Oí al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo:

«Quien de vosotros vea una mala acción, que la cambie con su mano, si no pudiera con su lengua, y si no pudiera, entonces en su corazón, y esto es lo más débil de la fe».

Lo transmitió Muslim.




*****


99 nombres de Allah

Islam y Musulmanes de Costa Rica

¿Qué piensas del Islam?

lunes, 1 de febrero de 2010

Globalizar la estupidez: leyendas urbanas en torno al Islam.

Photobucket

"Quiero hablar de un tema delicado sobre el que todos tenemos una opinión aunque no sepamos mucho del asunto"

Autor: Inés Saenz - Fuente: Milenio


Quiero hablar de un tema delicado sobre el que todos tenemos una opinión aunque no sepamos mucho del asunto. El interés que tiene para mí reside básicamente en averiguar cómo se comporta nuestro miedo al otro, a aquello que se aleja de lo que es habitual en mi familia, mi barrio o mi comunidad. Me refiero a la creciente demonización del Islam. Diabolización que gracias a la red ya ha tocado las puertas de los cibermexicanos.

Esto es algo sobre lo que nunca se me hubiera ocurrido escribir a no ser por dos eventos a los que mi cabeza ha estado dando vueltas: el voto suizo del 26 de noviembre de 2009 que vetó la construcción de minaretes en ese país, y el haber recibido de varios contactos mexicanos una misma carta cadena abiertamente antimusulmana.

El tema sobre el que quiero escribir me confronta con mi propia biografía. Uno de los aprendizajes más grandes que me regaló mi niñez torreonense no surgió de la escuela, sino de mi amistad con dos niñas musulmanas cuya familia era de reciente migración a nuestra región (aquí entre nos, ¿quién no era de reciente migración en una ciudad tan joven como Torreón?). En primer lugar, mis amigas tenían un rostro y un nombre propio, así que en lo fundamental nada nos diferenciaba: jugábamos, nos reíamos, nadábamos y comíamos a la misma hora. Éramos amigas, ¿había algo más que pedir? Había diferencias, por supuesto: el contenido de nuestro sándwich no era el mismo pues ellas no comían cerdo. Recuerdo que ayunaban durante el Ramadán… A mí me sorprendía que pudieran aguantar tantas horas sin probar alimento, pero ellas parecían sobrevivir al ayuno sin problema. Si mi memoria no me traiciona, el padre de una de ellas era el imam de la ciudad, es decir, un importante líder religioso. No recuerdo ninguna conversación sobre Jesús o Muhamad, Dios o Allah. Nuestro intercambio se encaminaba hacia otras cosas más mundanas. Años después, cuando yo ya había dejado Torreón y había perdido el contacto con los afectos de mi niñez y temprana adolescencia, me enteré que se había construido una mezquita.

Vuelvo a este siglo XXI que nos toca vivir y retomo el asunto de los minaretes y la carta-cadena, pues ambos ejemplos se apoderan de las leyendas urbanas para desacreditar el Islam. Empiezo por el voto suizo que prohibió la construcción de minaretes y describo un cartel que promovía este veto: en primer plano está una mujer con la burka. En un segundo plano vemos que varios minaretes negros y altos se incrustan sobre la bandera suiza (el único elemento de color vivo) y se alinean como proyectiles enormes y amenazadores que al decir de la imagen “aplastarán” el país. Los colores así como las formas asocian muy astutamente la religión con la guerra. Repaso el diseño de esta propaganda y me parece de la más pura cepa nazi. Me hizo recordar las estrategias de la propaganda antisemita de Goebbels.

Paso a la carta-cadena que me enviaron por internet varios contactos, y que relata la experiencia de un capellán de prisiones, Rick Mattes. El ministro Mattes reproduce una supuesta conversación que sostuvo en la cárcel con un supuesto imam. Después de leer la conversación, el lector queda convencido de que los musulmanes tienen la consigna de matarnos a todos los que no creemos en Allah.

A mi parecer, tanto el póster como la carta-cadena muestran cómo se va construyendo nuestro imaginario sobre el Islam. Un imaginario que empezó a gestarse a partir del 9/11 y que crece cada vez más. Los dos casos de los que hablo son muy débiles en sus argumentaciones y sin embargo han parecido muy eficaces en convencer a la gente de la amenaza musulmana. Mientras esta leyenda urbana aumenta de popularidad, periódicos serios como Le Monde Diplomatique muestran que estamos luchando con un fantasma. ¿Por qué? La investigación de los periodistas nos invita a no confundir el hecho de que el Islam tiene más señales de visibilidad que otras religiones, con la idea de que ha aumentado considerablemente el número de adeptos en Europa. Señalan que a la fecha no hay un proyecto político islámico en Europa que tenga una fuerza arrasadora, pues la reaparición del Islam ha operado a partir del individuo y no de un proyecto colectivo. Insisten que al igual que el Islam han aparecido con fuerza y de manera espectacular los valores del consumo y del individualismo. Un ejemplo ilustrativo son los barrios que tienen una mayoría musulmana y en donde están aumentando los matrimonios mixtos. En fin, nos invitan a mirar la realidad concreta, a entender las diferencias de los diversos grupos musulmanes y a no dejarnos llevar por la fantasmagoría del Apocalipsis.

Quiero ser lo más honesta posible con mi postura, pues sé que en este mundo además de la religión hay otra barrera que nos impide la hermandad con los otros. Quisiera entender cuál es el proceso en el que una fobia se globaliza y esconde otras aún más arraigadas. Soraya y Mariam, mis amigas de la infancia, no cubrían su cabeza. Soraya, Mariam y yo pertenecíamos a una misma clase socioeconómica. ¿Qué hubiera pasado si las variables que describo hubieran sido el velo y la pobreza?

Intuyo con tristeza que el tema de este artículo habría sido otro.

Nadie se percata de las ausencias.

http://www.webislam.com/?idt=15149

3 comentarios:

angel_sahmael dijo...

salâm alaik, soy agnostico y encuentro una total idiotes como tratan a su religion, encuentro que hay una fobia contra su religion. esa gente deberia informarse mas ante de escribir idioteses.
saludos de chile

Rashida Jenny Torres dijo...

Wa alaikum salam Ángel, muchas gracias por tu comentario. Recuerda que la mayoría de personas teme a lo que desconoce, de ahí la importancia de "informarse" para poder tener el conocimiento necesario para tener un criterio propio, que es parte de lo que tú has hecho.
Bendiciones.

Rodolfo Plata dijo...

ISLAMISMO Y JUDAÍSMO SON AFLUENTES DE LA MISMA LETRINA QUE IMPONE POR LA FUERZA LO QUE NO ACEPTA LA RAZÓN NI EL SENTIDO COMÚN. Y para derrotarlos solo es necesario actualizar el cristianismo de tal modo que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo secular, la pluralidad y el sincretismo. Enmarcándolo en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana, conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.). Sincretismo religioso expresado por Raimon Panikkar fruto de sus frecuentes viajes a la India: «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano». http://www.scribd.com/doc/42618497/Imperativos-Que-Justifican-y-Exigen-Urgentemente-Un-Nuevo-Enfoque-Del-Cristianismo