Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.

99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

domingo, 23 de mayo de 2010

Crisis financiera y pederastia eclesiástica.

Photobucket
Algunas semejanzas observables
PepCastelló


La coincidencia en el tiempo con que se han manifestado la crisis financiera que estamos padeciendo y el escándalo de los curas pederastas en la Iglesia Católica Romana nos invita a reflexionar sobre algunas semejanzas observables en la conducta de quienes abogan por el capitalismo y quienes confiesan profesar el catolicismo.

La mayor parte de quienes despreocupadamente se han venido beneficiando de este sistema económico que de repente hace aguas y los amenaza con disminuir su nivel de vida...

· ... creían y creen a pies juntillas que el capitalismo es el mejor de los sistemas económicos posibles, de cuyas ventajas tienen derecho a gozar por el simple hecho de estar en él.

· ...no cuestionan para nada la estructura del sistema ni las leyes que lo fundamentan, ni el privilegio de unas clases sociales frente al desamparo de otras.

· ... para nada se plantean quién paga el gasto del bienestar de las clases privilegiadas ni las desigualdades sociales que tal sistema crea en el ámbito local ni en el mundial y se limitan a echar la culpa de lo ocurrido a la codicia de unos pocos.

· ... ignoran y quieren seguir ignorando los crímenes sobre los que se asienta el bienestar económico del mundo capitalista: apropiación de tierras mediante guerras genocidas, colonización, esclavitud, explotación de la pobreza a nivel mundial...

· ... creen que tienen derecho a defender su bienestar y cerrar fronteras a quienes pretenden compartir sus privilegios.

· ... no cuestionan el sistema ni buscan las causas de la actual crisis sino que esperan tan solo que sus gobiernos restablezcan cuanto antes la situación anterior.

La mayor parte de quienes siguiendo con devoción a su Santa Madre Iglesia se rasgan las vestiduras ante un escándalo que al trascender a la opinión pública los llena de vergüenza...

· ... creían y creen firmemente que la Iglesia es una institución de origen divino a la cual pertenecen por voluntad divina en tanto que pueblo escogido.

· ... no habían cuestionado nunca la autoridad eclesiástica, ni sus connivencias con los poderes terrenales, ni su estructura piramidal y monárquica, ni las verdades de fe en que dice fundarse.

· ... ignoran los crímenes sobre los que se asienta la expansión de la Iglesia que ha llegado hasta nuestros días.

· ... creían y siguen creyendo que pese a ser la Iglesia es una institución divina está en manos de humanos, por lo cual entienden que las conductas criminales recientes y antiguas son única y exclusivamente responsabilidad de sus autores, no de la estructura eclesiástica.

· ... creen que deben defender su fe y los privilegios de su religión contra toda razón y aun a costa del resto de la población.

· ... aspiran tan solo a que la jerarquía aparte de sus cargos a los pecadores y que tome algunas medidas preventivas para que semejantes escándalos no se vuelvan a producir.

En ambos casos vemos que la consideración del mal presente se antepone a la del mal permanente. Que hay una firme voluntad de permanecer en lo establecido, de no cuestionar lo que se tiene, de que no se produzcan grandes cambios que puedan alterar su modo de pensar, de sentir y de vivir. La voluntad de caminar hacia un mundo más fraternal y justo se ve frenada por el egoísmo del mismo modo que la búsqueda de una espiritualidad más universal se detiene ante el inmovilismo.

¿Cabe esperar un mundo mejor de semejantes actitudes? Por supuesto que no. Es preciso y urgente despertar la conciencia de esas almas adormecidas. Es absolutamente necesario que quienes tenemos algo que aportar demos de ello testimonio en todos los momentos de nuestra vida. No se transmite con palabras lo que se cree sino con hechos. Nadie puede inhibirse ante sus responsabilidades. Cada personas es única e irrepetible y eso nos hace insustituibles.

Pep Castelló

http://www.kaosenlared.net/noticia/crisis-financiera-pederastia-eclesiastica