de su población. En esa cultura prevalecen valores que tienen origen en Dios, como “el respeto a la dignidad del varón y la mujer”, que son los únicos “verdaderos sobre los cuales podemos avanzar hacia un nuevo proyecto de Nación”. Como ejemplo de esos valores mencionó a Belgrano, “de profundas convicciones cristianas” que en septiembre de 1810 mandó celebrar una misa en Luján pidiendo protección divina para sus campañas, y a San Martín, quien llevó en sus campañas un relicario de la Virgen de Luján. Esta visión exclusivista fue reforzada luego de la homilía cuando un obispo ortodoxo, una pastora evangélica, un rabino judío y un sheik musulmán fueron invitados a sumarse a la celebración, como representantes de los hombres de buena voluntad que llegaron para habitar este suelo, es decir extranjeros a la nacionalidad argentina, que es católica. Algunos de ellos lo eran, pero otros tienen más generaciones en esta tierra que el arzobispo lujanero. Una vez establecidos esos límites, Radrizzani predicó sobre la reconciliación luego de las “tremendas luchas fratricidas”, lo cual adquiere todo su sentido con la solicitud de amnistía de Videla y los suyos. El arzobispo no dejó de implorar una mayor transparencia, una justicia más efectiva, una mejor y más equitativa distribución de la riqueza y una mayor independencia de los poderes republicanos. El desafío consiste en “mejorar la calidad de nuestras instituciones”, sin “perder nuestra identidad”, enriquecernos integrando “la patria grande soñada por San Martín y por Bolívar”, y lograr una educación para todos que forme “buenos cristianos”. Esas “referencias comunes y constantes”, que están “más allá de partidismos e intereses personales” son las que permitirán “fortalecer el consenso”. Por último, hace falta la ayuda divina para “incluir a todos, promover la igualdad y el desarrollo social”, ya que “la mayor pobreza es la de no reconocer la presencia del Misterio de Dios y de su amor en la vida del hombre”. Es decir que la memoria debida es la de la catolicidad de la Argentina, la identidad de la patria es el catolicismo y su desafío es aplicar una receta católica para cada problema. Por ejemplo, el perdón a los represores.

La fiesta

La respuesta colectiva a la convocatoria oficial por el aniversario patrio fue imponente. El Estado se propuso agasajar al pueblo convirtiendo a Buenos Aires en un gran parque de diversiones, gratuito y de alta calidad. El pueblo acudió con alegría, pese al sex symbol que calificó de “deserotizante” al Bicentenario y al columnista que despreció el estruendo hiriente que sólo merece un sarcasmo sordo, mientras la gente circula con aire ajeno porque la fiesta no la interpela. Como en otras ocasiones de la historia, la presencia en la calle de un actor colectivo rompió todos los moldes y enardeció a las elites. Los canales de noticias recién comenzaron a transmitir los actos cuando ya había millones en las calles, pero ayer y hoy compitieron con programas especiales de repeticiones, en los que pasaron desde el desdén al éxtasis. La concepción de la fiesta que aportó CFK fue política, aunque no partidaria ni proselitista. Tanto la proyección sobre el Cabildo como el desfile alegórico de estructuras gigantescas en movimiento, con ecos del futurismo de Marinetti, llevaron una cuestión ideológica al debate de masas. Todos los medios reprodujeron la imagen de la presidente cuando bailaba en el palco al ritmo de la murga que escenificó el regreso a la democracia. A pocas filas de CFK, los cuatro uniformados jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas marcaban el ritmo con manos y pies mientras la murga repetía la consigna “Militares nunca más”.


Photobucket

El pedido de amnistía firmado por Videla, que la jerarquía católica transmitió al gobierno nacional.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-146664-2010-05-30.html