Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

sábado, 11 de diciembre de 2010

La historia no contada de musulmanes que salvaron a judíos en la Segunda Guerra Mundial.

La exhibición muestra fotografías que prueban que los musulmanes albaneses refugiaron a Judios durante el Holocausto.

St. Louis, Missouri | David Weinberg 08 de diciembre 2010

Photobucket

Foto: Norman Gershman

El padre de Ali Sheqer Pashkaj ayudó a escapar a un joven judío al conferirlo a labores en el campo y luego lo escondió durante dos años. "Mi padre era un musulmán devoto", dice. "Él creía que al salvar una vida se entra en el paraíso".


Una historia no contada del Holocausto nazi se exhibe en un templo judío en St. Louis, Missouri. Es una exposición de fotografía, con retratos de ancianos musulmanes albaneses - hombres y mujeres que ayudaron a salvar a cerca de 2.000 Judios que huyeron a Albania durante la Segunda Guerra Mundial.

Historia no contada

"¿Quién ha oído hablar de musulmanes salvando judios?", Pregunta el fotógrafo Norman Gershman. Después de escuchar la historia, decidió visitar Albania a conocer a las familias sobrevivientes que habían protegido Judios. "Yo quería ir a Albania, sobretodo para descubrir por mí mismo quiénes son estas personas".

Photobucket

Norman Gershman

Basri Hasani protegió a su vecino y mejor amigo, Moshe Rubenovic, que luchó contra los nazis en toda Albania y Kosovo. "Soy un verdadero musulmán", dijo Hasani. "Mi puerta siempre está abierta a cualquier persona en necesidad".

Durante los últimos seis años, Gershman, un fotógrafo de arte cuyo trabajo aparece normalmente en los museos, viajó a través de Albania y Kosovo. Tomó fotografías de la mayoría de sus habitantes en sus hogares, a menudo con los objetos que eran significativos para las personas que habían sido protegidas.

En una fotografía, un hombre se encuentra con tres libros de oración judíos que una familia dejó después de la guerra.

"Nunca olvidaré ésto - cuando estábamos en casa de este hombre y él nos miraba con una especie de enojo y me decía '¿Qué están haciendo aquí'", dijo Gershman. "Dijimos, 'Bueno, tu familia salvó a esta familia judía, y él nos miró y dijo:' ¿Y qué? Cualquier albanés habría hecho lo mismo. No hicimos nada especial, y lo decía en serio".

Palabra de honor

Los albaneses tienen una palabra para esto: Besa. Se traduce como "palabra de honor", y es un precepto cultural único de Albania.

"La palabra Besa en albanés es una especie de protección que se da cuando se recibe a un invitado, para los albaneses, es una regla, protegerlos con su propia vida", dice Alberto Colonomos, un judío nacido en 1933 en la entonces Yugoslavia. Él tenía 10 años cuando su familia huyó a Albania.

"Había cerca de 7.200 Judios viviendo en esa área. Ellos los deportaron a los campos de concentración y fueron deportados hacia el camino a Treblinka. Los mataron a todos, nadie volvió. Pero alrededor de 50 familias escaparon a una semana o dos semanas antes de la deportación".

Photobucket

Norman Gershman

La familia judía que vivía con la familia Kazazi (en la foto) se escapó de los nazis durante las búsquedas a través de la conexión de puertas entre sus casas. "Nuestros padres no eran muy religiosos, pero creían en el Corán y Besa," los niños Kazazi crecieron diciendo: "Sin el Corán no hay Besa. Sin Besa no hay Corán".

Un hombre rico que trabajaba en una fábrica de tabaco estuvo en la familia Colonomos. A diferencia de muchos Judios en otras partes de Europa que sobrevivieron a la guerra en sótanos y áticos, a los Judios en Albania se les dio nombres musulmanes y fueron tratados como invitados de honor. Colonomos explica que, bajo la acción Besa, los albaneses ponen a sus invitados por encima de su propia familia.

"Realmente nos escondieron y protegieron con sus vidas. Ellos conocían a los alemanes – y las consecuencias si los hubieran atrapado habrían sido muy, muy difíciles. Podrían haber sido fusilados, pero cuando cumplen con ¨Besa¨, no van a denunciar a sus invitados. Son gente increíble".


Photobucket

Los retratos en blanco y negro Gershman han sido expuestos en más de 70 exhibiciones en todo el mundo. Lo que falta del año serán exhibidos - por primera vez en el Medio Oeste estadounidense - en el Templo Emanuel, una sinagoga de Judíos Reformados de St. Louis, Missouri.


VOA - D. Weinberg

El Rabino Justin Kerber espera que la exhibición ayudará a iniciar un diálogo interreligioso en su propia comunidad que se podría extender a otras partes del país.

El diálogo interreligioso

"Estamos realmente encantados de tener la exposición y estamos muy emocionados de ver el interés," dijo el rabino Justin Kerber, quien ha dirigido la congregación durante un año y medio. Se espera que la exhibición ayudará a iniciar un diálogo interreligioso en su propia comunidad que se extenderá a otras partes del país.

"En este momento cuando hay tanta tensión en el mundo y tanta atención se presta a los conflictos entre judíos y musulmanes o el conflicto árabe-israelí, es muy importante para todos entender que no es la única historia", dice Kerber. "No es la manera en que las cosas han sido siempre y realmente busco que podamos relacionarnos de mejor manera con la Fundación Islámica".

Esa esperanza es compartida por el muftí Ahmed Minhajuddin, el imám y director de la Gran Fundación Islámica de Servicios Religiosos de San Luis, que se asoció con el Templo Emanuel en una mesa redonda en la noche de apertura de la exposición.

"Creo que en un momento en que las relaciones entre judíos y musulmanes son muy amargas por muchos de los acontecimientos que tienen lugar en el Oriente Medio, la exposición es muy oportuna y necesaria, ya que exhalta cómo los musulmanes han salvado Judios y estas, son las verdaderas enseñanzas del Islam ", dice Ahmed. "Esta es una oportunidad para que otros aprendan que es una religión que no nace de la violencia. Más bien sus enseñanzas son la compasión y la bondad".

La bondad y la compasión - el Besa - de los musulmanes de Albania fue reconocido por Israel en 2007. El Estado judío les otorgó uno de sus más altos honores, Justos entre las Naciones, que se concede a los no-Judios que salvaron la vida de los Judios durante el Holocausto.

Las fotografías de Gershman de aquellos hombres y mujeres han sido publicadas en un libro llamado "Besa:. Musulmanes que salvaron judios durante la Segunda Guerra Mundial".

Una película documental basada en el viaje de Gershman a Albania será lanzada el próximo año.


Tomado de:

http://www.voanews.com/english/news/usa/arts/Muslims-Save-Jews-in-Untold-WWll-Story-111517964.html


Traducido por Rashida Jenny Torres