Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

lunes, 4 de octubre de 2010

El Islam pierde una voz de prestigio


Mansur Escudero, presidente de la Junta Islámica, muere a los 63 años
Opinión - 05/10/2010 0:08 - Autor: Ángel Munárriz - Fuente: Publico


Photobucket

Mansur Escudero conversando con el arzobispo Michael Fitzgerald en Ciudad del Vaticano. (Foto Webislam)

El Islam ha perdido en España una de sus voces de mayor prestigio. Mansur Escudero, presidente de la Junta Islámica de España, falleció en la madrugada del domingo tras sufrir un fallo cardiorrespiratorio mientras rezaba en su domicilio de Almodóvar del Río (Córdoba). Escudero será enterrado hoy a las 18.00 horas en el cementerio de Almodóvar. Abdelkarim Carrasco, hasta ahora vicepresidente y amigo personal de Escudero, lo sustituye provisionalmente en la presidencia de la Junta Islámica.

"No estaba enfermo, ni tenía problemas de corazón. Simplemente llegó su hora", dice a Público Isabel Romero, portavoz de la Junta Islámica. "El sábado estaba perfectamente. Había participado en unas jornadas en Castilla y León sobre libertad religiosa, sin ningún problema", cuenta. Escudero, viudo de su primera esposa, estaba casado con una segunda mujer y tenía en total diez hijos.

"El rasgo principal de su trayectoria ha sido la tolerancia en todos los sentidos: religiosa, moral, personal, espiritual. Ha sido un defensor de los derechos de las minorías, no sólo de los musulmanes. Y ha sido un hombre alejado de cualquier dogmatismo, que ha luchado por una visión integradora de las religiones", resume Romero.

Escudero nació en Almáchar (Málaga) en 1947, hijo de padre de Valladolid, médico rural en la Axarquía malagueña, y madre de Zamora, ambos católicos. Escudero, bautizado con el nombre de Francisco, estudió el bachillerato con los jesuitas en San Estanislao de Koska, en Málaga.

Hombre de sólida formación intelectual, se licenció en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid en 1973. Se especializó en neuropsiquiatría en el Centro de Salud Mental de Córdoba, bajo la dirección de Carlos Castilla del Pino, con el que colaboró estrechamente durante siete años. Llegó a fundar el Centro de Relaciones Interpersonales de Córdoba, unidad pionera en España especializada en terapias gestalt y dinámicas de grupo. Durante el franquismo militó en el Partido Comunista de España (PCE).

Su conversión al Islam se produjo a finales de los 70. En 1980 fundó la primera comunidad de musulmanes españoles, la Sociedad para el retorno al Islam en España, que después se convertiría en la Comunidad Islámica de España. En 1989 dirige sus esfuerzos hacia la labor organizativa de los musulmanes en España y crea la Junta Islámica. A su frente se ha distinguido por su activismo a favor de los derechos de los musulmanes y en contra del trato de favor del Estado a la Iglesia católica.

Musulmán activo

Escudero fue uno de los firmantes del Acuerdo de Cooperación entre el Estado y la Comisión Islámica de España en 1992 y del Convenio sobre la Designación y Régimen Económico de las Personas Encargadas de la Enseñanza Religiosa Islámica en los Centros de Educación en 1996.

Escudero alcanzó gran notoriedad por su defensa del rezo compartido de cristianos y musulmanes en la Mezquita-Catedral de Córdoba, donde estos últimos tienen prohibida la oración. En este empeño llegó incluso a dirigirse al Vaticano, con nulos resultados. Su mensaje a la opinión pública estuvo siempre encaminado a desmontar los estereotipos negativos sobre los musulmanes en España, y más aún su criminalización colectiva tras los atentados del 11-S en Estados Unidos y el 11-M en España. "La expresión terrorismo islámico es una aberración. El Islam es por definición contrario a la violencia", decía.

Escudero era abiertamente progresista en lo político y social. Defensor de los derechos de la mujer (hablaba incluso de "feminismo islámico") y de un Estado laico, expresó públicamente su respaldo a iniciativas del Gobierno socialista como la Alianza de Civilizaciones y llegó a pedir el voto para los partidos progresistas antes de las elecciones de 2008, lo que le valió duras críticas de la derecha mediática.

Su sucesor momentáneo al frente de la Junta Islámica es Abdelkarim Carrasco, muy ligado a Escudero a lo largo de décadas. La organización le pedirá en su próxima asamblea que ostente la presidencia de forma permanente. "Estaríamos encantados", dice Isabel Romero. Carrasco, residente en Granada, tiene una inmobiliaria.

http://www.webislam.com/?idt=17425